Reporte: United Economy Plus Santiago de Chile a Houston

Tuve la oportunidad de probar los asientos Economy Plus de United desde Santiago de Chile hacia Houston a bordo de un Boeing 777-200. A decir verdad, mi primera mi impresión fue que el avión se sentía viejo y desactualizado aunque tengo en claro que no es tan así.

 Viajamos primero a través de Argentina e ingresamos en el Centurion Lounge gracias a poseer la AMEX Platinum que nos provee de acceso irrestricto. A diferencia de otras lounges, los Centurion Lounge hacen la diferencia con su selección de comidas y snacks. Nosotros ya habíamos comido por lo que solo disfrutamos unos snacks hasta abordar

.

Centurion lounge Buenos Aires

 Volamos en Aerolíneas Argentinas y nos sorprendió la renovación de la flota y hubiésemos deseado probar el producto que Aerolíneas ofrece actualmente.

 Una vez llegados a Santiago de Chile, tuvimos poco tiempo para movernos entre la gente y llegar a la puerta de embarque. El embarque fue un tanto caótico en donde advertimos que la línea de las personas con estatus de élite no era precisamente respetado, y como sucede a menudo algunas personas intentaron meterse antes de lo que correspondía.

 Una vez dentro del avión, nos ubicamos justo detrás de los baños, lo cual no fue una decisión placentera debido a la cantidad de movimiento que observamos durante todo el viaje, sumada a la gente que se paraba en el espacio de la puerta de emergencia. Si bien no sentimos ningún tipo de olor, el movimiento de la gente y la puerta abriendose y cerrandose constantemente para las más de 200 almas a bordo llega a ser molesto.

United organizó este 777-200 con una configuración 3-3-3, lo cual en algunos casos comienza a ser infrecuente a medida que las aerolíneas intentan ganar más centímetros para poner más asientos. Tengo la esperanza de que este sea el límite y que United no decida agregar un cuarto asiento en el medio.

El asiento era realmente angosto, visiblemente más angosto de lo normal debido a los apoyabrazos no removibles. No estoy seguro de que volvería a elegir este asiento si tuviera la oportunidad.  El kit de bienvenida está a la par de la mayoría de las aerolíneas, lo cual dice poco. No fue muchos años atrás que recuerdo que LATAM proveía un amenity kit de menor calidad que el de Business, pero sinceramente reconfortante que incluía cepillo de dientes y hasta mascara de dormir. Hoy en día las aerolíneas decidieron perforar cuanto servicio esté disponible para sacar una ganancia extra, sacrificando comodidad.

 El espacio disponible para mis piernas fue decisivo y creo que aquellas personas altas que requieran de este espacio podrán evitar sentirse encapsulados a pesar de la anchura de estos asientos. Siempre llevo un apoya pies inflable para mantener mis piernas en altura, pero siendo que estaba en la salida de emergencia, decidí evitar las discusiones con la gente que se paraba alrededor a estirar sus piernas.

A pesar de que había comido, decidí probar lo que las azafatas estaban pasando. Solicité pasta ya que intento evitar los platos que incluyen carne en los vuelos en clase económica.  Fue una decisión acertada. Las azafatas en este vuelo ofrecían una actitud positiva envidiable y estuvieron atentas a las necesidades de los pasajeros que estaban a mi alrededor durante todo el viaje. El vuelo salió y llegó a tiempo, evitandonos problemas con nuestra última conexión.

 Me llevo las siguientes conclusiones con esta experiencia, el asiento economy plus de la salida de emergencia se siente un tanto angosto y apretado a los costados. El servicio de a bordo fue realmente positivo, la selección de películas había sido renovada y la comida, bueno, es comida de economy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.