Seguros de viaje ¿qué debemos buscar en ellos? Parte 2

Tal como explicamos en el artículo relacionados a los seguros de viaje, no todos los beneficios están creados de igual manera. Ni aquellos provistos por las tarjetas de crédito son malos, ni todos los seguros de todas las compañías son excelentes. Para empezar, hay seguros de compañías de muy buena reputación en donde encontraremos tranquilidad en nuestra mente, y resguardo a la hora de hacer un reclamo. Por otra parte, algunas compañías ofreciendo estos seguros proveen nada a cambio de lo que pagamos.

Seguro medico al viajar

El seguro médico al viajar es indispensable. De hecho, en mi opinión es una de la razones más importantes por las cuales contratar un seguro de viaje. Si a uno le cancelan o le demoran el vuelo, de alguna u otra manera, en alguno momento llegará a destino (dentro de las razones más frecuentes). Sin embargo, romperse una pierna, clavarse un erizo de mar directamente al hueso del pié, tener un accidente al hacer snowboard en la montaña o bien que nos ataque un animal en nuestra aventura no será algo fácil de remediar ni olvidar. Lo más importante es que no será el dinero el que arregle el problema.

El seguro médico para viajero es EL lugar a prestarle atención al momento de viajar. No deberíamos viajar sin ello. Dependiendo el lugar a donde nos entreguemos como turistas, el seguro puede ser la diferencia entre bancarrota y solo un susto, o bien entre salvarnos la vida o terminar con un problema médico aún peor.

seguros al viajero

La mayoría de las tarjetas de crédito con paquetes sólidos para viajeros en latino américa ofrecen algún tipo de cobertura para viajes en el exterior. Esto es preponderantemente extraño en las tarjetas emitidas en Estados Unidos, y definitivamente un punto a mejorar. Estos productos proveen a menudo  una cobertura que no baja de los $25.000, y suele llegar hasta los $50.000. Por otra parte, aunque estos números puedan crearnos una imagen en nuestra mente de invencibilidad, en lugares tales como los Estados Unidos, $25.000 pueden ser tan solo el salario del médico por aceptar tomar la operación.

Debemos ser muy cautos a la hora de decidir que tipo y cantidad de dinero el seguro nos cubrirá. Esto tiene que ver con el destino al que deseamos ir. No será lo mismo ir hacia Tailandia que hacia los Estados Unidos. Diferente será cuando viajemos dentro de Sudamérica que cuando volemos hacia Europa.

Por lo general yo recomiendo tomar un seguro médico de viaje de al menos $200.000, y que ofrezca cobertura primaria. De lo contrario y tal como explicitamos en otros artículos, estaremos a la merced de los gastos que nos aprueben una vez que ya los hayamos pagado. En esa situación, quedaremos presa de las aprobaciones y entendimientos entre el lugar donde recibimos atención y los prestadores de servicios buscando minimizar las erogaciones de dinero.

Repatriación y evacuación médica.

¿Que pasa si estamos en el medio del Congo y nos agarra un virus agresivo? ¿Tendrán suficiente infraestructura para atendernos y salvarnos?

Ahí esta la llave de la cuestión. Los viajero usualmente reducen sus expectativas ante los problemas, sin embargo, millones de personas tienen problemas que podrían ser cubiertos por los seguros cada año. El problema mayor no es el monetario, el cual sinceramente puede ser reemplazado mas allá del esfuerzo que requiera. El grave inconveniente es el tema de salud ante una emergencia en un país o zona no adecuada para satisfacer nuestras necesidades.

evacuacion seguro medico

Ahí es donde el seguro tendrá un valor esencial. Existen seguros con cláusulas de evacuación u/o repatriación médica. Esto significa que ante una emergencia que requiere intervención de un equipo o infraestructura especializada que no está disponible en la región o país en donde nos encontramos, el seguro pagará la suma expresada en el contrato para transportarnos hasta el lugar que corresponda. Estas cláusulas proveen al menos $100.000 de evacuación o repatriación. Como regla general para evitar inconvenientes, deberíamos buscar no menos de $200.000. Recordemos que una evacuación como esta puede requerir movernos en helicóptero sanitario de un país al otro.

Evacuación no médica

En este caso, las tarjeta de crédito generalmente tampoco proveen cobertura. Esta evacuación es importante cuando nos encontramos tomando vacaciones en zonas propensas a desastres, terremotos, tsunamis, huracanes o bien problemas políticos sumamente graves que puedan arruinar nuestras vacaciones.


No dejen de pensar en esto al vacacionar en lugares tales como Hawaii, Bali, Malasia, Puerto Rico, México, St. Croix, Cuba, Florida, entre otros. El poseer este tipo de cobertura puede significar la diferencia entre quedarnos a esperar lo mejor durante una tormenta o desastre, o bien poder ser evacuados urgentemente a un lugar fuera de peligro. No solo esto es por nosotros, sino por aquellos que viajan acompañándonos. No siempre debemos pensar en los viajeros adultos de por sí. ¿Que pasará con los niños cuando un huracán categoría 4 azote nuestro lugar de vacaciones?

Demora de viaje y equipaje

Este es uno de los seguros que deberíamos obtener a través de nuestra tarjeta de crédito de viaje. Generalmente obtendremos un promedio de 6 horas de cobertura. Por lo tanto, cualquier gasto en las primeras 6 horas estarán a nuestro cargo (bolsillo), posterior a las 6 horas de demora, el seguro será responsable de reembolsarnos por todos los gastos necesarios para paliar con el evento inesperado. Puede ser ropa, comida, hoteles, entre muchas otras cuestiones.

Aquí no encontrarán diferencia entre un seguro de tarjeta de crédito y uno contratado por terceros. Recomiendo utilizar el de la tarjeta si ofrece entre 3 y 6 horas.

Pérdida de equipaje o robo de ítems

Aquí se pone borroso. Las tarjetas de crédito ofrecen reembolso sobre pérdidas ocurridas durante 30, 60, 90 o 120 días posterior a la compra. Pero si lo que perdemos o roban ha sido comprado con antelación, nuestro seguro es la única manera de lidiar con este problema en el medio del viaje. Así y todo, es probable que tengamos que esperar a volver a nuestro hogar para recoger el cheque.

En este caso, mi preferencia es siempre el utilizar un seguro contratado específicamente por nosotros ya que no todas las tarjetas de crédito ofrecerán cobertura real en estos casos.

Contratar un seguro es una decisión personalísima. En viaje, sin embargo, es una decisión que puede afectar a una o más personas. Al salir de nuestro país debemos ser conscientes de los problemas que podemos tener, las causas que pueden ocasionar dificultades al momento de una emergencia,  y cuál es nuestro estilo de vida. No será lo mismo contratar un seguro para aquellos que realizan snowboarding en el Himalaya que para los turistas que van a Barcelona a caminar por la rambla.

Su nivel de tolerancia al riesgo, estabilidad financiera, y destino a elegir determinarán que tipo de seguro es más adecuado a lo que requieren.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.