Te mostramos el salón vip por dentro: Qantas Business Class Lounge en Melbourne

Pasamos por el lounge de Qantas Business Class en el aeropuerto de Melbourne y te lo mostramos por dentro. Era la primera vez que pasábamos por este salón vip y nos dejó impresionados por la cantidad de espacio disponible. Si han utilizado su membresía Priority Pass en el último tiempo habrán conocido lo que significa estar apretados en un salón vip.

Incluso si han pasado por un American Express Centurion Lounge o algún salón de espera de una aerolínea en una fecha convulsionada, podrán describir el sentimiento de que pareciera que uno se sentiría mas a gusto fuera que dentro del lounge en sí mismo. Esto no es ni remotamente cercano a lo que encontramos en el Business Class Lounge de Qantas, Melbourne.

¿Cómo ingresamos? No con Priority Pass. El único método de acceso a este salón es a través de categoría de élite con OneWorld, Alaska Airlines y ahora Air France/KLM. Claro está que si viajamos en cabina business en estas aerolíneas el ingreso también está garantizado.

Una cuestión relativamente extraña fue saber que a través de OneWorld podía ingresar con tan solo un invitado, mientras que con Alaska Airlines MVP Gold se extendía hasta dos. Dato curioso cuanto menos.

El espacio del lounge de Qantas Melbourne

El lounge de Qantas en Melbourne se encuentra en el segundo piso, justo al lado del que está habilitado para primera clase. La recepción es más que simple y tuvo cierta diferencia respecto a otras experiencias, no utilizan el scanner los boarding passes. Me pidieron el boarding pass, vieron la categoría de élite y nos dejaron ingresar.

Lo primero que vemos al ingresar es un espacio pequeño pero cómodo con televisores y un área con revistas que nos lleva a los baños y duchas que por cierto estaban impecables.

Al volver al área de ingreso podemos notar que el lounge de Qantas se extiende a lo largo por al menos 50 metros, es enorme. El espacio está bien utilizado y uno no llega a sentirse invadido por la conversación del otro en ningún momento ya que existe un amplio espacio para moverse por el salón y luego todo lo que está relacionado con sentarse permite espacio personal suficiente.

A 20 metros del ingreso encontramos el área de comidas, en este caso era la de desayuno, y a unos 10 metros más adelante nos topamos con una enorme barra en la que podemos recibir atención 360 grados. Justamente a través del pasillo que nos permite movilizarnos de un extremo al otro del lounge de Qantas con forma rectangular es que podemos obtener asistencia por parte de Qantas a través de personal dedicado emplazado dentro del salón vip.

Entre las mesas diseñadas o pensadas para comer se imponen algunas áreas con mesadas altas de co-working que en todo momento estuvieron vacías. Es en esta zona en donde además podemos encontrar la mayor densidad de sillas y sillones, además de todo un ventanal con vista a la terminal en donde podemos sentarnos a contemplar la gente pasar incansablemente de un lado a otro.

Sobre el final de lo que estimé fueron más de 50 o 60 metros de caminata desde un punto hacia el otro del business class lounge de Qantas encontré la zona de televisión en donde podía escuchar mi propia respiración del silencio que se imponía en el área.

Justo frente al área de televisión encontramos un espacio para tomar café con luminosidad reducida, en donde también se puede hallar la sección de niños o familia

La impresión que el lounge de Qantas me dejó es que esperan incrementar su capacidad en algún momento, lo cual es ¿un símbolo de buena planificación a futuro? Siendo que el lounge de primera clase estaba separado, la cantidad de espacio utilizado se impone como una idea interesante.

El desayuno y la barra

Teniendo en cuenta que estamos ante un lounge de categoría business de una aerolínea global, esperar tan solo unas mermeladas y unas cuantas bebidas azucaradas sería muy ingenuo. El servicio ofrecido por Qantas en su lounge de Melbourne estaba por debajo de la experiencia de su compañero de alianza, British Airways, en London Heathrow (ver el artículo), pero por encima de competidores en Estados Unidos.

Yogures, ensaladas de fruta, fruta fresca, mermeladas, multiples cereales para elegir, y claro está panificaciones que incluían pan de molde y pastelitos de todo tipo. Además, no podían faltar las carnes y cortes fríos procesados junto a algunas opciones de quesos. Un desayuno de lounge nunca está completo sin la posibilidad de obtener huevos revueltos, panqueques y tocino.

Para beber, variedad de bebidas azucaradas, jugos y un dispenser de agua y agua con gas para no tener que depender del personal del lugar. Aquellos que tienen forma de soportar alcohol en la mañana tienen la posibilidad de obtener servicio completo a través del personal del lounge de Qantas en la barra central del salón.

La barra ofrecía al menos cinco tipos diferentes de vinos, champagne, bebidas espirituosas (pocas), seis tipos de cervezas en botella y cuatro de tirada. Como no podía ser de otra manera, el orgulloso café australiano podía obtenerse de la máquina en el extremo del lounge o bien a través de la barra.

Dispenser de agua en el Qantas Business Class lounge de MEL

Conclusiones sobre el Business Class Lounge de Qantas

En términos de espacio, este lounge es uno de los mejores que he experimentado. El espacio está perfectamente utilizado para ofrecer comodidad y privacidad al mismo tiempo, sin imponer un corral alrededor de la gente en forma de paredes dada la amplitud y extensión del espacio que ocupa.

Como no podía ser de otra manera, incluso en el lounge la gente de Australia nos trató con amabilidad, y la gente de Qantas resaltó por tratar a todos los clientes como personas, en cabina premium o en económica.

Lamentablemente no llegué al horario de almuerzo, para lo cual nos fuimos al Centurion Lounge de American Express en Sydney, pero sin llegar al punto del ejemplo de British Gallerias respecto al menú, el lounge de Qantas estaba perfectamente equipado para la ocasión con variedad de opciones y nula necesidad de empujar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.