Uno de los consejos que siempre damos es que las tarjetas de crédito son sólo para aquellos que saben utilizarla y pagarla a fín de mes sin cargar un balance hacia los meses subsiguientes.

 Quienes utilizan las tarjetas para viajar u obtener puntos, conocen una regla de oro, nunca cargues un balance en la tarjeta. Cargar con un balance acumulado del mes anterior es caro, porque los intereses de las tarjetas de crédito son altos, y cancelan o sobrepasan cualquier ganancia o beneficio que podamos obtener de éstas.

 Vamos a ofrecer una idea general acerca de quienes, a nuestra opinión, pueden beneficiarse de la expansión de las guerras de bancos por las tarjetas de crédito y sus clientes.

   ¿Quienes pueden beneficiarse?

 1) Se pueden beneficiar aquellos que son suficientemente organizados como para saber que tarjeta utilizar en qué momento.

2) También los individuos que pueden pagar a fin de mes su balance de manera completa.

3) Quienes viven en un ambiente en donde la utilización de tarjeta de crédito está ampliamente aceptada.

4) Quienes, primero cumplen con la idea #2, pueden poner gran cantidad de gastos, incluyendo algunos recurrentes como los servicios, y pueden obtener algún beneficio dolar por dólar en comparación a pagar en moneda física sin costos extra.

5) Aquellas persona con capacidad para viajar que busquen beneficios adicionales en sus experiencias y que no estarían dispuestos a pagarlos por separado, ejemplo Priority Pass.

6) Los clientes bancarios que puedan obtener tarjetas con programas de recompensas de valor real y productos o servicios deseables y alcanzables.

 ¿A quienes no le recomendaríamos aprovechar las tarjetas de crédito con recompensas?

 1) A quienes tienen una situación financiera difícil y apenas llegan a fín de mes.

2) Los individuos que son financieramente irresponsables, pagan a destiempo sus balances, pagan moratorias o no pueden controlar sus gastos.

3) Aquellas personas que financian sus deudas con interés en la misma tarjeta que utilizan día a día. Esto es un NO, NO para aquellos que acumulamos millas y puntos.

4) Los que utilizan más dinero físico que tarjeta, por cualquier motivo. No vale la pena pagar el costo anual.

5) No recomendamos abrir muchas tarjetas nuevas a aquellos con mal scoring crediticio o uno nuevo.

6) Quienes tienen múltiples tarjetas, pero no son organizados para utilizarlas en los lugares adecuados. No todas las tarjetas maximizan nuestros puntos todo el tiempo. Ejemplo, si tenemos una tarjeta Banco de Bogotá LATAM Pass para comprar un vuelo de Avianca, cuando podríamos utilizar nuestra tarjeta Davivienda LifeMiles y obtener el doble de puntos!

Nuestra conclusión es la siguiente, si quieres hacer de los puntos y millas un hobby o simplemente intentas maximizar tus posibilidades, piensa en qué tipo de persona eres y cual es tu comportamiento con respecto a tus finanzas. Las tarjetas de crédito pueden causar dolores de cabeza de los cuales es difícil salir.

 Para aquellos que no quieren mucha sofisticación y no viajan, una buena tarjeta de reembolso del 2% del equivalente a USD $1 puede ser suficiente para, literalmente, obtener un 2% de descuento en cada compra. Siempre y cuando, el costo del producto o servicio, y la cuota anual de la tarjeta no genere un cambio en el precio final en comparación a los pagos en dinero físico. Ejemplo, Citi Double Cash. Viene con costo anual de $0 y 2% de reembolso en todas las compras.

1 respuesta

  1. 14/08/2018

    […] No consideraría ninguna de las dos tarjetas de nivel mas bajo para un viajero frecuente, ni tampoco para un usuario que busque reembolso. […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: