Cuatro de nosotros pasamos por el lounge de Air France en el aeropuerto de San Francisco aprovechando nuestras membresías ilimitadas con Priority Pass. La visita fue placentera aunque nos quedamos un poco extrañados por la oferta del lounge en sí. Siendo un salón VIP de una aerolínea francesa, nos deja un sabor agridulce. Por otra parte, comparándolo con cientos de lounges que hemos conocido a través de Priority Pass, la oferta en general era más que aceptable.

Para llegar al salón VIP de Air France en SFO tenemos que pasar seguridad en la terminal internacional. Lo que encontraremos es que justo tras pasar la seguridad nos encontraremos con un pasillo y escaleras en donde podemos llegar a todos los lounges de esta ala. El de AF-KLM está justo en el mismo nivel, por lo que tan solo hay que caminar directo hasta llegar a la doble puerta corrediza.

El espacio Air France / KLM

En líneas generales, podemos decir que el lounge de Air France en SFO está separado entre 4 sectores, una sala de espera regular junto a los escritorios de recepción, un largo rectángulo con una barra de co-working y pequeños sillones, una sala pequeña silenciosa y al fondo tras pasar el mueble con snacks.

Cabe aclarar que me dio la impresión de que no solo yo estaba confundido por lo corto del espacio. Mucha gente ingresaba y se quedaba en el rectángulo inicial y se le veía sorprendida por la falta de bebidas o comida. Nos tomó algunos minutos darnos cuenta de que el lounge seguía por detrás del mueble en el centro de la sala.

Lo que sucede es que en el mueble centrado en la sala principal podíamos encontrar chips and salsa, algo de pan, snacks, bocadillos dulces, infusiones, algo de fruta, máquina de café y la máquina de agua al costado. Habiendo conocido tantos lounges en donde la oferta gastronómica es tan o más limitada que lo que describí anteriormente, no sorprendería que fuera mayor la cantidad de gente confundida respecto de si había algo más en el salón de Air France SFO.

El resto de la sala estaba relativamente completa, pero estimo que el horario facilitaba el movimiento a través del lounge sin problemas. Dentro de la sala silenciosa tan sólo había una persona, pero el área no ofrecía mucha más comodidad que el resto del espacio.

No fue hasta acercarnos a la máquina de agua que nos dimos cuenta de que había más de lo que el ojo podía ver… y allí fuimos.

El salón comedor de Air France-KLM SFO

La comodidad no era precisamente lo que distinguía a este salón VIP de la aerolínea europea, los pequeños sillones sin respaldo son una afrenta al confort, como mucho uno puede cubrir un tercio de su espalda. ¿Se nota que no nos gustaron las sillas?

El salón comedor estaba un tanto menos abarrotado, pero debido al espacio y la altura del techo, se sentía mucho más el encierro. Por suerte, la oferta gastronómica estaba a la altura. Alguna variedad de verduras disponible para transformar en ensaladas o acompañamientos de nuestros platos. Dentro de los platos calientes, teníamos albóndigas con salsa y pasta con una salsa de manteca que fue nuestro objetivo, sabiendo que se venían 15 horas por delante.

Como era de esperarse, además de los platos fríos en forma de vegetales o ensaladas teníamos la posibilidad de ingerir alguna opción de lo poco disponible de la selección de quesos y embutidos. Para el que buscara fruta, sinceramente creo que había más de lo que usualmente estoy acostumbrado a ver en los lounges ya que encontramos una buena cantidad de frutillas, uvas, duraznos, sandía y cítricos distribuidos por el salón.

No podíamos dejar pasar que había opciones de sanguchería entre lo que podíamos elegir una suerte de focaccia con pesto y pavo y unos snacks de baguette con jamón, queso y una salsa con sabor a queso brie que en ese momento, en ese vuelo, sabía a gloria.

Para el que se animaba, una suerte de pollo teriyaki y arroz

Dentro de la categoría bebidas, una selección de múltiples vinos que incluía dos variedades de espumantes, cervezas mayoritariamente locales, algunas bebidas espirituosas disponibles sin interacción con un bartender y algo de selección de bebidas azucaradas de la línea Coca Cola.

¿Qué impresión nos deja el lounge?

La primera impresión fue probablemente la peor parte, estábamos hambrientos, nos habían demorado en el tarmac 30 minutos debido a un problema de personal, teníamos que cambiar de terminal, estábamos a punto de perder el vuelo, no había opción expeditiva para seguridad y el área de revisión funcionaba más lento de lo de costumbre. Al ingresar, no veo comida y miro hacia atrás e imaginé que el resto tendría la misma impresión.

Por suerte, al encontrar el segundo espacio pudimos cambiar el chip de la impresión ya que encontramos platos calientes, snacks y platos fríos que valían la pena y suficiente fruta como para comer saludablemente.

El hecho de ingresar con Priority Pass a dicho lounge y sin tener que mediar problema alguno respecto de límites o excusas fue un aspecto positivo. En la situación que estábamos, queríamos probar bocado y realmente llegamos en el «last call» a abordar con Qantas.

El lugar está necesitado de una remodelación y una actualización de muebles, no existía siquiera un lugar cómodo para que uno pudiera decir que se relajó. Respecto de la comida y bebida, la oferta estaba bien, había variedad y calidad en algunas alternativas, al menos para lo que esperamos de un salón VIP de aeropuerto, ¿no?

Los baños y las instalaciones estaban limpias, pero realmente había una sensación de acumulación de bandejas y carritos en pasillos cerca de la cocina que de alguna manera querían decir algo.

Al final de cuentas, creo que el balance sigue siendo positivo ya que todos obtuvimos lo que deseábamos, comida superior a la que recibiremos en el avión a cambio de aprovechar el beneficio de Priority Pass ilimitado, osea costo de bolsillo adicional $0. El lounge recibió cuatro visitantes que le dejaron dinero por tan solo 30 minutos y bajo consumo. Win Win.

Conclusion sobre el lounge Air France y Priority Pass

Tener accesos a algunos lounges de aerolíneas a través de Priority Pass es un valor agregado que incrementa aún más el costo de oportunidad de tener membresía Priority Pass o Lounge Key. En ocasiones, nos encontraremos en salones VIP que no valen el ingreso, sobre todo si tenemos que pagarlo complementariamente. En el caso del lounge de Air France en SFO, el valor estaría de seguro cubierto.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: