Programas de lealtad: Puntos de bancos o las millas aéreas ¿Cual me conviene?

En el mundo de los programas de lealtad existe una división clara, los puntos de bancos o las millas aéreas. ¿Me olvidé de los programas hoteleros? No necesariamente, estos puntos no son ni los más lucrativos, ni los más extendidos a lo largo del continente.

Entender cuánto valen nuestros puntos y el valor que obtenemos de canjearlos es fundamental para decidir nuestra estrategia a seguir respecto de un programa de lealtad o recompensas. Es por eso que hoy vamos a ir al grano, directamente al hueso del asunto para identificar qué nos conviene elegir: los puntos de bancos o las millas de aerolíneas.

Métodos de obtención

Cuando hablamos del método de obtención nos referimos a las diferentes formas en que podemos adquirir puntos que nos provean de algún tipo de valor. Aquí hay una cuestión clara, los puntos bancarios son casi indefectiblemente acumulados a base de gastos sobre tarjeta de crédito, cuentas bancarias o productos relacionados íntimamente con la institución financiera.

Por otra parte, cuando mencionamos las millas aéreas, estas pueden ser adquiridas a través de socios comerciales, portales de compras, promociones especiales, compañías telefónicas, instituciones financieras, gasolineras y muchos otros métodos que nos permiten sumar de manera acelerada y acercarnos a nuestro próximo viaje.

¿Ganador? Las millas aéreas.

Puntos de bienvenida

Cuando hablamos de puntos de bienvenida, abrimos las manos y esperamos que nos caigan. Los bonos de bienvenida son ni más ni menos que un método de inversión y marketing que utilizan los bancos para captar nuevos clientes, generalmente aquellos más lucrativos.

De alguna u otra manera, en todos los países del continente americano tenemos tarjetas de crédito y cuentas bancarias que nos ofrecen puntos de bienvenida, bancarios o en forma de millas.

American Express The Platinum Card Argentina tarjeta de crédito

Respecto de los puntos de bienvenida, a menos que la persona que esté leyendo tenga residencia en Estados Unidos, la amplia mayoría de las tarjetas de crédito de latinoamérica ofrecen mejor bono de bienvenida en sus versiones creadas con socios comerciales aéreos. Es decir, aquellas tarjetas de crédito que acumulan millas de las aerolíneas como LATAM, Avianca, Gol, Aerolíneas Argentinas, Copa Airlines, United, American Airlines, Delta, Sky, entre otras.

Pocas tarjetas de crédito de instituciones financieras ofrecen bonos de bienvenida propios con tanto peso como para eclipsar las ofertas que tienen con sus aerolíneas socias. Esto es exactamente lo opuesto en el mercado americano, en donde puntos de los más valiosos como American Express Membership Rewards, Chase Ultimate Rewards, Citi Thank You, entre otros, están al tope de la lista de puntos valiosos.

¿Quién gana en esta categoría? Las millas aéreas

Acumulación de puntos/millas

Este es un punto en donde les adelanto que no habrá un ganador claro.

Las millas aéreas no tienen misterio respecto de su acumulación. La cantidad de tarjetas de crédito que ofrecen categorías bonus de acumulación de millas de aerolíneas es cuanto menos, escasa. La tasa de acumulació de millas estandar es de 1 milla por cada USD 1 consumido con la tarjeta. La excepción es que las compras en la aerolínea en cuestión tiende a ofrecer una milla extra. ¿Hay tarjetas de crédito con mejor acumulación? Por supuesto. Pero no es la norma.

Al hablar de los puntos bancarios, encontramos una gama amplia de oportunidades, pero también de intentos fallidos por implementar un programa de lealtad. Tenemos aquellos bancos, como el Banco Galicia de Argentina, que ofrecen puntos a cambio de una tasa ridícula, o podemos encontrar otros que multiplican su acumulación como el Banco Promerica en Costa Rica y su gran tarjeta Premia Travel.

En el caso de los bancos el principal problema es establecer el valor de cada puntos. Aquellos que ofrecen 14 puntos por dólar probablemente haga interesante su oferta, hasta entender que cada punto nos ofrecerá una fracción de una décima de centavo de dólar. Probablemente nunca lleguemos a conseguir un beneficio desde la misma.

¿Cuál ofrece más valor? Demasiado relativo como para poner un ganador y depende el mercado (país)

Costo anual de renovación/mantenimiento

Las tarjetas de crédito de aerolíneas tienden a tener un costo más alto que aquellas de los bancos propios, a menos que la de los bancos o instituciones ofrezcan un programa superior. Sin embargo, una de las características de las tarjetas de crédito de aerolíneas en Latinoamérica es el hecho de que los bancos tienden a cobrar un cargo adicional por el programa de recompensas en sí, lo cual debería simplemente estar incluído en el costo anual.

Es por eso que los productos financieros con programas de lealtad propios tienden a tener un costo más bajo, incluso en las tarjetas de crédito premium. Lo que nos permite es obtener beneficios directamente ofrecidos y garantizados por el banco. Un ejemplo es la tarjeta de crédito Visa Infinite del Banco de Bogotá en Colombia con USD 300 de hotel gratis al año reembolsable por 1 noche.

Puntos de bancos o millas aéreas

¿Hay tarjetas de crédito de aerolíneas con menor costo? Sí, pero a su vez con beneficios o acumulación poco útil.

¿Ganador? Las tarjetas de crédito de los bancos

Beneficios adicionales

Uno de los puntos altos de los programas de recompensa de las aerolíneas es que a través de sus tarjetas de crédito podemos obtener beneficios adicionales, incluso categoría de viajero de élite. Ejemplos pueden ser la tarjeta LATAM Pass del Banco Santander Chile o la tarjeta de crédito BBVA Francés LATAM Pass en Argentina.

Otras tarjetas también nos proveen de beneficios como equipaje sin costo adicional, upgrades, certificados de acompañante, acceso a salones VIP domésticos o del aeropuerto principal del país sin costo, entre otras cuestiones.

Por el contrario, aquellas tarjetas de los programas de lealtad bancarios ofrecen Priority Pass y con suerte algunos beneficios extra provistos por la plataforma Visa, Mastercard o AMEX, pero no directamente por el banco.

Sin lugar a dudas, las tarjetas de crédito de las aerolíneas y sus programas de recompensas llevan la delantera en esto.

Facilidad de canje

En este punto el ganador lo anticiparé aquí y ahora. Los programas de lealtad bancarios tienden a ser infinitamente más fáciles respecto del canje que las aerolíneas. Claramente canjear las millas parece ser una cuestión simple, pero no lo es.

No lo es porque obtener real valor de nuestro canje requiere estrategia y esfuerzo, pero sobre todo, flexibilidad. En cambio, los puntos bancarios ya nos cuentan de un primer momento cómo y cuánto nos costará nuestro próximo objetivo. Ya sea la transferencia hacia millas o puntos hoteleros, la utilización por compra de reservas de aéreos o incluso la odiada compra de catálogo. No hay dudas que los bancos nos anticipan de alguna u otra manera qué necesitamos.

Por otra parte, y como ya informamos esta semana, las aerolíneas más grandes están moviendo sus programas hacia una tabla dinámica y opaca. Esto quiere decir que hacer planes puede quedar fuera de todo tipo de consideración ya que los precios no serán para nada fijo, sino completamente arbitrarios.

¿Quién me ofrece más facilidad de canje? Los puntos bancarios.

Flexibilidad de los puntos virtuales

La flexibilidad es Rey a la hora de hablar de puntos virtuales (Millas o puntos bancarios). En este caso hay un ganador claro, hablamos de los puntos bancarios.

Las millas aéreas tienen un objetivo, utilizarlas por vuelos hacia donde deseamos, siempre y cuando esté disponible el tipo de asiento de canje. Más allá de eso, cualquier otro tipo de utilización tendrá como consecuencia una pérdida de valor increíblemente alta en su destino. No lo vale. Es emisión de aéreo o nada.

Cuando hablamos de puntos bancarios, tenemos que pensar en flexibilidad. Sí, no todos los programas ofrecen flexibilidad, pero, prácticamente la mayoría de los programas de recompensas respetables tienden a tener más de 3 opciones de canje de puntos. Esto pone a los puntos bancarios entre los más versátiles del mercado.

Si al momento de utilizar nuestros puntos, estos nos permiten utilizarlos directamente por turismo, o bien transferirlos a una aerolínea, o por qué no canjearlos por reembolso o cash back, estamos ante un producto que nos dá la libertad de elegir exactamente que se ajusta a nuestro objetivo.

Ganador por lejos, los puntos de bancos.

¿Ganador final? Conclusión.

Podríamos decir que las tarjetas de crédito de aerolíneas y sus programas de recompensa llevan la delantera, pero no estoy muy convencido de esto. Las categorías más importantes: flexibilidad, facilidad de canje, costo anual y -en parte- acumulación de puntos, deja a los programas de recompensas bancarios una cabeza por sobre las aerolíneas.

Con tanto cambio por delante en las aerolíneas, personalmente les recomiendo ser precavidos con sus objetivos. Sobre todo si son ambiciosos.

¡Hasta la próxima!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.