Picante: ¡No compren un tiempo compartido!

Todos hemos escuchado la historia de la familia que nos cuenta de su tiempo compartido en el cual aprovechan una semana al año en un lugar paradisíaco y supuestamente ahorran mucho dinero del cual pueden desprenderse en cualquier momento.

Cuando me cuentan esa historia, corro hacia el otro lado, lo más rápido que puedo.

Hoy vamos a comenzar a poner los dedos en el agua acerca de la trampa que puede suponer un tiempo compartido.

La venta del tiempo compartido

Erase una vez una charla en donde nos ofrecieron grandes beneficios, descuentos, tours, vouchers o incluso una semana gratis en un resort a cambio de simplemente escuchar una presentación de un tiempo compartido.

Puede pasarnos en cualquier lugar. En nuestra luna de miel en Cozumel, en un casino de Las Vegas, en el medio de Orlando y en muchos otros lugares. La realidad (y las experiencias) nos indican que sobrevivir a esas horas de presión absoluta pueden convertirse en un calvario para aquellos que intentan obtener un rédito del mismo, y peor aún para quienes sucumben ante la presión y terminan en un contrato eterno de un tiempo compartido.

La venta es clara, te llenarán de un montón de términos relacionados al lugar que comienzan con premium, lujo, amenities, full, etc, etc, etc seguido de una gran cantidad de otros términos referidos al dinero que uno hundirá en ellos, incluyendo el mal utilizado «inversión».

Tengamos en cuenta lo siguiente, el término inversión refiere a la posibilidad de obtener una ganancia futura a cambio de una participación actual. Si todo lo que nos dirán en la parte de la venta suena demasiado bueno como para ser verdad, creanme que el vendedor hizo su trabajo de manera genial y ustedes están a punto de embarcarse en el problema de los próximos 20 años.

¿Que es un tiempo compartido en realidad?

Simplemente es la posibilidad de obtener una cantidad de tiempo específico en una propiedad para vacacionar alrededor del mundo. Existen muchas que ofrecen grandes amenities y lujo, y las hay también que es mejor olvidarse. Una de las características es la posibilidad de estar en lugares estratégicamente correctos -digamos en una ubicación excepcional en una isla vacacional-, y esto es bombardeado desde el punto de marketing, una y otra vez.

Cuando tienen un tiempo compartido, ustedes no compran la propiedad, no tienen derechos reales sobre el edificio, ni control alguno sobre el mantenimiento, los cambios u otras decisiones claves. Esto no es un condominio, es un tiempo compartido.

Una cuestión clara es que los tiempos compartidos nos habilitan a pagar obligatoriamente nuestro contrato por los próximos 10, 15, 20 o más años a un precio que generalmente es superior a lo que realmente vale (ya que lo que pagamos incluye comisiones, gastos y demás de quienes trabajan en esta industria para hacer un montón de dinero).

Tiempo compartido versus flexibilidad

Algunas consideraciones acerca de los tiempos compartidos

Cualquier intento de poner la inflación de un país contra el seguro de un tiempo compartido será enteramente una gran estafa. Los precios de este tipo de programas, y al igual que hoteles y otros productos turísticos, están medidos en dólares o euros al precio de mercado.

Por lo tanto, los precios que te ofrezcan serán siempre, y estarán siempre, atados de alguna manera a la moneda dominante y más estable del globo. Además, recuerden esto de manera clara, ustedes no comprarían un pedazo de Real Estate (de propiedad real), por lo que no es una inversión en la que acumulan o pagan capital a lo largo de los 10, 15 o 20 años por los que ingresan.

Las cuestiones algunos evitan ver

Uno de los puntos que mas leeremos en todos lados es de los cientos o miles de «dueños» de tiempos compartidos que disfrutan del mismo lugar una y otra y otra vez todos los años y usan sus RCI y estrategias para obtener otra semana más… generalmente en el mismo lugar… Osea, tener un tiempo compartido nos obliga a tomarlo o dejarlo, a trabajar únicamente sobre el hecho de que solo podemos cambiar propiedad utilizando la disponibilidad y estrategia que únicamente requiere el infortunio (o desesperación) del otro que ya pagó y perdió probablemente por su tiempo compartido (y es una parte importante que no ven aquellos que lo glorifican).

Por último, poniendo el ejemplo claro del americano típico (y no solo ellos lo compran), el costo de un tiempo compartido en el año 2019 ronda los USD 16.000 en promedio. Si tenemos que poner básicamente por adelantado USD 16.000, más los costos que tendremos anuales que rondarán entre los USD 600 y los USD 1.500 con incrementos imposibles de prever o controlar. Estamos hablando de más de USD 30.000 gastados en un período de 20 años. Con ese dinero que pusieron por adelantado, incluso al 5% en un fondo común de inversión en dólares, su dinero realmente tendrá mejor destino.

El caso de la flexibilidad para las vacaciones

Afrontemos el siguiente hecho de la vida, nadie puede predecir el futuro, ni mucho menos saber que pasará en 10 años… por lo que menos aún en 20.

¿Por qué alguien ingresaría a un contrato con estas características?

  • No tienes derecho a la propiedad real
  • No acumulas capital por el período del tiempo compartido (no es una hipoteca)
  • No tienes control o voz sobre los costos, mantenimiento o reformas (no es un condominio)
  • Cualquier modificación de los términos dependerá exclusivamente de lo que pase con otros más allá de lo que podemos prever.
  • Estás obligado a vacacionar cuanto menos en el mundo del tiempo compartido… o perderás dinero de manera asegurada

Ahí viene el caso. Incluso si compramos un tiempo compartido de alguien que quiere salirse y se cansó de perder dinero. ¿Por qué desearíamos estar atados a este sistema de vacaciones por décadas? ¿Por qué una persona desearía obligar sus próximos 10, 15 o 20 años a perder toda flexibilidad respecto a donde, cuando y sobre todo CUANTO dinero gastar para sus vacaciones?

Además, los administradores de los tiempos compartidos NO están exentos de desastre naturales, bancarrota o simplemente fraude que invitan al desastre a aquellos que hundieron sus pagos desde el principio. Imaginen que las Bahamas sufre un huracán devastador (lo cual no estaría fuera de lo fácticamente posible), ¿que haríamos los «dueños» de los tiempo compartidos si la empresa administradora va hacia la bancarrota por falta de solvencia?

¿Una década en los mismos lugares?

Pensar que vamos a recrear una nueva tradición familiar por 10 o más años con la familia perfecta es un gran cuento de Hollywood que rara vez aplica a la persona de a pie. El tiempo compartido es simplemente la opción de revisitar una y otra vez por muchos años el mismo lugar vacacional, y esto nos lleva a la pérdida de la flexibilidad financiera, de tiempo, en nuestra vida y sobre todo acorde a los cambios naturales en el ciclo de una persona.

La flexibilidad es una de las mejores herramientas que tiene el viajero, pero sobre todo, que tiene una persona para poder vivir plenamente. Esto nos permite vivir una vida en la cual podemos reinventarnos, crecer y permitirnos conocer algo nuevo. Algo que rara vez se materialice si compramos un tiempo compartido; desde lo financiero primero, y desde lo práctico luego. Y no caigamos en aquellos que encontraron la solución al sistema, ya que son pocos y probablemente no compartan con ustedes, los ciudadanos de a pie, como explotar las debilidades del sistema a sabiendas de que ellos también perderían.

Salgan, conozcas otros países, rompanse la espalda en una low-cost 12 horas a través de algún océano y vuelvan contando la anécdota de por qué no volverían a hacerlo. Utilicen un AirBnB, un hotel de lujo Marriott o Hilton o bien una pequeña cueva en el rincón más extraño de una ciudad capital. Nunca se olviden que la flexibilidad es la madre de las opciones y oportunidades.

Conclusiones sobre los tiempos compartidos

Ustedes son amos, dueños y decisores principales de su dinero y sus intenciones. Nosotros, nuestro objetivo y nuestra razón de ser en Puntos Globales es poner información y opinión sobre la mesa que ustedes puedan digerir fácilmente para luego comparar, investigar y sacar sus propias conclusiones. Nosotros no tenemos la palabra absoluta, ni la verdad y no pretendemos tenerla.

Sin embargo, con la experiencia en el lomo, creemos que nuestros lectores en el continente merecen tener más información acerca de los tiempos compartidos que realmente los ayude a tomar una decisión que conlleva mucho más que unas inocentes vacaciones.

Sinceramente, hoy en día con pasajes en los sub USD 1.000 y hoteles en lugares del mundo por menos de USD 80 por noche (por ejemplo el sudeste asiático), podemos obtener mejor valor que un tiempo compartido, pero sin ningún tipo de obligación.

Les deseamos unas felices vacaciones a quienes están en el hemisferio sur y un gran fin de semana a todos nuestros lectores (el otro 50% del total) que está en el hemisferio norte.

5 Responses

  1. Bianca dice:

    También hay casos en donde la deuda o el contrato pasa a los hijos. ¿Cómo puede ocurrir eso si los hijos no firmaron?

    • Gastón dice:

      Me suena extraño, pero habría que ver dos cuestiones: lo que dice el contrato que firmaron y lo que dice la legislación. Me parecería extraño que una persona heredara la deuda de otro sin poner la firma como consentimiento. Lo único que se me ocurre es que pasa a ser parte de la herencia por tener alguna cláusula de perpetuidad, pero si uno no toma la herencia esto no se materializa.

      ¿Dónde has visto esto?

    • Iris dice:

      Exacto, tal vez se firmó un contrato a perpetuidad y por eso es que el contrato pasa a los herederos. Echa un vistazo para que te informes sobre cómo funciona: https://www.cancelartiemposcompartidos.com/blog/173-que-sucede-con-su-tiempo-compartido-cuando-usted-muere/

      • Gastón dice:

        Excelente aporte, Iris.

        Bianca, creo que deberías consultar con un abogado de manera urgente si es que estás en ese problema. Lo que me parece es que el contrato a perpetuidad puede ser rechazado por sus herederos como parte del paquete de herencia, pero nuevamente, lo mejor es ir con un abogado.

  2. Jessica Moreno dice:

    Además de ni te respetan la fecha que uno aparta, le venden la misma fecha a muchísima gente más y cuando asistes en tu semana te terminan dando un pésimo servicio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.