Programas de recompensas: el cambio constante, qué mirar en ellos para no perder y nuestra responsabilidad.

2 Respuestas

  1. Armando dice:

    Gastón, yo cada dia me estoy convenciendo que el cashback es un método «alternativo» que también ayuda al viajero… ejemplo, para un vuelo a aeropa redondo piden 100.000 millas… y 100.000 millas los obtienes (tengo TC acumula 1 a 1) gastando 100.000 dolari… (que puede ser menos si tienes puntos conseguidos x volar en la misma alianza). pues bien con un cashback de 1% tendrías que gastar los mismos 100.000 dolari para generar un cashback de 1.000 dolari… que es lo que te costaría un vuelo a europa… suena logico? Con esos niveles de gasto ambos métodos se igualarían en largo plazo… porque para gastar eso… igual en 1, 2 o 3 años… Los clientes platinum que tienen un nivel de gasto mayor a eso… tienen facilidad de una acumulación alta que les permita hacer los canjes que te dan mayor a valor a ti… x un vuelo en business class… además de que las tc platinum/signature/infinite suelen traer el priority pass… pero para el viajero medio (viajando como viajero/turista) que podía hacer 1 o 2 viajes internacionales x año… para ese si califica este análisis. mi muy humilde opinión. Lo estuve analizando a comparar mi tc puntos flexibles (1 a 1) y mi tc con cashback 1%… a ver con cual obtenía mayor valor como recompensa tc…

    • Gastón dice:

      Hola Armando! Un placer leerte por aquí nuevamente. El cashback es una opción viable pero no en todos los mercados al 1% o 2%. A los centavos no se le puede sacar más de lo que es, y muchos bancos restringen su utilización como reembolso o gift card Visa/MC. Las millas tienen siempre el potencial de sacar más de 1 centavo, y en general lo hacen. El potencial de las millas por sobre el cashback está en el agregado total de gasto, es decir, en Sudamérica es factible encontrar viajes al Norte del continente por entre 15.000 y 30.000 millas ida y vuelta (o al menos había hasta antes de la pandemia). Si fuera solo gasto, requeriría entre 15.000 y 30.000 dólares de gasto para un vuelo que tiene un valor que está entre los 500 y 1000 dólares. En caso de acumular de a 1.5 millas o 2 millas, el consumo necesario se reduce en consecuencia. Con el cashback uno no obtendría más que 150 o 300, a menos que acumulara de a 2% o más. Lamentablemente son pocas las tarjetas que ofrecen 2% o más, y casi todas están en la Unión Norteamericana.

      El gasto aspiracional no está al alcance con el cashback y sí con las millas. Sin embargo, las aerolíneas conocen bien que los clientes canjean muchas veces por rutas que ni siquiera tienen sentido económico en comparación al precio de mercado, y en economy. Ahí ganan. Y continuando con tu análisis, el cashback sí podría permitirle, en algunos casos, alcanzar el mismo vuelo en economy si dos condiciones se cumplen: el nivel de consumo anual en dólares es superior a 1.000, y el cash back ronda el 2%.

      Comparto en que a largo plazo, si uno utiliza el cashback como un ahorro, en algún momento puede ejecutar lo acumulado como descuento o pago total de un viaje en economy. Creo que los puntos flexibles ya son LA opción a seguir y continuarán con aún más fuerza a medida que se expandan los programas bancarios.

      Un abrazo grande para tí, Armando

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: