¿Qué pasó con los canjes millas aéreas desde que comenzó la pandemia? ¡Sorpresa! Aumentaron.

Los canjes de millas aumentaron ¿Es una sorpresa?

Intenten hacer un canje con millas aéreas a algún lugar medianamente popular, accesible o que al menos pueda recibir a sus compatriotas en el día de hoy. Lo primero que notarán es que la cotización probablemente se ha ido hacia las nubes y mas allá, como mínimo.

¿Qué pasó con los canjes de millas? Aumentaron, se fueron a las nubes y ahí se quedaron. Claro que hay excepciones, sobre todo en aquellas rutas en que es muy probable que podamos hacer canjes y nos dejen varados, o que nos podamos regresar, en vuelos probablemente al borde de la cancelación o bien con suficientes riesgos como para dejarnos pensando respecto si es necesario cruzar una frontera internacional en este momento.

Allá por 2020 esbocé la idea del embudo como imagen fácil de entender respecto de lo que iría a suceder en 2021 y 2022 con los canjes de millas apenas se viera un atisbo de esperanza de turismo: un amontonamiento de gente lista para emitir o comprar billetes y una flota reducida y con una sed intensa por dinero fresco tras navegar en medio de un desierto cálido durante un año de pandemia. ¿Y dónde se iba a ver esto? En los precios de mercado y de canje de millas.

el efecto embudo en 2021 y 2022 sobre el canje de millas aéreas y la devaluación de millas
Los canjes de millas aumentaron ¿Sorpresa?

Pasamos la mitad del 2021 y los animo a cotizar vuelos a lugares que estén disponibles desde su propio país y comparen los precios de mercado y de canje de millas para que vean la diferencia. Ya ni siquiera hablamos de canjes en cabina premium, todos los canjes están por los aires y los vuelos van llenos de individuos que están en todo momento a un minuto de demora de perder su asiento por alguno de los que están en la tribuna agazapados por ingresar tras solicitar stand by.

En todos lados hay un crunch de oferta y demanda que nadie tiene idea donde terminará, en algunas regiones aún no se ha notado, pero si los faltantes se sienten en países con poder de compra, el efecto derrame es solo una cuestión de tiempo. Claro que esta situación afecta a las aerolíneas que despidieron miles de individuos que en algunos casos ahora desearían tener como ese agua en forma de billetes que tanto anhelaron durante 2020.

Lamentablemente para las aerolíneas, esos billetes no pueden llegar si no tienen personal para atender a sus clientes en menos de 12 horas de espera o bien la cantidad mínima necesaria como para operar un avión… comenzado por los pilotos. Entonces, ¿de qué valdrán las millas acumuladas si no se pueden gastar? Lo mismo que una barra de oro mientras estamos perdidos en el medio del desierto del Sahara.

Las millas aún tienen valor, simplemente son inútiles en este momento para algunos mercados o para algunas rutas. Pregúntenle a nuestros lectores en países que tienen cerradas las fronteras que se siente ver las millas expirar sin posibilidad de hacer nada con las mismas, o bien preguntémosle a quién ahorró 100.000 millas pre-pandemia para hacerse un viaje en business a Europa que se siente ver que su viaje de lujo que tanto esfuerzo costó acumular ahora lleva una etiqueta que dice 300.000… si es que existe alguno.

Algo que se está materializando para algunos es el vencimiento de las mismas, y aquí miro con mucha atención a los acumuladores ocasionales que poseen apenas un puñado de cientos o miles. Las aerolíneas ya hicieron su negocio ya que aunque fueran 500 millas por cargar combustible, la empresa que las ofrece ya pagó por las mismas ¡a cambio de ninguna prestación por parte de la aerolínea! Que negocio que hacen ¿no?

Sin embargo, aquellos que perdieron apenas unos cientos o unos pocos miles de millas ni siquiera se deben haber enterado que la aerolínea hizo un negocio con ello a cambio de la nada misma, y es mas que probable que no les duela en lo mas mínimo ya que hay tantas cosas mas importantes por las cuales preocuparse en este desastre global.

Voy a recordar algo que acabo de mencionar dos veces: en todos esos casos, las aerolíneas ya hicieron su negocio a cambio de NADA, multiplicado por miles o millones.

La peor parte se la llevaron otros, quienes compraron millas a través de ventas con bonos o descuentos o con la adhesión a clubes como LATAM o Avianca por dar solo dos ejemplos que encima continúan en bancarrota tras año y medio. Hay un momento y forma para comprar millas, pero no hay una regla general y mucho menos es una buena idea para hacerlo en forma de ahorro, de ninguna manera.

Quienes compraron millas de a decenas de miles en pandemia probablemente hayan sentido el golpe. Las aerolíneas lo hicieron con la necesidad de salvarse y un poco de reojo esperando que quienes compraron las millas terminen de la misma manera que todos esos miles o decenas de miles que dejan vencer los pequeños (e inservibles) montos.

Es común abrir twitter y leer sobre individuos o familias que han comprado millas y están viendo como se les vencen sin poder hacer uso de ellas por dos razones: por las restricciones mismas del país o porque los canjes que buscan no están disponibles… al precio que estuvieron siempre. En algunos casos simplemente no es posible cotizar una ruta en la que la aerolínea no puede volar y sus socios no ofrecen nada.

Esta última es la parte mas triste de quienes entraron al tren de las millas un poco tarde, un poco a destiempo por la pandemia y un poco siguiendo a una tendencia de buscar el valor para ahorrar versus el precio de mercado.

Si los canjes de millas subieron también tiene que ver con los precios de mercado y la falta de oferta de las aerolíneas. Las norteamericanas desearían no haber echado a patadas a tantos miles de personas como hicieron ya que matarían por tan solo un vuelo mas que saben a ciencia cierta que saldría al 100% si estuviera disponible. Otras tienen mas dificultades ya que conllevan restricciones geográficas, pérdida de material aviónico y de personal en áreas con mayor impacto de la pandemia y también de sus bolsillos.

Cuando abrieron Italia y vi canjes en business por 650.000 millas por un vuelo de ida solamente, pero también atado a un precio de mas de 300.000 en premium economy y casi 90.000 en economy, me encontré con prueba de que el efecto embudo estaba en plena forma, y tan solo con una porción del mundo y de los viajeros disponibles. No quisiera imaginarme la cotización cuando todos los otros continentes abrieran.

Pero no me quedé ahí, sino que comencé a cotizar una y otra vez hacia otros destinos, desde islas caribeñas accesibles para los latinoamericanos, hasta rutas simples como Sudamérica-Norteamérica. Un vuelo en economy con 40 horas y 2 escalas pasando por tres países en total por la módica suma de 75.000 millas por tramo, o bien un vuelo desde México, Colombia o USA hacia alguna de las islas habilitadas del Caribe por entre 35.000 y 80.000 en cabina de turista por cada tramo…

No quisiera ver lo que habrá disponible hacia Asia una vez que esté abierto. Las pocas cotizaciones disponibles hacia Phuket y su burbuja llevan la Vía Láctea como límite de precio, mientras que viajar a Maldivas que de a poco se iba volviendo low cost y popular, pasó a ser lo que siempre fue, idílico, difícil y caro.

Si aún no cayeron en la realidad, es momento de caer o nos la daremos directamente en el mentón. Al día de hoy los que más han perdido son quienes han adquirido millas a través de la compra. ¿Hay excepciones? Siempre, pero si la reflexión del efecto embudo no fue suficiente, aún después de haber tenido réplicas meses mas tardes en algunos de los principales periódicos de USA en una forma similar, no se qué lo será.

Personalmente quemé el 100% de las millas que tenía disponibles como para empezar un 2022 viendo que sucederá. Mi estrategia personal ha cambiado a acumular mas puntos flexibles que millas, y eso a pesar de estar en un mercado en donde acumular millas vía bonos de bienvenida es relativamente fácil bajo ciertas condiciones.

Si aún están pensando en comprar millas, mi opinión es que se pongan a evaluar el valor de su dinero hoy y mañana, versus las millas en 2022. La única opción viable para comprar millas es si el precio es suficientemente barato en relación al costo de mercado como para realmente tomar el riesgo, y si este es emitido en el corto plazo… menos de un mes como máximo.

Desde mi punto de vista, los mayores perdedores de los viajeros con millas han sido quienes han comprado las mismas ya que su dinero está fuera de su alcance y en poder de las aerolíneas, que a diferencia de la compra de un voucher, bono o crédito, la contraprestación que recibimos está sujeta a devaluación constante y sin aviso, o incluso falta de disponibilidad que para colmo tiene la posibilidad de expirar totalmente sin posibilidad de recibir una contraprestación.

Aunque parezca el final del túnel para algunos, estamos en una larga carrera contra algo que ni siquiera los más sofisticados y educados pueden garantizar o predecir el final. No tenemos idea de dónde y cuándo veremos lo que vimos con nuestros ojos en 2019 y quizá sea momento de ser un poco mas conservador en algunos aspectos que pueden tener un efecto importante en el bolsillo.

Las millas me han permitido volar a lugares que nunca hubiera soñado, en cabinas que jamás hubiera pagado y he obtenido experiencias increíbles, únicas e irrepetibles. Es verdad que aún hay valor en las millas y simplemente es mucho mas difícil encontrarlo, pero es casi un arte que necesita lectura, perseverancia y también factores financieros individuales que a veces quedan fuera del control de uno.

En Puntos Globales prefiero explicar lo que veo y de la manera que lo siento sin azucararlo para decir que todo sigue igual. No tengo beneficio personal alguno si compran o no millas, simplemente les ofrezco mi punto de vista para que evalúen su situación única y personalísima para que luego saquen sus conclusiones.

Al final del día, el turismo y los países seguirán existiendo, a lo sumo tendremos que abonar un poco mas por el billete, pero no estamos sujetos a la pérdida total, pero las aerolíneas y quienes se benefician de que la rueda gire seguirán con su beneficio. Es por eso que vale recordar que en el reino de los ciegos el tuerto es rey.

10 Responses

  1. Angie dice:

    Hola Gaston, justo hoy me llegó una comunicación de Latam en el que oficializan a partir de octubre el canje dinámico de millas., equiparando el valor en dinero a sus tarifas:

    » A partir de la primera quincena de octubre de este año, contaremos con una nueva experiencia digital para el canje de pasajes con Millas LATAM Pass, la cual busca ser más simple y fácil de usar. Con esto, todos los tickets canjeados tendrán las mismas características que los tickets comprados con dinero, por lo que podrás escoger la opción de canje que mejor se acomode a lo que necesitas: elige entre nuestras tarifas Basic, Light, Plus y Top, y disfruta de los beneficios asociados a la tarifa elegida…»
    Es decir me van a cobrar la misma cantidad de millas con mas restricciones, sin maleta…
    No veo la hora de quemar las millas en un canje con un partner donde hasta ahora la tabla de millaje sigue igual.
    Saludos

    • Gastón dice:

      Hola Angie,

      Una noticia que era mas que esperable después de todo. Es inviable mantener el ritmo de millas emitidas y las tablas de canje antiguas. Yo ya he quemado todo, llego a 2022 suelto de millas. En tu caso con LATAM, si siguen los pasos de Delta, hoy viajas por 30.000 millas y la próxima semana por 300.000.

      Un gran abrazo

  2. Luis dice:

    Devaluación de millas + cada vez más líneas aéreas que adoptan el sistema de precios dinámico = las millas cada vez tienen menos valor como algo aspiracional o como una meta a alcanzar después de 1 o 2 años de ahorro. ¿Alguien todavía conservará/obtendrá una tarjeta de millas aéreas en 2022?

    • Gastón dice:

      En Latinoamérica está realmente difícil a excepción de un puñado de tarjetas. Los que poseen gastos grandes y/o gastos de negocios pueden aprovechar. En USA solo unas pocas tienen sentido, pero si hoy me ofrecen 1 milla por dólar me río.

      Poseerlas habrá muchos que las mantengan, ¿pero será porque no habrán leído PG?

  3. Armando dice:

    Se acabó el valor de las millas durante esta laaaaarga pandemia? porque con un cashback de 1% te la bancas…

    • Gastón dice:

      En este momento es solo para quienes tienen mucha flexibilidad y algo de expertise porque está todo atado con alambres: cancelaciones repentinas, fronteras cerradas, restricciones, falta de vuelos, escasez de empleados, etc.

      • Armando dice:

        es casi como acumular organicamente para usar en 2 o 3 años posteriori, cuando pase el embudo… y se recupere la disponibilidad de vuelos /aviones/pilotos en activo a niveles de hace 20 años? 10 años? 5 años? 2019?
        O con puntos flexibles y de 10 aerolineas cotizar donde se podria hacer el cambio y justo canjear al momento de emitir… si fuera posible…

      • Armando dice:

        Total… Los Membership Rewards no caducan… los Inbursa caducan después de 4 años… y siempre esta el canje cashback x si no hay valor en millas… porque un canje x 600.000 millas… NI DE COÑA!!!
        Igual un cashback de 1% o 2% se obtiene beneficio directo al momento.. .porque luego está el costo de oportunidad…

        • Gastón dice:

          Precisamente, ni siquiera debes andar contando los meses que te quedan para evitar la caducidad. Y mientras mantengas la tarjeta siguen acumulando sin miedo a devaluaciones, o al menos que no sean bruscas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *