Los puntos y las millas como reserva contra inflación

Los puntos y las millas pueden ser una buen resguardo contra la inflación para aquellos que desean viajar en un futuro. Obviamente no estamos hablando de una fuente de resguardo de valor financiero, ni es una alternativa a los ahorros en moneda, bonos, metales o cualquier otro medio. Sin embargo, en los países de América Latina, la inflación es generalmente una fuente de preocupación en menor o mayor medida. Tenemos casos excesivos como podrán ser la Argentina o Venezuela con tasas de dobles dígitos, algunas medias como puede ser México o Colombia entre el 4 y el 6%, o casos normalizados como puede ser el caso de Chile con aproximadamente un promedio del 3%. Esto quiere decir que como mínimo, lo que queramos comprar 12 meses en el futuro nos cueste entre un 3 o un 40% más dependiendo el país de residencia. Para los viajeros, hay una manera de bajar nuestros costos si es bien utilizado y con el timing preciso.

Los puntos y millas contra la inflación

Los puntos y las millas, generalmente de las aerolíneas tienden a mantener un valor relativamente constante. Es decir, la cantidad de millas requeridas para obtener un viaje no variará increíblemente de un mes a otro o dentro de 12 meses. Generalmente, las aerolíneas tienden a avisar con algunos meses de anticipación los cambios en sus cartas de redención, y estos cambios no suceden todos los años sino que son parte de un ajuste más masivo que no sucede en menos de 24 meses.

Esta relativa estabilidad, aunque menor que aquellos puntos de programas sólidos como los de los bancos, nos permite obtener hoy los puntos/millas que quizá utilizaremos 18 meses en el futuro, sin que varíe el costo real del servicio que obtendremos.

Un ejemplo de como la inflación nos come los planes

Pongamos de ejemplo lo que aconteció la semana pasada en Argentina. La moneda tuvo un movimiento oscilante que generó una devaluación de aproximadamente el 50% en un solo día. Si el miércoles queríamos viajar, nuestra paridad USD a Peso era aproximadamente $33 a USD 1. Los pasajes como bien sabemos están valorizados en dólares universalmente, por lo que nuestro pasaje que el día anterior nos costaba USD 1.000 (AR$27.000), al día siguiente repentinamente requiere AR$33.000. Y continuando con estos vaivenes, al siguiente día el mismo pasaje quizá le costaría AR$44.000. Si bien estos cambios no suceden todos los días, en un país inflacionario, entre enero y diciembre es probable que nuestros pasajes se encarezcan entre un 20 y un 40% en la moneda nacional debido a la inflación.

LATAM cambia sus cabinas premium

Un ejemplo de cómo nos ayuda a ahorrar contra la inflación

¿Que pasa si obteníamos las millas a $33? Bueno, las millas no iban a cambiar su valor, y el pasaje podríamos haberlo obtenido cuando más lo necesitaríamos sin que cambie el costo final de lo que pagamos por el pasaje. Mientras que el costo en pesos aumentaría en un año un 20, 30 o 40% en el caso de un país con alta inflación como Argentina, las millas ya las tendríamos acumuladas al momento de la compra, el valor ya ha sido fijado, pero el valor de canje, no cambiará mientras la tabla de canjes no cambie tampoco. De hecho, muchos de los bancos ofrecen millas o puntos basados en el consumo en dólares también, por lo que nuestra acumulación seguirá atada al valor dólar.  Entonces, al utilizar las millas, digamos, 11 meses desde el momento de la compra, asumiendo que el programa de lealtad no tuvo cambios, potencialmente estaríamos ahorrando todo el costo de la inflación, o esta suba de precios/caída del poder adquisitivo.

Lo que nos permite en definitiva, es adquirir el producto o servicio y congelar el costo hasta que dispongamos de su uso. Generalmente las millas vencen en 18 a 24 meses si es que no viajamos, acumulamos o tuvimos movimiento alguno en la cuenta.

Como nos beneficiaríamos de la compra o acumulación de puntos y millas

Cada tanto, las aerolíneas comienzan a ofrecer promociones para adquisición de millas o puntos de sus programas. Usualmente estos son los períodos relacionados al final de la temporada alta de las mismas, el verano del hemisferio norte, sobre todo para las aerolíneas basadas en el mismo.

Estas promociones traen aparejadas costos de adquisición de millas menores a 2 centavos por unidad. Algunos incluso llegan a números menores a 1.4 centavos por punto/unidad (incluyendo el bonus). Esto tal como expliqué en la guía acerca de valuación de millas y puntos, puede traernos enormes ahorros en costos de pasajes. Al mismo tiempo nos da cierta flexibilidad de elegir nuestro destino y no depender de las ofertas o precios del mercado únicamente.

La flexibilidad de los puntos y millas

Uno de los beneficios de utilizar millas es que generalmente las modificaciones sobre pasajes redimidos con millas son mucho mas flexibles que aquellos que podríamos comprar. No muchos lectores han de comprar la tarifa full (Y) al buscar un vuelo. Sino que buscan ahorrar hasta el último centavo, y es comprensible dado el estado de poca armonía entre clientes y aerolíneas. Por lo que tan solo un cambio de día puede comenzar en USD 300, entre otros costos. Generalmente, las aerolíneas permiten cambios de fecha si existe el mismo tipo de redención disponible y mientras el destino y origen sean el mismo, aunque por favor revisar con la aerolínea antes de reservar. Incluso las cancelaciones pueden ser benevolentes, solo requiriendo un monto para restablecer las millas a nuestra cuenta, sin perderlas.

aadvantage promo compra de millas

Las millas proveen flexibilidad, una vez más esta palabra, si, flexibilidad. No estamos atados a un destino o un origen. Si sabemos que hubo un acontecimiento negativo en algún país, seguramente se abrirán posibilidades de canje debido a la merma en reservas, que no siempre es notoria en cuanto a precio. Así mismo, el uso de millas es muy efectivo contra pasajes a último momento, lo que nos permitiría incluso ahorrar aún más.

En definitiva, podemos acumularlas, anclar nuestros costos y seguir acumulando mientras tanto a través de programas socios o bien tarjetas de crédito asociadas sin tener miedo de que se nos venzan. En el momento indicado, cargamos el pasaje al precio en millas que buscamos y ahí lo tendremos. Nuestro pasaje a costo de hace quien sabe cuantos meses atrás.

Cuando NO nos beneficia acumular millas a pesar de la inflación

Generalmente no pagaría mas de 2 centavos por milla al comprarla, aunque nuevamente, en países con altísima inflación es probable que algunas personas se beneficien de este precio por unidad de todas maneras. Puede que el costo de adquisición sea mayor, pero si la economía muestra estas deformidades de mercado, al día de utilizar las millas realmente estemos ahorrandonos mucho dinero debido a la escalada de costos.

Personalmente no compraría millas a 2 centavos de casi ninguna aerolínea, pero a su vez, yo no vivo en un país con inflación galopante. Las ofertas de American Airlines AAdvantage a 1.69 centavos, Avianca rondando 1.49 centavos y LATAM PASS en aproximadamente 1.4 centavos pueden proveernos de mucho valor en ambos sentidos, contra la inflación y contra el valor de redención final.


Ahora bien, generalmente las aerolíneas venden sus millas a precios mucho mayores que llegan a rondar los 3 centavos por unidad. Este no es de ninguna manera un valor nominal aceptable para dicha acumulación. Ni siquiera utilizando las tarjetas de crédito con bonus de las aerolíneas. Tampoco lo será si nuestra idea de viajar es superior a los 24 meses. Si no somos cuidadosos, nuestras millas pueden expirar, las aerolíneas pueden hacer cambios mayores sobre sus tablas y realmente hay mejores maneras de preservar valor.

¿Como maximizar la compra de millas para ganar aún más?

La mejor manera es a través de la utilización de la tarjetas de crédito correcta.

Por ejemplo, si estamos buscando comprar millas de LATAM, aquellas tarjetas de BBVA Argentina LATAM, Banco de Bogotá LATAM o Santander Chile LATAM serían ideales.

En el caso de Avianca, tenemos BBVA Continental en Perú, Daviviendas y Bancolombia en Colombia, Banistmo en Panamá, BAC Credomatic en Costa Rica, Honduras y otros paises de Centro América

lifemiles bbva

En el caso de United, tenemos el Banco General de Panamá o Banistmo en Panamá.

Para AAdvantage de American Airlines tenemos Santander en Argentina y Uruguay, Banco de Guayaquil en Ecuador, BAC Credomatic en Costa Rica y Panamá y BCI Chile en Chile.

Santander Argentina comparacion

En el caso de Aeroméxico, tenemos Santander en México.

Para Delta también tenemos a Santander en México.

En Estados Unidos tenemos US Bank para LATAM, Citi y Barclays para AAdvantage, Chase para United, Iberia y British Airways, AMEX para Delta, Banco Popular para Avianca entre muchos otros para otras aerolíneas.

Estas tarjetas nos darán millas extras al comprar en los portales de las aerolíneas, acumulando aún más.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: