¿Por qué comprar millas puede ser un mal negocio?

Las aerolíneas venden millas, los bancos venden millas y los socios comerciales también las venden (telefónicas, empresas de electricidad, compañías de servicios, y muchos más). Por momentos parecería que vender millas se convirtió en el deporte preferido de las compañías. La pregunta es la siguiente ¿Venderían tantas millas con bonos y multiplicadores si no tuvieran una ganancia en mente?

Comprar millas puede ser un mal negocio sin lugar a dudas y un gran centro de ganancias para quienes las ofrecen a la venta. ¿Por qué? Simplemente porque las venden a un precio mayor del servicio que la inmensa mayoría de las personas obtiene al final de cuentas.

Para ser franco, las millas pueden ser un gran aliado del viajero, incluso más en tiempos de alta inflación, pero tienen que ser adquiridas y utilizadas con una estrategia o plan en mente, de lo contrario, son los bancos y las aerolíneas las que ganan.

Mi aerolínea favorita ofrece 100% extra de millas ¿Por qué no comprarlas?

La pregunta que yo haría sería, ¿Por qué comprarlas? y seguiría con una segunda pregunta: ¿Cual es tu objetivo respecto de las millas? No todos los vuelos, reservas, aerolíneas y combinaciones de canjes ofrecen el mismo valor.

Voy a ser clarísimo en esto, si compras millas para canjear por vuelos en cabina económica, probablemente pierdan dinero. Y yendo más allá aún, comprar millas a precio completo es básicamente un robo. Cuando las aerolíneas no están ofreciendo una «promoción» de venta de millas, el costo de comprarlas puede llegar a 3 centavos de dólar por milla. ¿Hace falta sacar la cuenta del valor que nos costaría comprar millas y canjearla por un vuelo de 50.000 de las mismas? (USD 1.500). Probablemente encuentren ofertas como para hacer dos vuelos al mismo destino por ese dinero.

Si viajan infrecuentemente y en clase económica, no compren millas sin tener un objetivo claro y posible en nuestra mira. Las aerolíneas embolsan su dinero por adelantado, ustedes ahora toman todo el riesgo de conseguir disponibilidad de asiento, de tarifa, de que la aerolínea no devalúe sus millas y sobre todo, de perder las millas para siempre por falta de movimiento en la cuenta.

Excepciones a obtener valor en promociones con doble o triple de millas

Ahora que pasa cuando la aerolínea ofrece un 100% extra de millas. Probablemente pierdan dinero, pero con algunas excepciones. Si el costo de compra de cada milla es cercano a 1.5 centavos de dólar por milla (dependiendo la aerolínea), es probable que podamos encontrar algún tipo de reserva que nos permita sacarle una ganancia al costo de adquisición de las millas (de compra).

Hoy en Twitter, en medio de una discusión sobre la viabilidad de un programa de recompensas preguntó acerca de comprar millas LATAM para viajar a Madrid. La persona en cuestión reside en Argentina y Madrid es uno de los destinos internacionales más competitivos y cargados de vuelos desde el país del sur. Por el costo de comprar y canjear las millas, más cualquier tipo de costo secundario de impuestos y tasas, la persona podrá seguramente encontrar al menos un vuelo directo por un 70% del costo de las millas en promoción.

Sin embargo, si la persona estaría buscando un vuelo que cruzara dos continentes, es probable que el costo de las millas en promoción (si existiera disponibilidad de canje) le permitiera mayor flexibilidad y hasta algún ahorro.

Otra excepción es el canje de millas por las cabinas premium. Aquí es donde los clientes tienen la verdadera chance de obtener una ganancia respecto a la compra de millas. Sin embargo, hay que tener intención de comprar para canjear en este tipo de cabinas y en rutas en donde podamos encontrar asientos disponibles. En reiteradas oportunidades hemos comentado que una cabina business internacional con costos de entre USD 3.000 y USD 16.000 pueden ofrecernos una ganancia extraordinaria respecto de lo que pagamos por las millas.

Tenemos guías en nuestra sección especializada para que puedas calcular el costo de adquisición de millas, otras para el valor que obtenemos de canjear nuestras millas y mucho más.

¿Cuando vale la pena comprar millas o puntos?

En pocas palabras, si nos faltan algunas millas para completar un vuelo que no queremos pagar de nuestro bolsillo en el día de hoy, es posible que prácticamente cualquier costo de adquisición de millas nos sirva, con mesura. Pongamos de ejemplo a Charlie, que quería viajar de Quito hacia Miami. Le faltaban tan solo 4.000 millas porque llevaba acumuladas de tarjetas de crédito con millas de bienvenida, consumos efectuados con tarjeta de crédito y otras por volar. Comprar 4.000 millas podrá no ser el mejor negocio, pero en este caso seguramente terminará obteniendo mayor rédito que la comparación de comprar el pasaje a precio de mercado.

¿Y las promociones de ventas de millas de las aerolíneas?

Las promociones se ofrecen regularmente y si uno es estratégico con su utilización, el valor que se obtiene de las mismas puede ser increíblemente superior… pero este no es el caso de todos. Hay núcleos familiares con 4 individuos que requieren un gasto extraordinario para poder tomarse vacaciones, a diferencia de tal vez una pareja jóven que incluso puede darse el gusto de viajar separados por unas horas.

Entonces, por más que obtener pasajes en business a través de puntos o millas podría ser un gran método de obtener más valor de lo que pagamos por el, en la familia podría volverse imposible, por el costo y por la disponibilidad de los 4 asientos en cabinas premium con millas. Esto dejaría a la familia en cuestión con la opción de cabina económica, y si el destino elegido es un puerto de entrada popular, es probable que los costos de pagar por los pasajes sea un mejor negocio que el de comprar las millas.

Por lo tanto, si van a comprar millas con promoción, tengan en claro el valor final que pagan por obtenerlas y cuánto realmente pueden obtener de canjearlas.

Comprando puntos de cadenas hoteleras globales

Las cadenas hoteleras también están en el juego de vender puntos con descuentos o bonos extras que parecen increíbles. La lógica dice que si vendo mis moneda virtual privada cada dos meses con bono extra del 100%, básicamente el valor de mercado de mis puntos está atado a ese precio casi regular de mercado.

La diferencia más grande con las millas, y en donde los hoteles sí pueden valer la pena es en el caso de que los hoteles ofrezcan noches adicionales sin cargo al canjear puntos. Ejemplo: Marriott ofrece la 5ta noche sin cargo al canjear puntos por 4 noches consecutivas. Básicamente esto diluye el costo de la habitación un 20%, pero por sobre todas las cosas, los puntos de los hoteles nos ahorran pagar los impuestos y tasas sobre la estadía.

¿Por qué? Porque el costo de la habitación es $0, por lo tanto el porcentaje impositivo es calculado sobre el costo del hospedaje. Esto nos da ahorros serios si el valor de los puntos es suficientemente bajo.

Otra cuestión respecto de los hoteles es que los precios varían por estacionalidad, lo cual puede dejarnos aprovechar grandes propiedades a precios marginalmente ridículos.

Conclusiones respecto de comprar millas y puntos

  • No siempre comprar millas o puntos vale la pena
  • Comprar con bono doble, triple o cualquier porcentaje puede o no tener valor
  • Debemos comprar cuando tenemos claro lo que queremos hacer con ellos
  • Al comprar corremos los riesgos de no poder canjear por lo que buscamos
  • El costo de adquirir las millas tiene que tener sentido respecto del valor de lo que obtendremos por canjearlas
  • Los puntos de los hoteles pueden tener mayor sentido -respecto a comprarlos- que las millas
  • Siempre, pero siempre, debemos hacer nuestras cuentas y no acumular por vicio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.