¿Te dieron un aumento de salario? Evita la enredadera de tu estilo de vida

¿Qué hacemos cuando la planta trepadora de los gastos pone en jaque a nuestras finanzas personales? ¿Qué hacemos cuando recibimos un aumento de salario y vemos que automáticamente nuestros gastos suben también?

Cuando hablamos de finanzas personales, el gasto hormiga o la famosa enredadera trepadora que nos alcanza apenas recibimos un aumento de salario parece una pelea perdida desde el primer día aunque NO debería serlo. Es uno de los comportamientos mas estudiados y conocidos y está relacionado a la falta de control que tenemos los humanos sobre nuestro comportamiento en el día a día.

Me refiero a este efecto casi sobrenatural de que apenas recibimos un incremento en nuestros ingresos podemos ver frente a nuestros ojos como el nuevo monto de dinero se va en algo que no teníamos pensado. Mientras que el gasto hormiga es aquel que se va todos los días como una filtración en nuestra plomería, el gasto que trepa como enredadera es aquel que nos alcanza repentinamente y ocupa el lugar del nuevo ingreso.

Si recibieron un aumento podrán verlo en carne propia, seguramente no pongan ese incremento en el ahorro o inversión, sino directamente en algún gasto superfluo o necesario y adiós la diferencia. Lo que significa es que ningún límite de dinero nos alcanza ya que en principio si cobraríamos $1.000.000 al mes, gastaríamos $1.000.000 o apenas por debajo, dejando poco para cuestiones que no podemos ver HOY.

El gasto que siempre justificamos

Tener profesionales idóneos rodeándonos como abogados, contadores y los planificadores de finanzas pueden ayudarnos a organizar nuestra economía doméstica. Claro que para el común del pueblo esto parece lejano, pero si disponemos de algún dinero que parece que debería ir al ahorro es importante consultar y «gastar» inicialmente en el conocimiento que alguien con experiencia e historial de éxito puede ofrecernos.

Si se han visto enredados por la enredadera del aumento del gasto justo apenas unos días posterior a su último incremento en ingresos, no están solos, probablemente estén junto al 99% de la población mundial. Somos fáciles para encontrar espacio disponible para gastar más, sea una nueva TV, otro teléfono, unas salidas adicionales, o vaya uno a saber qué cosa piensa cada uno de los lectores.

El punto es que si no estamos organizados vía un presupuesto relativamente estricto o un profesional que nos ayuda a poner en marcha los planes, más dinero no resolverá nuestro problema financiero local. Podremos recibir aumentos anuales y nunca ver nuestra deuda desaparecer, nuestras inversiones crecer o nuestro patrimonio florecer, estaremos estancados.

El culpable: El «estilo de vida» aumentando nuestros gastos

En los niveles de ingresos bajos, el problema sin dudas está relacionado a la relación ingresos/costos o gastos, no hay duda. Sin embargo en cualquier país y economía existe un umbral por sobre el cual uno sobrepasa a la media y ahí es donde el comfort se vuelve el enemigo del futuro nuestro.

Casi con una precisión laser podemos culpar a nuestro estilo de vida: las salidas al restaurant, el Uber en vez de el transporte público, comprar un auto mejor todos los años en vez de mantener el mismo por más tiempo, etc. ¿Suena conocido? Esto es el estilo de vida actuando como una planta trepadora hambrienta creciendo apenas existe una ventanita de crecimiento bajo la luz.

Lo peor de todo es que esto es automático, no lo pensamos, ni lo registramos. Y si miramos en lo profundo, esta enredadera se vuelve completamente destructiva de cualquier plan que tenemos de manera consciente, ¿Ahorrar? ¿Invertir? ¿No depender de un fondo de retiro? ¿Comprar una casa? ¿Mejorar nuestro patrimonio? cualquiera de estas preguntas queda en la sombra de lo que gastamos de manera adicional tan solo para mantener el estilo de vida.

El ejemplo incluye a gente con niveles de ingresos medios como también a quienes poseen niveles altos. ¿Por qué creen que un altísimo porcentaje de los atletas profesionales termina en la pobreza, bancarrota o sin el dinero que acumuló durante sus años más productivos? Simplemente el estilo de vida no se adaptó a la realidad de un ingreso más bajo, es difícil, nos pasa a todos y es un hecho más humano de lo que creemos.

El camino hacia la autodestrucción vía el camino del estilo de vida

La autodestrucción viene por el camino de la buena vida del hoy en contraste del mañana. Pensar en el mañana cuesta, pensar en 5 años desde hoy es humanamente difícil, y si hablamos de la edad de retiro lo vemos como una utopía que quizá ni contemplamos.

En la práctica nosotros, todos, ponderamos el hoy más que el mañana aunque deberíamos tener contemplación de ambas, y esta trepadora insaciable que crece con nuestros ingresos nos deprive de la posibilidad de mejorar nuestra situación futura.

Miren a su alrededor, analicen los últimos 5, 10 o 20 años y díganse a ustedes mismos si quienes dependen de un retiro o jubilación por parte del estado han visto mejorada su calidad de vida o el resultado es lo contrario. Ahí está parte de la clave, dejar que la trepadora nos alcance a cada escalón de mejora de ingresos en nuestra vida posee un efecto demoledor casi exponencial.

Así como una inversión básica en acciones tiene la posibilidad, pero no garantía, de ofrecernos una suerte de ganancia exponencial en el larguísimo plazo (20 a 30 años), la NO inversión tiene el mismo efecto exponencial de mantenernos en el mismo lugar o peor por toda nuestra vida vía la inflación, el retorno de nuestro dinero ahorrado o la falta del mismo y el nivel del estilo de vida que en algún momento tendremos que poner bajo control.

Sucede cuando menos lo esperamos ya que puede que estemos en el pico de nuestra carrera y que en pocos años veamos declinar nuestros ingresos o simplemente quedemos sin ingreso alguno pero manteniendo un alto estilo de vida y pocos ahorros e inversiones para cubrir al menos parte de lo que necesitamos.

Y mientras en algunas regiones y países será posible encontrar trabajo forma o informal para compensar, esto irá en detrimento de nuestra edad, de nuestros ahorros y nuestra salud en algunos casos. En este nivel de avance socio-cultural ¿Quién desea realmente estar haciendo un gran esfuerzo laboral a los 70 u 80? En algunos países lamentablemente cualquier edad posterior a los 55 años puede atentar contra la posibilidad misma de encontrar un empleo, y entonces ahorrar e invertir en la era de la tecnología es clave.

Cómo prevenir el aumento del costo de estilo de vida

Aunque parece fácil no lo es, requiere fuerza de voluntad, organización financiera familiar y un objetivo claro. Mantener el techo y su costo estable es una prioridad, pero no una necesidad. Todos tenemos opciones sobre dónde vivir y ajustarse es posible aunque no fácil una vez establecido el nivel de vida. Si bien comprar un hogar puede estar fuera del alcance, rentar un espacio cómodo y seguro que entra en nuestro presupuesto puede resultar en un ahorro a largo plazo si establecemos una relación positiva con el dueño de la propiedad que nos vea como responsables y puntuales ya que probablemente quiera mantener inquilinos de calidad a cambio de no aumentar por sobre lo necesario el costo anual de la vivienda.

Si bien puede ser más difícil de hacer que decirlo, este primer párrafo identifica la importancia del costo de la vivienda en nuestro presupuesto.

El segundo paso es el de establecer un porcentaje para gastos irracionales, arbitrarios o como le quieran llamar. Todo lo que sea entretenimiento de algún tipo, si está establecido de ante mano nos impone un límite para que las salidas a comer fuera de casa no se queden en un 5% pero que en términos reales aumenten cuando un incremento de salario pasa por nuestras vidas. Es decir, algunos costos deben mantenerse en términos absolutos y no en porcentajes del ingreso para evitar la trepadora de costos.

ahorrar o invertir cual es mejor opción
Invertir supera al ahorro en la posibilidad de que nuestro dinero crezca en el LARGO plazo.

Si bien el hogar, el techo, y la comida vienen primero, siempre es recomendable pagarse a uno mismo PRIMERO que a nadie. Esto significa que uno ahorra o separa el dinero de inversión antes de comenzar a gastar y pagar nuestras obligaciones.

Ya sea que separemos un porcentaje o un monto total cada vez, la consistencia en la realización es la clave para el éxito a largo plazo. Aún cuando los retornos puedan ser magros en el comienzo, en el larguísimo plazo el resultado puede cambiarnos la vida para siempre y en la época más vulnerable.

Demorar o dejar para más adelante la gratificación personal puede ser la clave entre llegar al retiro en malas condiciones o con recursos para afrontar múltiples frentes. A veces significa no comprar el café todos los días en el local favorito, mientras que para otros puede llevar el concepto de no ir al casino, y otro grupo puede decidir NO comer afuera por varios meses. Cada grupo familiar o individuo puede tener su gratificación instantánea que poner bajo control.

Al final del día, primero hay que tener las finanzas personales bajo control ya que cuando recibimos un aumento, digamos del 10%, un porcentaje puede irse hacia el aumento del costo de vida que todos sufrimos, y todo lo que sea adicional debería incorporarse a algún plan a futuro que nos permita seguir siendo felices hoy, pero también cuando nos veamos al espejo y no nos guste lo que veamos.

2 Respuestas

  1. Armando dice:

    Los aumentos de sueldos son x productividad… cambio de puesto (mayor responsabilidades, mayor sueldo)… Si es solo un ajuste anual lo más seguro es que es un ajuste inflacionario… que este año ningún país se ha salvado de ese cáncer… hasta yankilandia tiene una inflación del 5% anual…

    • Gastón dice:

      No te olvides de los bonos por performance, aumentos por negociación y otros que no tienen que ver con el costo de vida, incluso por el cambio de trabajo. Es la razón por la cual tantos deportistas terminan en la bancarrota, no pueden bajar jamás de su nivel de estilo de vida cuando sus ingresos caen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *