Los errores de los viajeros poco frecuentes

Si ya se sienten veteranos en esto de ser viajeros frecuentes, no bajen la guardia, todos necesitamos actualizarnos y aprender de manera continua. Lo cierto es que la humanidad misma está plagada con espacio para mejorar y crecer, y los programas de recompensas no son la excepción.

Los viajeros proco frecuentes o infrecuentes puede que dejen pasar por alto muchos beneficios, millas o dinero en forma de puntos que podrían significarles un ahorro o un servicio adicional en el futuro al momento de viajar. Cuando uno se registra en un programa de recompensa/lealtad está ofreciendo sus datos a cambio de un beneficio. Claro que si me ofrecen 1% en mi primera compra a cambio de ofrecerles todo mi comportamiento como consumidor, en principio suena como algo un tanto desproporcionado ¿No?

Las millas no nos pertenecen

Bueno, los programas de las tarjetas de crédito, las aerolíneas, los hoteles y las marcas importantes tienen como objetivo fidelizarnos y maximizar sus ganancias ¿Sorpresa? No debería serlo. Lo cierto es que si está volando, comprando algo o bien alojándose en una propiedad, cualquier punto o descuento que dejen en el camino por no registrarse puede ser dinero dejado en el camino.

Esto es un hecho cuando hablamos de volar o alojarnos en un hotel. Lo es también cuando poseemos una tarjeta de crédito pero no una que al menos nos provea de una milla, punto o cash back por el consumo. No siempre, no todos los países y no toda las tarjetas ofrecerán el mismo beneficio, pero el punto es que si lo ofrecen y no lo estamos aprovechando simplemente estamos dejando dinero en el camino.

¿Hay excepciones? Sí, claro. Si nuestro consumo anual es de USD $1.000 con una tarjeta de LATAM, Copa, Aeroméxico o United, claro está que ni en 30 años iremos a obtener un beneficio real en forma de millas. Es por esto que hay que ser realista con nuestra situación, y en el caso de tener consumos bajos, quizá el cash back es lo mejor que podremos obtener, siempre y cuando el costo anual de recibirlo sea nulo o bajísimo.

En el caso de tener que elegir una aerolínea, lo primero que necesitamos es buscar una alianza. Sí, ir más arriba en el objetivo y encontrar qué alianza (conjunto de aerolíneas) nos provee mejor relación entre la acumulación y la posibilidad de viajar. No es lo mismo elegir una alianza en Costa Rica que en Chile o en Canadá. Mientras que en Chile podemos aprovechar OneWorld y SkyTeam (Por LATAM/Delta), en Colombia probablemente Star Alliance sea la opción más viable.

A la hora de viajar, aunque sea unas pocas millas es importante registrarse con la aerolínea de la alianza que nos llevará a destino y depositar las millas por nuestro viaje pago en dicha aerolínea/alianza. Si volamos con American, podremos depositarlas en Alaska, Qatar, AAdvantage, Avios IB/BA, etc. En caso de volar con Delta podríamos hacerlo con Aeroméxico, LATAM, Air France, etc. Si fueramos a ir de viaje con Avianca, podría ser depositado en United, Copa, Azul, ANA, entre otros.

No desprecien la cantidad de millas, acumulen y si se vencen por inactividad, será algo netamente olvidado a costo $0, pero en caso de poder viajar más seguido o acumular de otra manera para evitar el vencimiento se convertirá en una suerte de beneficio, descuento o servicio en el futuro.

En OneWorld recomiendo AAdvantage, Alaska (próximamente) o Avios. En Star Alliance LifeMiles siendo que el blog se ocupa de Latinoamérica, y el SkyTeam realmente ninguno por el momento, pero si tuviera que decidir sería Delta por simplicidad.

Los métodos de acumulación de puntos o millas

Si hablamos de acumular puntos o millas como viajeros poco frecuentes, es probable que no tengan claro cómo y dónde realmente se acumulan estas monedas virtuales:

  • Volando: Las aerolíneas ofrecen millas que son ni más ni menos que descuentos sobre un viaje futuro por una mezcla de valor del pasaje, cabina, categoría de élite, y distancia.
  • En tierra: tarjetas de crédito co sponsoreadas, socios comerciales que ofrecen millas por sus gastos, bonos de bienvenida por nuevos servicios o productos
  • Portales de shopping de las aerolíneas en donde uno acumula millas por comprar algo que iría a comprar de todas maneras

Armando una estrategia de acumulación

El método más simple y eficiente es el del grupo familiar hacia un objetivo. Incluso si la familia de cuatro integrantes pudiera consumir en tarjetas de crédito los suficiente como para un vuelo, por separado no ganarían nada, pero en conjunto serían $500, $800 o el monto que elijan que se han ahorrado.

La clave está no en transferir millas o puntos que es un método caro y poco eficiente de acumular, sino a través de tarjetas de crédito de usuarios autorizados, por dar un ejemplo. Otra opción puede ser la de compra de millas en casos puntuales. Para las cabinas premium, las compras de millas pueden ser el método supremo para lograr objetivos que nunca hubiéramos imaginado pagar.

Cuánto pagar por las millas o por los canjes

En términos simples uno debería obtener al menos 2 centavos de dolar por milla en canjes para cabinas económicas y no menos de 3 centavos para cabinas premium. Es decir, al comparar el precio de mercado de un vuelo, el costo del vuelo dividido la cantidad de puntos o millas debería estar en no menos de 2 centavos (0.02).

Para los puntos de los hoteles el cálculo es bastante diferente ya que los puntos hoteleros tienden a ofrecer un valor estrecho que se dinamiza entre ciertos rangos. Recomiendo ir a nuestro artículo mensual sobre los valores de los puntos y millas para tener referencia.

Transferir millas a otra persona y pagar

Uno de los errores más frecuentes de los viajeros poco frecuentes es el de transferir millas a otro individuo para completar un canje. A menudo este resulta en un problema simple, el costo de adquirir las millas sumado al de transferirlas supera incluso el costo de venta de millas sin promoción en la aerolínea u hotel.

Pocas aerolíneas han permitido transferir millas entre clientes con costo $0 o a bajo costo. Es por eso que la mejor opción es centralizar la acumulación en una cuenta y no distribuirlas en múltiples.

Dejar expirar los puntos o millas por inactividad

Si viajan de manera poco frecuente es posible que sus millas expiren o dejen de tener valor por la actividad que realizan. En caso de que la cantidad de millas o puntos sea ínfima, no vale la pena poner esfuerzo para mantener 4.000 millas, sin embargo, evitar perder 50.000 puede ser un ahorro de varios cientos de dólares que puede mantenerse con movimientos menores a $10.

Es muy común que los viajeros poco frecuentes dejen expirar millas y puntos por falta de uso regular. Cada programa tiene reglas diferentes, mientras algunos ofrecen reevaluar el vencimiento siempre y cuando efectuemos gastos en la tarjeta de crédito asociada, otros únicamente piden que volemos con ellos para no perder los descuentos en forma de puntos o millas.

Nunca obtener números de viajero frecuente

Claro, son viajeros infrecuentes. Pero esto no quiere decir que no pueden ahorrar por solo registrarse. Su información personal estará expuesta de todas maneras en la maraña de pasaportes, tarjetas de identificación y todo movimiento que realicemos y pueda quedar registrado.

Lo cierto es que sin importar si el programa es hotelero o de aerolíneas, la posibilidad de acumular puntos, millas, descuentos o lo que fuera está atado a nuestro número de cuenta registrado.

Sacar con quienes vayamos a utilizar o un socio en donde podamos centralizar la acumulación.

Conclusiones

Registrarse, mantener las cuentas y depositar viajes se vuelve imperativo en caso de buscar la posibilidad de ahorrar o viajar gratis con algún programa. También es importante recordar que las millas ahora se ganan mas en tierra que volando, por lo tanto tener la tarjeta de crédito apropiada es clave para volver a volar, pero también para mantener las millas o puntos acumulados al corriente.

No dejen dinero en la mesa, aprovechen todas las millas, puntos o cashback que les ofrezcan, al final del día los bancos tienen más dinero y tiempo para analizarnos que nosotros a ellos, pero hay algo claro, el individuo común no abrirá 5 tarjetas en 5 meses para aprovechar los bonos, y ningún algoritmo al día de hoy predicirá eso.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: