Qué buscar en un seguro de viajero a partir de 2020 y el COVID

El niño se quema con leche, ve la vaca y llora. ¿Les resulta conocido? Muchos se quemaron con los seguros de viajeros, con los agentes de viaje (OTA), con las aerolíneas, los benditos tours que no han sido pagado con tarjeta de crédito e incluso con los hoteles pequeños, independientes o globales.

El seguro de viajero debía estar ahí para responder pero como era de esperarse al llegar el problema muchos se guardaron al silencio, otros vílmente aseguraban por redes sociales que ofrecían una cobertura que sus contratos negaban y claro, estaban aquellos que delegaron sus responsabilidades en los gobiernos.

La experiencia del COVID nos dejó una buena prueba de cómo funcionan algunos productos que usualmente no requerimos, otros que dejamos de lado por creer que no tiene sentido o que no vale la pena, y a título personal creo que mostró las miserias de muchos actores: compañías, gobiernos, aseguradoras y hasta individuos en modo viajero o no. Nadie se salvó de quedar expuesto a sus miserias, ¿Habremos aprendido algo?

Aproximadamente un mes atrás escribí acerca de las agencias de viaje como Expedia, Despegar, Booking, Hotels.com entre tantas otras y dejé en claro que jamás ejecutaría una reserva con Edreams, Vayama, Travel2be, Exploretrips y muchos otros de los cuales puedo estar un día hablando. La realidad es que cualquier descuento que pueda obtener de ellos no valida el riesgo que insume poner un intermediario de poca reputación y respaldo entre medio de mi dinero y mi viaje.

Personalmente espero que esta sacudida que nos dió el COVID les haya puesto a reflexionar sobre en quién confiamos a la hora de hacer reservas. Esos $10 por noche que nos guardamos por reservar con la compañía de nombra desconocido puede hacer una gran diferencia al final. Seguimos con los chiché, lo barato sale caro. En el mismo artículo y en twitter pregunté acerca de si volverían a hacer la reserva con un OTA, en privado o en público la respuesta ganadora fue un NO.

Ahora bien, al hablar del seguro uno debería tener un momento simple, me cubre estas cuestiones y por estos montos, firmo y sigo adelante. No tan rapido. Solo basta con ir a la póliza de su seguro de automóvil para encontrarse con 50 páginas de declaraciones, excepciones y condiciones. Peor aún, con esta pandemia aquellos viajeros que decían que un seguro de viajero era tirar dinero a la basura probablemente hayan recapacitado ya que no todos dejaron de responder o respondieron incorrectamente.

Contratar un seguro de viajero requiere tomarse unos minutos, 10, 15, 30 para leer las condiciones, montos y compararlo con nuestras necesidades. Acá en Puntos Globales recomendamos salir con un seguro médico de no menos de $200.000 y que incluya evacuación médica en un monto aparte de promedio $100.000. Esta cobertura sanitaria en viaje siempre fue un aspecto no negociable de los viajes, al menos para todos los que colaboran con PG. Nuestras pólizas usualmente comienzan en $500.000 y usamos Seven Corners con quienes no tenemos ningún acuerdo y está disponible para casi todos los países.

Tras la lección brutal que nos está dando el COVID creo que la búsqueda de un seguro de viajero cambió para siempre, del lado del viajero y también desde la vereda opuesta de la empresa que lo ofrece. Si se quemaron con leche, es probable que comiencen a buscar un nuevo seguro para su próximo viaje, pero a partir de hoy tendrán que tener en cuenta algunas modificaciones y estar alertas.

Prestaciones necesarias post-COVID en el seguro de viajero

Algunas prestaciones serán más necesarias o habrá que prestarle más atención a partir de la experiencia COVID, aún cuando la pandemia desaparezca por completo como los anteriores Coronavirus, cuando las compañías asegurados se queman con leche, tampoco quieren volver a ver la vaca y adaptan sus contratos.

Cancelación por cualquier motivo

La primera cláusula que deberán considerar a partir de hoy es la de cancelación por cualquier motivo. De todas las opciones que pueden encontrar en una póliza, esta es probablemente la más limitada debido a que no es una prestación común, sino que es adicional. Para obtener una cobertura de este tipo deberán solicitarla dentro de los 14 días de iniciada la primera reserva del viaje, aunque algunas compañías extienden el plazo a 21 días y quizá haya alguna con poco más de tiempo. Ejemplo: si reservé el vuelo el 1 de mayo y el hotel el 5, tendría tiempo hasta el 14 de mayo para dar de alta el seguro y contratar la opción de cancelación por cualquier motivo.

El valor de esta prestación es más alta de lo normal y usualmente reembolsa entre un 75% y un 85% de toda la reserva prepagada y no reembolsable sin preguntas mientras se haga en tiempo y forma el pedido.

Claúsula de cuarentena en viaje

Esta ya la conocerán ahora y deberán buscarla porque estoy seguro que muchas aseguradoras comenzarán a eliminar de a poco esta palabra de sus contratos nuevos. ¿Lo notaremos en los próximos meses en los contratos de Visa Y Mastercard? Algunas pólizas del seguro de viajero nos cubren si entramos en cuarentena previo al viaje como parte de la cancelación de viaje, otras como parte de la interrupción de viaje una vez iniciado el mismo.

Póliza contra default financiero o bancarrota

Esta no siempre está cubierta, sobre todo en las pólizas de menor valor. Avianca, Alitalia (rescatada por su gobierno), Virgin Australia, probablemente Virgin Atlantic y la lista sigue en realidad hasta el infinito en este momento. Esto del lado de las aerolíneas, agreguemos hoteles, compañías de tour, agencias de viaje (Bookit por ejemplo que dejó sin pagar las reservas de la gente), y todos los que tocan el dinero de los viajeros mientras todo está bien.

El futuro es incierto aunque yo soy positivo en el mediano y largo plazo. Lo que sí es claro es que sin el aporte gubernamental, ninguna de estas compañías de turismo sobrevivirán y de hecho muchas fallarán. Si van a viajar durante 2020 o 2021 quizá quieran prestarle atención a esta cláusula del seguro de viajero.

Seguro contra pandemia

Esto lo expliqué en repetidas oportunidades. Es prácticamente inexistente dicha cobertura para la parte de cancelación o interrupción, aunque en cuanto a lo médico sí quedaríamos cubierto en caso de enfermarnos mientras estamos de viaje bajo el seguro médico de viajero. El miedo a enfermarnos no es una causa tampoco. Lo más probable es que hagan esta cláusula visible en los contratos para que los clientes sepan que no estará disponible.

¿Dónde buscar la información de la póliza de seguro?

En la letra chica, en los detalles de cada una de las coberturas. La cantidad de horas que deben pasar hasta que la cobertura de interrupción o demora funcione, qué actividades están excluidas del seguro cuando lo que deseamos es irnos a hacer bungee jumping a San Francisco, o si el monto máximo de seguro médico está compartido con el de evacuación.

Los abogados esconden las cláusulas y excepciones en la letra chica que nadie lee. Deben tomarse el tiempo de ver montos, tiempo de espera y sobre todo exclusiones. Usen el buscador (Control F en su computadora) para encontrar palabras especiales como Pandemia, Cuarentena, Evacuación, etc.

Otro aspecto más que importante es entender si la póliza requiere que paguemos anticipadamente para luego obtener un reembolso, o si bien nos da cobertura primaria. Si bien es claro que el reclamo de cancelación o interrupción funciona como un seguro secundario, es decir, a través de reembolsos post-hecho; el seguro médico puede encontrarnos ante grandes dificultades si nuestra póliza requiere que paguemos nuestros gastos para luego obtener un reembolso, ¿Cuántos de ustedes cargan con USD 100.000 en la cuenta o su tarjeta de crédito disponible ante una emergencia mayor?

El costo del seguro de viajero usualmente ronda entre el 5% y el 9% del viaje para las pólizas en donde las coberturas están nombradas, y aumenta hasta un 15% en el caso de cancelación por cualquier motivo.

Por último, no tienen que depender de sus compañías locales. Existen alternativas de seguros de viajeros que ofrecen cobertura a individuos y grupos de todo el mundo y en muchas ocasiones a precios mucho más bajos o con coberturas mejores por el mismo precio. Como si fuera poco, algunas de las compañías que les resultan familiares por ubicación geográfica son re-aseguradas por otras que ofrecen sus servicios internacionales directo al público.

Las cláusulas que los viajeros buscarán a partir de ahora en su seguro de viajero sufrirá tantos cambios como los que propondrán las empresas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: