Obtener tarjetas de crédito de cash back en tiempos de crisis

Utilizar las tarjetas de crédito de cash back en tiempos de crisis puede ser un camino al ahorro y un aporte a la economía familiar herida ante un problema que muchas veces nos excede. Teniendo en cuenta que cada vez más países vuelven obligatorio la aceptación de tarjetas de crédito o débito como método de pago, es posible que este sea el mejor momento para pasar de una tarjeta de crédito de viajes a una de cashback.

Todos los países del continente tienen tarjetas de crédito que ofrecen cashback, algunos con mejores propuestas que otros. Con el inevitable avance de las recompensas basadas en millas o puntos de uso múltiple, algunos bancos decidieron que no era conveniente de ninguna manera el lanzar productos con cashback o reembolsos en todas las compras.

Por suerte en algunos países en donde la tarjeta pura y exclusivamente relacionada a un programa de reembolso no está totalmente desarrollado, existen opciones referidas a los descuentos exclusivos en ciertas tiendas o bien establecidas por días de la semana y rubro.

Aunque desafíe a la lógica, en caso de contar con la tarjeta de crédito actualmente, es posible que utilizarla y pagarla a fín de mes termine siendo la mejor opción por sobre el débito o el dinero en efectivo. Respecto del último, el miedo al actual contagio del virus a través de la transferencia de billetes no ayuda.

Léase que el punto es pagar con la tarjeta de crédito y luego cancelar el balance a fin de mes. Y esta idea tampoco aplica a aquellos productos con cargos astronómicos e inentendibles respecto del resumen mensual, tasas, y demás cargos que no deberían estar metidos en nuestro resumen.

Si poseemos una tarjeta de débito y una de crédito de reembolso, con la primera pagaremos y recibiremos nuestra mercadería. Quizá en alguna medida excepcional, los pagos con dicho método de pago tenga un descuento en el impuesto a las ventas, quizá no. Eso es todo el beneficio que obtendremos.

Al utilizar alguna de las tarjetas de crédito de cashback o reembolso, por un lado obtenemos un descuento efectivo por sobre la compra, aún cuando sea el 1% del mismo, todo ayuda a estirar el poder adquisitivo en tiempo de crisis.

Algunos ejemplos de tarjetas de crédito con cash back en diferentes países:

  • Scotiabank Costa Rica Gold Cashback. Esta tarjeta ofrece 3% de reembolso en todas las compras, es decir por cada USD 1.000 consumidos recuperamos USD 30. Sin embargo este multiplicador está disponible en gasolineras y supermercados, este último, es justamente asoma como uno de los más importantes en tiempos de crisis.
  • La tarjeta de crédito Ban Bajío Visa Cashback ofrece simplemente 1% en todas las compras. Cada USD 100 obtendremos USD 1 de vuelta, una estructura simple, que por más que se desestime al hablar de apenas unos dólares (o el equivalente en su moneda), acumulado anualmente puede ser la diferencia entre tener un mes adicional de comida a costa del cashback.
  • Citi Double Cash, la tarjeta simple y sin costo anual del banco Citi en Estados Unidos ofrece 2% de reembolso en todas las compras, todos los días y sín límite. A pesar de que ahora se puede acumular de a 2% convertibles a puntos Thank You y transferir al combinar la tarjeta Double Cash junto a una del programa Thank You, este producto es fundamental para los creyentes del Cash Back.
  • American Express Blue de Interbank Perú. Esta tarjeta de bajo costo ofrece hasta 5x millas Benefit por dólar o el equivalente en Soles en compras por internet o apps. Perfecto para realizar compras por internet del supermercado o la tienda que necesitamos y recuperar casi el 5% del valor en términos de la equivalencia de puntos/cashback.
  • Las tarjetas de crédito BanRegio Cashback tienen ofertas múltiples que van desde 1% hasta 2% de cashback en compras generales o categorías específicas. Vale la pena tenerla en cuenta en épocas de crisis.
  • Visa Signature GNB Sudameris en Colombia ofrece un producto de puntos múltiples que permite el uso de su moneda virtual para transferencia hacia LifeMiles, utilización en viajes o… cashback. Si bien el reembolso no es precisamente su fuerte, obtenemos poco menos de 1 centavo por dólar o equivalente en pesos colombianos. Ante una necesidad, es una opción viable.
  • Las tarjetas de crédito de Costco en México y Estados Unidos son una fuente de cashback importantísimo: ambos productos nos prometen categorías con multiplicadores de reembolso, sumado a la posibilidad de obtener 2% adicional al ser miembro ejecutivo de Costco, el ahorro se multiplica. La versión estadounidense ofrece 2% adicional en Costco, 4% en gasolineras y 3% en restaurantes, 1% para lo demás. Costco México por Citi Banamex ofrece 3% adicional en Costco y cualquier parte de su ecosistema, incluyendo gasolineras y 2% en cualquier otra compra.
  • HSBC 2% Cash Now México, el nombre lo dice todo, al estilo Citi Double Cash, HSBC nos promete 2% en cada compra, siempre.
  • Capital One Savor One es una nueva tarjeta de crédito del banco subprime de Estados Unidos que promete 3% en restaurantes y entretenimiento, y 2% en supermercados y tiendas generales.
  • Las tarjetas de crédito en Argentina: el mercado de tarjetas de crédito de Argentina tiene una particularidar, es posible encontrar incontables tarjetas con descuentos del 30% en tiendas y supermercados de manera rotativa. Algunos tarjetahabientes poseen múltiples tarjetas simples de múltiples bancos con tal de rotar las compras y aprovechar el beneficio. En cierta manera es una manera de lidiar con la rampante inflación, y en comparación a utilizar dinero en efectivo, una manera de ahorrar.
  • Las tarjetas Promerica Premia Travel tienen multiplicadores en categorías que permiten canjear los puntos por dinero en forma de reembolso en el resumen de cuenta de la tarjeta de crédito. A pesar de ser un producto premium , la tarjeta Visa Infinite ofrece 3 millas en supermercados, farmacias y restaurantes, 2 millas en gasolineras y 1 en todo lo demás. Con un valor estándar de casi 0.74 centavos de dolar por milla, nuestro cashback queda aproximadamente entre un 1.5 y un 2.3%, al cual debemos restarle el 7% del canje por cashback… lamentablemente, Sin embargo terminan siendo alternativas ante la crisis.
  • Tarjetas CMR Falabella Chile y otros países. Los puntos acumulables se pueden utilizar en el ecosistema de negocios del holding controlado por Falabella, lo que amplía nuestra posibilidad de obtener dinero en las cuestiones que más necesitamos.

Estos son algunos ejemplos que analizamos, pero no precisamente los únicos. Colombia, Panamá, Ecuador, Perú y México son ejemplos de mercados en donde existe una amplia variedad de tarjetas de crédito asociadas. Para momentos de crisis o necesidad de ahorro, estos productos tienen el potencial de permitirnos ahorrar un poco más.

Acumular cashback vs millas, el factor ¿Psicológico?

Acumular cashback no está tan alabado como acumular millas, y la cantidad puede que no sea tan impactante. Es decir, ver 10.000 millas en nuestra cuenta puede hacernos sentir bien… hasta el día que vemos que esa cantidad nos lleva a prácticamente ningún lado (en ciertos casos).

Por el contrario, ver USD 80 de cashback puede no generar el mismo entusiasmo que si la cantidad de millas disponible fueran 15.000… ¿SkyMiles? que tiene el potencial de ni siquiera ofrecernos ese mismo valor en viajes, como al mismo tiempo podría darnos el triple.

Al acumular puntos/cashback hay dos caminos: uno gastarlo a medida que lo recibimos o utilizarlo de manera en que realmente tenga un impacto, es decir, acumularlo durante todo el año y a fín de ciclo retirarlo y analizar qué fue lo que realmente nos ha provisto durante los 12 meses. ¿Es suficiente para una compra mensual doméstica? ¿Pagará los servicios públicos? ¿Me ayudará a pagar el seguro de la casa o del automóvil?

Los costos de la tarjeta de crédito, ¿Están bajo control?

Antes de cerrar la idea quería recordarles algo, si están en medio de la renovación de una tarjeta de crédito o producto bancario quizá sea necesario que con tanto tiempo para pensar comiencen a desmenuzar los costos y el rendimiento de su tarjeta y cómo les impactará en el corto y largo plazo.

Todo volverá a la normalidad, en parte, en algún momento. Algunas cuestiones cambiarán, pero el mundo sigue girando. Una vez que el espanto y el miedo de lugar a la normalidad una vez más, podremos ver que hacer, pero ahora quizá sea un excelente momento para analizar qué nos sirve y qué no.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.