Viajando a Sudamérica en AA Business

Ayer propuse a los lectores la idea de que antes de comprar millas sin estrategia, y con la idea de canjear por un pasaje en cabina económica, quizá deberían evaluar el costo del pasaje en el mercado antes de hacer click en «comprar/canjear millas». Entre otras cuestiones, puse sobre la mesa mi visión personal de la utilización de millas casi exclusivamente por cabinas premium y expliqué ambos puntos utilizando el ejemplo del programa AAdvantage.

Hoy podemos repasar lo que significa viajar, en este caso a Sudamérica, en cabina Business de American Airlines en vez de utilizar las millas por cabina económica. Con un mix de fotos la idea es darle valor al artículo de ayer.

Servicios en el aeropuerto

Aunque no tengamos estatus de élite, el valor de viajar en cabina business comienza en tierra al arribar al aeropuerto. En este caso Miami con destino San Pablo. Un viaje relativamente corto, pero que como bien expliqué ayer, somos muchos los que de otra manera quizá nunca hubiéramos viajado en una cabina premium, si no fuera por el ingenio de la utilización de millas y vericuetos con puntos.

El Check in en el aeropuerto

Travelweekly cabina business evita colas
Para comenzar nos evitaremos esto… (TravelWeekly)

Al llegar al aeropuerto evitaremos el ya conocido tren de personas y equipaje esperando a ser atendidos de alguna u otra manera ya que obtendremos check in y atención prioritaria. Esto en general se traduce a al menos 30 minutos ganados fuera del aeropuerto y nuestra idea de estar viajando a Sudamérica en business comienza con menos tiempo perdido.

La comida, bebida y la espera en tierra

Los que escribimos Puntos Globales hemos pasado por una gran cantidad de lounges del mundo y hay ya compartidas al menos diez de las mismas entre nuestros artículos. Uno de los beneficios más sofisticados en tierra es generalmente el acceso a la sala VIP de cabina business.

En este caso, en Miami, tenemos la posibilidad de acceder al Flagship Lounge de American Airlines… en donde como he mostrado en el artículo del Flagship Lounge de LAX, podemos comer de verdad, incluso hasta un filet mignon recién hecho y cortado frente a nosotros a pedido.

Abordando con prioridad

Otro beneficio, aunque no tan importante una vez que viajamos en cabina ejecutiva, es el hecho de que abordaremos prácticamente primeros al avión. Digo que no es tan importante ya que al viajar en business class no hay que preocuparse por el espacio de cabina, dado que el espacio está asignado únicamente a nuestro asiento.

Por el contrario, abordar último en cabina económica puede significar que no haya espacio, que nuestras pertenencias terminen en la otra punta de la cabina o incluso que tengan que ponerla en la bodega. Ahí es donde abordar con prioridad puede tener cierto valor.

Viajando a sudamérica en business

El asiento con el que nos encontraremos será cómodo, espacioso, con una pantalla mucho más grande a la de la cabina económica, y con un set de almohada y cobertor que pretenden hacernos acordar de nuestro hogar.

La comodidad de realmente poder dormir acostado

Para ser sincero, la posibilidad de estar en 180 grados y cerrar los ojos apropiadamente es el valor más grande que tiene utilizar esta cabina. No es el champagne importado, ni la comida servida en bandeja de porcelana y mucho menos el acceso al lounge (el cual ya poseo por tener estatus de élite).

El verdadero valor está en ir y volver de un lugar lejano sin tener que llegar y volver destruido por la experiencia en los asientos, que cada vez proveen menos soporte para la espalda. Todo eso nos lo da, sobre todo, este panel de botoncitos que incluye masajes y múltiples posiciones en la mini cabina.

¿El menú? Una experiencia diferente

A veces es excitante subirse a una cabina premium sabiendo que el menú y la oferta de incluso una de las bebidas es toda una experiencia en sí misma. Uno vuelve a palpitar esa sensación que tenía hace muchos años cuando viajaba en cualquier aerolínea y era atendido como hoy prácticamente solo lo encontramos en Qatar Airways.

Lo que más disfruto a titulo personal

Pero si hay algo que disfruto muchísimo es poder compartir la experiencia, a veces con amigos y muchas, muchas otras con mi compañera preferida de viaje.

Viajando a Sudamérica en Business con American Airlines

En definitiva, viajen y aprovechen este momento de la historia en donde hay tarifas accesibles a diario, existen los programas de millas cada vez más masificados, y hay gente allí afuera (como nosotros de Puntos Globales) que está dispuesta a poner el tiempo y el conocimiento, mucho o poco, a disposición de otros para que puedan replicar de la mejor manera posible las posibilidades de ahorrar y elevar sus experiencias personalísimas.

Que tengan un gran domingo.

Gastón de Puntos Globales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.