No hay mucho debate al respecto, usar tarjeta de débito es riesgoso, al mismo tiempo que no hay dudas que usar una tarjeta de crédito es mejor. Lo voy a poner de esta manera, el mayor riesgo de utilizar una tarjeta de crédito es que gastemos más allá de lo que podemos, debemos y terminemos endeudados. Sin embargo a comparación de los riesgos de utilizar una tarjeta de débito, aquellos relacionados con la de crédito están completamente bajo nuestra responsabilidad.

Cómo funciona la tarjeta de débito

La tarjeta de débito funciona de manera simple y efectiva. Nosotros tenemos depositado dinero en nuestra cuenta al que podemos acceder en cualquier lado del mundo sin necesidad de acercarnos a obtener dinero físico. Esto quiere decir que nuestra tarjeta de débito está íntimamente relacionada a nuestros fondos.

¿Los beneficios? Acceso inmediato a nuestro dinero, imposibilidad de gastar de más (en teoría) y costos bajos para nosotros y el que acepta el pago con tarjeta de débito.

Los riesgos de utilizar la tarjeta de débito

Si bien en teoría y en papel la tarjeta de débito es una aliada contra cargos extras y debería simplificar nuestra existencia, en la práctica esto no es así. Sobre todo porque vivimos en un mundo cada vez más digital, más automatizado a la hora de pagar y mucho más peligroso respecto al daño que el mundo virtual puede causar en nuestro mundo real.

El peligro más grande que muchos de los ejemplos van a exponer es el siguiente: el mismo beneficio para nosotros, el acceder directamente a nuestros fondos, es exactamente la misma fuente de riesgo, que obtengan nuestros fondos.

Lugares con autoservicio y máquinas automáticas de pagos

Uno de los riesgos crecientes más grandes para todo tipo de pago con tarjeta reside en los lugares de auto servicio con pago directo al exterior, es decir, a la calle. El ejemplo más claro son las gasolineras, en donde la expansión del auto-servicio creó un nuevo riesgo para los tarjetahabientes, los «card skimmers». Son dispositivos pequeños que instalan en las mismas ranuras de pagos, tal como lo hacen en los bancos, y por lo que obtienen acceso directo a nuestras cuentas.

¿Por qué esto es un problema con débito y no con tarjeta de crédito? Con la última no seremos jamás responsables por cargos sin autorización, mientras con la primera el proceso será árduo, tendremos un costo de co pago mínimo y los ladrones ingresarán diréctamente a nuestros fondos, dejandonos secos. Es por eso que utilizar la tarjeta de débito es riesgoso.

Usar tarjeta de débito para alquilar un automóvil

Aquí no solo exponemos el riesgo, sino la imposibilidad misma de alquilar cualquier tipo de automóvil al viajar utilizando nuestra tarjeta de débito. Si bien existen algunas -pocas- compañías que aceptan tarjeta de débito, el primer problema está en la imposibilidad de confirmar la reserva.

El riesgo de utilizar la tarjeta de débito a la hora de alquilar un auto reside en que el cargo fantasma -o pre-autorización- que las compañías realizan para asegurarse el depósito del alquiler irá directamente a nuestros fondos, inmovilizando completamente nuestro dinero, muchas veces por montos que ni siquiera tenemos disponibles. Aquellas compañías que aceptan tarjeta de débito para alquilar automóviles llegan a inmovilizar hasta USD 2.000.

Tarjetas de débito y los sobregiros en la cuenta

Este es un problema grave. Mucha gente tiene la tarjeta de débito atada a una cuenta que acepta sobregiro. Ese es otro riesgo de la tarjeta de débito ya que es una de las formas más caras de crédito, y una de las que más cargos administrativos lleva en caso de aceptarlo. Dependiendo el país y sus regulaciones, en algunos países cada vez que la cuenta se sobregira nos cobrarán aproximadamente entre USD 25 y USD 35 por cada una de las transacciones que pasan en sobregiro.

Esto además se suma al interés que pagaremos desde el momento de la transacción, que usualmente es tan o más alto que el de las tarjetas de crédito mismas. La diferencia con las tarjetas de crédito es que en esta última, siempre tenemos aproximadamente 30 a 45 días de gracia respecto de los intereses.

Esto posee un riesgo que está atado también a las cancelaciones de membresías recurrentes o pagos automáticos que quizá ya cancelamos, pero por los cuales no podemos producir pruebas para disputar el cargo en nuestra cuenta. Dejándonos completamente a pérdida.

Disputas de transacciones no reconocidas en nuestra tarjeta de débito

El problema más angustiante para muchos está relacionado con la disputa misma del cargo. Los bancos difieren ampliamente en la manera de tratar los reclamos sobre cargos no autorizados en la tarjeta de débito.

Lo primero que tenemos que entender es que el dinero que teníamos se esfumó, al menos por el momento. En algunos -raros- casos los bancos depositarán temporalmente nuestro dinero de vuelta en nuestra cuenta. Sin embargo, si perdemos la disputa, estos fondos volverán a irse, dejándonos con un hueco mucho más grande.

La disputa en sí misma puede demorarse más de 30 días, incluso hasta 3 meses en casos más graves. En todo ese tiempo es muy posible que tengamos que cubrir de alguna manera el dinero que perdimos, estar en contacto directo con el banco de manera constante y existe el riesgo de que ante la imposibilidad de probar nuestra disputa, el dinero se esfume.

Cargos por compras en el exterior entre el 1% y 3%

Este no es un riesgo, sino un costo. Si bien hay tarjetas de crédito que también lo ofrecen, las tarjetas de débito generalmente tienen un cargo de conversión de moneda de entre el 1% y el 3%, y eso puede incrementarse en aquellos bancos que primero convierten la moneda a dólares, y luego vuelven a hacer una segunda conversión a la moneda local. Por otra parte, existen muchísimas tarjetas de crédito sin costo por compras en el exterior.

Usar tarjeta de crédito en vez de tarjeta de débito, beneficios

Ahora enfoquémonos en la parte positiva. Las razones por las cuales utilizar la tarjeta de crédito nos ofrece más beneficios y menos riesgos que utilizar la tarjeta de débito.

Lugares de alto riesgo en donde no deberías utilizar tu tarjeta de débito

Estos son algunos lugares de alto riesgos en donde no deberías utilizar tu tarjeta de débito por seguridad:

  • Restaurantes
  • Pequeños establecimientos temporarios
  • Compras online
  • Hoteles y compañías de alquiler de automóviles
  • Gasolineras y cajeros automáticos de dinero que no sean de bancos
  • Bares
  • Al momento de comprar servicios de viajes o hacer reservas
  • Suscripciones

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: