Tener tiempo, millas, puntos, certificados de noches gratis y no tener a donde ir.

Un dilema casi de privilegio en estos momentos, tener suficiente tiempo en los próximos meses para viajar, las millas no son un problema, los puntos hoteleros y los certificados de noches gratis tampoco. Incluso tener acumulados reembolsos pendientes para gastos accesorios en aerolíneas y hasta en hoteles, solo para darse cuenta que uno no tiene donde ir.

De todos aquellos que colaboran con PG, el único que no había sido afectado en términos de viaje respecto del COVID había sido yo, hasta ahora. El viaje para dos que teníamos planeado para julio 100% con millas pende de un hilo, un hilo muy fino y que espera el día a día la confirmación, o no, de que se materialice.

¿El destino? Maldivas en un hotel categoría 7, tres noches en una villa y cinco noches en un bungalow en el mar. No solo eso, tras al menos seis cambios desde la primera reserva, finalmente había encontrado Qsuites en Qatar Airways para volver a disfrutarlas en un viaje de más de 28 horas en total.

Lo mejor de este plan era que el 100% del vuelo era con millas y el 100% del costo del hotel con puntos/reembolsos de la tarjeta de crédito. Lamentablemente Maldivas está cerrado al turismo, se estima que abrirán la frontera en julio, pero quizá no al turismo. Esa es la única información que encuentro hasta el momento.

Dejando de lado el privilegio que siento de poder al menos mantener este plan vivo hasta último momento, un aspecto positivo de esta reserva es que la misma se vuelve extremadamente flexible por la moneda de la transacción. El uso de millas y puntos favorece la modificación, cancelación y reembolso de la moneda virtual y en muchos casos accede a tarifas flexibles de por sí.

Podría dejarlo para más adelante, y quizá así sea. Pero por el momento estoy buscando alternativas al viaje pero me encuentro con el dilema: muchas millas y puntos, casi ningún lugar a donde ir.

Los problemas con los que me encuentro son los siguientes:

  • Fronteras cerradas es el problema #1 actualmente
  • Aviones en tierra, retirados y rutas suspendidas
  • Redes de conexión afectadas por problemas en las aerolíneas
  • Cotizaciones en millas dispares y sin atractivo

Fronteras cerradas

La opción es solo una, playa y en donde podamos volar con millas únicamente y pagar los hoteles con una mezcla de puntos, certificados de noche gratis, o reembolsos.

Estuvimos mirando a Fiji como la alternativa más atractiva para este tipo de viaje, pero Fiji está en la misma situación que Maldivas por lo que decidimos mirar a las opciones en Asia, siendo que probablemente sea en donde abran las fronteras con mayor anticipación.

Vietnam aún está cerrado, Indonesia y Tailandia están en la misma situación. Pareciera que Vietnam y Tailandia podrían abrir anticipadamente pero esto va día a día.

Nos propusimos buscar alternativas acá cerca en el caribe. Aruba cerrado, St Kitts en la misma situación. Esto nos llevó a pensar en vuelos considerados domésticos dentro de Estados Unidos: Hawaii, Puerto Rico y las Islas Vírgenes de Estados Unidos. Hasta el momento la única alternativa posible sería Hawaii, y ahí el dilema de las millas (más adelante).

Aviones en tierra o retirados + cotizaciones dispares

El segundo punto es la cotización en millas y a precio de mercado. Si uno vuela en algunas de las mejores aerolíneas del mundo por 140.000 millas en cabina business por casi 30 horas al otro lado del planeta, difícilmente uno quiera pagar 100.000 por una cabina de un Airbus A321 con asiento reclinable y el servicio doméstico de una aerolínea estadounidense.

Hasta hace algunos días solo encontrábamos cotizaciones por 100.000 hacia Hawaii pero estimo que el algoritmo de la aerolínea comenzó a funcionar sabiendo que tenemos millas en algunas aerolíneas y podemos comparar. Comenzamos a encontrar vuelos en primera clase por entre 60.000 y 65.000 millas ida y vuelta. La alternativa, Aruba, eran 45.000, nada despreciable.

Pero aquí encontré otro dilema sobre cual sería el mejor uso de mis millas. Tenemos varios certificados de acompañante, algo así como un 2×1 que se renuevan todos los años, y que sumado a la categoría de élite me permitiría quizá gastar dinero ahora pero guardarme las millas para una experiencia mejor.

Es decir, el vuelo en primera clase/business hacia Hawaii me costaría unos $1.400 + $121 del acompañante, unos $760 por persona, acumularía millas adicionales, millas de élite y me guardaría casi 65.000 millas por persona. Podría calcular que obtendría 1.16 centavos de dólar por milla, y si lo comparo a utilizar esas millas para un viaje ida al otro lado del planeta y que tiene un costo de casi $10.000 por tramo, se vuelve complicado en mi cabeza dejar ir esas millas en ese vuelo.

Ahí entra en juego el costo de oportunidad del dinero versus el valor obtenido por las millas. De todas maneras, el único lugar relativamente seguro a donde podría viajar sabiendo que estará abierto es Hawaii o Puerto Rico.

Redes aéreas afectadas

Con tantos aviones retirados o siendo utilizados para carga, las redes aéreas y alianzas están afectadas severamente. Las aerolíneas tienen claro que su negocio estará impactado por años y por lo tanto encontrar vuelos con millas es un poco como jugar a las escondidas, al menos en cabinas premium.

Si no entienden aún por qué hablo de cabinas premium y no canjeo por asientos en economy para viajar gratis por varios años, les explico: utilizamos las millas únicamente para viajar en cabinas business o primera clase porque son experiencias que no podríamos pagar, y en algunos casos no pagaríamos ni así lo tuviéramos. Esto se vuelve aún más una realidad cuando los viajes involucran más de 12 horas de vuelo.

En definitiva, con tantos aéreos afectados y tantas alianzas maltrechas se dificulta la disponibilidad de vuelos a lugares que nos resulten atractivos para volar en los próximos meses. Ahora bien, lo que he notado es un aparente falta de disponibilidad en las propiedades (hoteles) de categorías 6, 7 y 8 o similares en otras cadenas, sobre todo con posterioridad a noviembre.

Conclusión

El dilema de tener el tiempo y no saber exáctamente a dónde ir es simplemente el día de hoy. Claro, casi inmovilizados por lo que está sucediendo, sueño con ver el mar a como de lugar pero no me resigno a perder esta reserva en Maldivas que tengo planeada desde hace casi un año. Aunque si soy 100% honesto, sueño con siquiera un poco de normalidad, sentarme en un restaurante, jugar fútbol y disfrutar las pequeñas cosas nuevamente.

2 Respuestas

  1. Bruno dice:

    Conviene vender las millas acumuladas de latam?

    • Gastón dice:

      Hola Bruno. Las millas de LATAM le pertenecen a LATAM y va contra las reglas vender millas. Lo que sí puedes hacer es regalarle algún vuelo a un amigo o familiar.

      Como todo en la vida, una vez que se declara el hecatombe, todos quieren salir por el mismo lugar por lo que incluso si se pudiera vender, probablemente habría mucha gente dispuesta a hacer lo mismo lo cual reduciría el valor de tu oferta. Si no puedes dárselas a un amigo o familiar, mejor quedárselas para esperar una mejor situación en 2021.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: