No has perdido el dinero hasta que no vendes. Cuando el pánico del mercado bursátil te fulmina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *