Nuestras razones para NO usar un OTA

En Puntos Globales ya estamos planeando nuestros próximos viajes, colectivamente hasta el momento tenemos opciones que mayoritariamente ofrecen playa. Creo que todos extrañamos la relajación de la arena caliente y el sonido del mar. Sin importar en dónde viva cada uno de los colaboradores casuales o activos de PG, los planes están en marcha para lo que resta del 2020 o el 2021.

Entre los destinos que tenemos en vista ya barajamos Aruba, Islas Vírgenes, Maldivas, Fiji, Bali, Vietnam, Laos, Nueva Zelanda, Hawaii, Japón, Islandia y algunos otros. Salvo algunas opciones, el resto tiene un denominador común, la playa.

El otro denominador en común que tenemos es que vamos a usar una amplia cantidad de puntos y millas para llegar a nuestros destinos. Sin embargo, muchas veces utilizamos los puntos para los hoteles mientras que decidimos pagar los vuelos o viceversa y eso nos trae a una consideración respecto de a quién ejecutarle la reserva, justamente NO a un OTA.

Evitamos los agentes de viajes o intermediarios casi como regla con algunas excepciones:

  • Cuando no existen propiedades de cadenas globales bien ubicadas o donde podamos ejecutar nuestras reservas
  • En los casos en que los hoteles mismos no proveen una reserva directa con la propiedad
  • En casos muy extremos en donde los vuelos mixtos de alianzas diferentes tienen un precio insuperable respecto de hacer las reservas por separado con las diferentes aerolíneas.

Nuestras razones para no utilizar OTA son simples:

  • No nos agrada poner un mensajero adicional entre nosotros (cliente) y el proveedor de servicio (Hotel o aerolínea).
  • Conocemos en profundidad los problemas que llegan en caso de cambios repentinos, cancelaciones, demoras o pérdidas de conexiones
  • Ante un problema con la aerolínea, esta nos enviará a hablar con un intermediario ¿Por qué complicar las cosas?
  • Los precios de los OTA no son lo suficientemente bajos como para que la diferencia de precio me haga tomar el riesgo de incorporar un intermediario
  • No todos los OTA tienen el mismo nivel de servicio
  • En el caso de los hoteles, perdemos los beneficios de élite y no sumamos puntos que son una manera adicional de recibir compensación o descuento
  • Si un OTA tiene un precio más bajo, llamando a la cadena hotelera nos hará price match
  • Muchas de estas compañías penden de un hilo en términos financieros, un pequeño estornudo las vuela hacia un mundo mejor
  • El servicio al cliente tiende a ser cuanto menos defectuoso y con poco margen en muchos casos. Además requiere un paso adicional para prácticamente cualquier modificación.
  • Las tarifas ofrecidas tienden a ser las mas restrictivas y prohibitivas

Google Flights es la herramienta #1 para encontrar vuelos y hacer reservas directamente con la aerolínea. Claro, si necesitan pagar en cuotas su pasaje puede que no sea óptimo, pero algunas aerolíneas aceptan este tipo de reserva de otra manera como poniendo la reserva en suspenso y luego llamando para ejecutarla.

La segunda opción es la de ir directamente con la aerolínea que sí ofrezca pagos en cuotas si esa es la necesidad. Nosotros no somos amigos de generar deuda en cuotas pero conocemos a la perfección cómo funciona en algunos países en donde se siente como algo imperativo debido a la fluctuación de la moneda.

El caso de los hoteles es incluso más claro en cuanto a las razones para evitar los OTA. Es posible hacer reservas cancelables sin mayores dificultades y en caso de haber encontrado una oferta increíble en un OTA, podemos llamar al hotel y pedir un price match primero. En caso de no ser posible, entonces sí transitar por el camino del agente de viajes.

Los paquetes son un caso especial ya que requieren llamadas múltiples y un trabajo más estratégico por parte del cliente. En caso de necesitar paquetes o excursiones que demandarían demasiado tiempo en su búsqueda independiente, la utilización de OTA’s de primera línea es recomendable: Booking, Expedia, Viator, Agoda, etc.

Al final de cuentas, un agente de viajes es simplemente un intermediario que gana comisión por una venta y es una barrera que se impone entre nosotros y el servicio o producto en donde su mayor ganancia no siempre es la de la venta, sino las ventas accesorias de seguros, protecciones, paquetes, combos, etc.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: