A veces nos encontramos en la situación en que tenemos que cerrar la tarjeta de crédito pero decidimos demorar la decisión para no perder los puntos o millas, y cuando la decisión está tomada respecto de los costos del producto, es posible que incluso por guardar puntos terminemos perdiendo más dinero.

La realidad es que cerrar una tarjeta de crédito, sin importar la razón, probablemente termine eliminando cualquier tipo de asociación con el programa de recompensas en el que participamos, pero no siempre.

La situación tiene matices importantes debido a que cada entidad financiera tiene reglas diferentes y que pueden aplicar a un país pero no al de al lado. Como regla general, los puntos se pierden al cerrar el producto ya que lo primero que hay que entender es que los puntos en su totalidad siempre le pertenecen al banco y no a los clientes.

Si leen la letra chica de los contratos y sobre todo en las reglas y estipulaciones que firmamos cada vez que abrimos un producto financiero nos encontraremos con una gran cantidad de reglas super estrictas que por momentos parecen abusivas.

Programas de lealtad ¿A quién le pertenecen los puntos?

Los puntos de los programas de lealtad o recompensas les pertenecen en todo momento a los bancos, los hoteles, las aerolíneas, o cualquier compañía que lo ofrezca. Es decir que acumular millas LifeMiles se convierte en un privilegio más que un beneficio que obtenemos, al menos desde el punto de vista de las compañías. Lo mismo sucede en el caso de los puntos bancarios, con la diferencia de que para mantenerlos estamos obligados a mantener una relación mensual con la compañía.

El factor clave, la realidad de que los puntos no nos pertenecen, nos dice que los bancos tendrán todo tipo de cláusula para negarnos el uso de los puntos si así lo decidieran. Una de las cláusulas que más se extiende actualmente es aquella relacionada con el abuso o la utilización del programa de lealtad de manera lúdica, osea aquellos que juegan con los puntos. Esto comenzó hace unos años en Estados Unidos con el advenimiento de internet en la vida de todos y la proliferación de blogs que asistían a millones en cómo ganarle al sistema.

Más y más gente se dió cuenta que con un buen puntaje crediticio y un poco de estratégia podía abrir la misma tarjeta de crédito múltiples veces y obtener puntos de bienvenida de a decenas de miles repetidas veces. Al mismo tiempo, hasta los supermercados Walmart fueron tomados por sorpresa por aquellos que literalmente ganaban dinero comprando Gift Cards y las redimían por una nota de fondos asegurados al utilizarlas como tarjetas de débito. Todo esto llevó a una masiva reorganización de los bancos, los programas de recompensas y la renovación de reglas que ahora se extienden por varios países.

Banco de Bogota cerrar la tarjeta de crédito y los puntos TuPlus
Un ejemplo de cómo las reglas respecto de la utilización de los puntos continúa extendiéndose

En definitiva, no somos dueños de nuestros puntos, por lo cual si no los usamos, los perdemos. ¡Úsenlos!

Cerrar la tarjeta de crédito ¿Mantengo mis puntos?

Si cerramos la tarjeta de crédito puede que retengamos los puntos, pero no todos. Es decir, hay que diferenciar lo que sucede con los puntos de un programa de recompensas bancario o compartido entre sociedades financieras de aquellos provistos por compañías como cruceros, líneas aéreas y hoteles.

Para el caso de los bancos, en prácticamente un 99% de los casos, al cerrar la cuenta le diremos adiós a los puntos acumulados. La excepción tiende a ser mantener alguna otra tarjeta de crédito o débito dentro del mismo programa de recompensas, una cuenta bancaria que participe o bien que el banco decida que por seguir siendo cliente de alguna manera, los puntos podrán ser utilizados hasta que toda la relación queda extinguida.

Por ejemplo, si poseo dos tarjetas de crédito Citi Banamex Thank you en México y cierro una de ellas, mi participación en el programa no se ve afectado de ninguna manera. Lo mismo sucede en Estados Unidos con el programa Chase Ultimate Rewards y alguna de sus grandes tarjetas de crédito.

si cierro mi tarjeta de crédito en Argentina que pasa con los puntos
El Banco Patagonia de Argentina lo pone claro como el agua.

El panorama cambia al hablar de aerolíneas, cruceros u hoteles. Debido al interés de dichas compañías de que mantengamos la relación y la obvia diferencia que existe entre un servicio como el financiero que requiere un contacto diario o mensual, versus un método de transporte o lugar de alojamiento, las compañías relacionadas al turismo ponen un límite a la vigencia de los puntos/millas, pero estas son renovables de múltiples maneras.

Quiero decir lo siguiente, aún cuando cerremos la tarjeta de crédito del banco que acumula millas o puntos en compañías de turismo, nuestra acumulación no estará perdida ya que el programa le pertenece a la compañía y no al banco. Siempre y cuando estemos en buenos términos con la empresa de turismo, nuestros puntos seguirán vivos hasta su fecha de expiración.

Cambiando de producto de tarjeta (downgrade)

Lo que se conoce en inglés como downgrade, o bajar de categoría, es una opción viable para aquellos que no quieren más un producto, pero no quieren cerrarlo para no afectar el puntaje crediticio. Esta opción resulta ganadora al momento de que uno siente que la tarjeta de crédito por la que pagamos mucho dinero (o poco) no encaja en lo que necesitamos. Lo que abre dos posibilidades, cerrar la tarjeta o cambiar el producto.

Cuando esto está disponible, no siempre, cambiar el producto a uno sin costo anual de membresía o bien un costo muy bajo que justifique mantener la relación activa con el banco puede salvar nuestros puntos al mismo tiempo. Esto es, claro está, siempre y cuando el producto nuevo al que cambiaremos sea participante del mismo programa.

Un ejemplo puede darse en aquellos que tienen una tarjeta premium como la American Express Platinum y deciden que su costo ya no lo vale, pueden solicitar el cambio de producto a la versión Gold o Green, lo cual reducirá significativamente los beneficios, pero también el costo; salvando los puntos y permitiéndonos mantener vivos los puntos.

Una palabra de advertencia, deben leer la letra chica ya que algunos bancos toman represalias contra aquellos que cierran la tarjeta de crédito dentro del primer año de membresía. Esto incluye el pase de factura en forma de retención de todos los puntos o el envío de la factura por un valor nominal que ellos decidan.

Conclusiones sobre cerrar la tarjeta de crédito y los puntos

Antes de cerrar la tarjeta de crédito evalúen hacer un cambio de categoría que reduzca o elimine el costo anual de mantenerla. Esto no tendrá ningún efecto en nuestro puntaje crediticio ya que la cuenta será la misma, y el historial también.

En caso de no estar disponible, poner sobre la mesa el valor de los puntos que estamos por perder y analizar si vale la pena extender la agonía, de lo contrario, cerrarla. Lo que sí deberían hacer es sacarle el jugo antes de cancelar la relación, aún cuando el valor sea el de una hamburguesa, no dejen dinero en la mesa, aunque los puntos no les pertenecen, el valor sí mientras esté disponible a nuestro alcance dentro de nuestra cuenta.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: