Los club de millas y las compras de millas: por qué evitarlos y la alternativa.

Los club de millas no son precisamente lo mismo que los programas de recompensas. Es decir, están conectados por el mismo programa, pero funcionan de maneras diferentes. En pocas palabras, los club de millas nos invitan a comprar millas a precio reducido todos los meses, y estos poseen diferentes restricciones respecto de la cancelación. LATAM, LifeMiles, Smiles y Copa Connect Miles son algunos de los programas que ofrecen estos club de millas, y cada uno posee una retórica diferente respecto de la entrada y salida de lo que compramos.

Uno de los métodos que utilizan estos sub-programas dentro del programa mismo para incluir más y más gente es a través de bonos adicionales por cada suscripción. Esto tiende a reducir el costo de adquisición de las millas que pagamos mes a mes, ¿Pero a que costo?

Comprar millas es ya desde el vamos un tema espinoso por la falta de control que tiene el cliente sobre la moneda virtual que obtiene a cambio de su moneda de curso legal. Esta situación se agrava más cuando las personas que compran son aquellas que no están acostumbradas a viajar con millas, no tienen una referencia creíble y verificable, y claro está, quedan atrapados en el rumor del amigo del amigo que viajo por poco dinero.

ConnectMiles Plan club de millas

Hace tiempo dijimos que las millas ya no se adquieren volando, y redoblamos la apuesta al decir que las millas ya no deberían ser llamadas como tal, siendo que no tienen asidero en la distancia volada real, ni se pueden redimir basado en una distancia próxima al viaje que realizamos. En definitiva, las millas son puntos o monedas virtuales de los programas de recompensas.

Personalmente utilizo millas y puntos para ahorrar dinero en todos los viajes, pero esto es parte de la experiencia en un largo camino, y de algunos golpes que me he dado en el pasado, en mis comienzos con los programas y tarjetas de crédito. En esos tiempos dejé expirar millas, acumulé en múltiples programas a la vez sin consolidar apropiadamente, entre otros errores de cuando uno comienza. Pero era otra década en donde las millas equivalían a la distancia, las tarifas no proponían un escollo mayor para obtener categoría de élite, beneficios o millas por doquier.

Podía volar por USD 200 y acumular la misma cantidad de millas que el que pagó diez veces ese precio. Obtener categoría de élite requería apoyar la humanidad en economy class en quizá dos vuelos rumbo a Asia, y las tarjetas de crédito que acumulaban millas lo hacían con bonos de bienvenida más modestos y multiplicadores reducidos. Además, los programas estaban estáticos, la competencia era feroz y las devaluaciones eran algo muy infrecuente.

Todo esto que dije es ya cosa del pasado desde el principio de la década anterior, pero los que han llegado tarde al baile están encontrando una reminiscencia de los programas que fueron, a una fracción de los beneficios y muchas veces sin sentido alguno respecto de la necesidad de inscribirse en los club de millas. De hecho, este es el primer año que dejé de ser élite y me convertí en agente libre a pesar de haber hecho status match con Alaska Airlines.

El Ejemplo Club LifeMiles

En el ejemplo de Club LifeMiles, además del costo anual a pagar, obtendremos bonos trimestrales de acuerdo al plan en donde nos enrolemos, es decir, en caso de ingresar al Club LifeMiles 7.000 y haber pagado los 12 meses, acumularemos 84.000 LifeMiles más un total de 28.800 de bono en cuatro tramos (2.800, 4.200, 7.000 y 14.000). El total a lo largo de los 12 meses es de 112.800 en un año. En teoría suficiente como para volar entre Sudamérica y Norteamérica sin problemas dos veces al año, ya que el costo más bajo usualmente ronda 22.500 LifeMiles por tramo, pero puede llegar a 30.000 sin problemas. Podríamos viajar hacia Miami por 45.000 millas + unas tasas de USD 60 en caso de encontrar tarifa económica desde Sudamérica 2, como por ejemplo, desde Chile.

Club LifeMiles Plan 3000 /5000 /7000

En la simulación que realicé antes de publicar el artículo, al intentar un vuelo desde Buenos Aires hacia Roma, no existía disponibilidad alguna con millas en 2020. Buscando desde Colombia, la tarifa económica de 35.000 LM no tenía mucha disponibilidad y el vuelo nos costaba 73.000 millas + USD 100 de tasas (el equivalente a otro mes adicional del Club LifeMiles)

canje LifeMiles bogotá hacia BCN
Club LifeMiles Planes

¿A donde voy con estos ejemplos? Me cuesta entender cómo una persona aceptaría ingresar a este club si hubiese hecho los números, es decir, hubiese calculado los beneficios de antemano. Con el foco en el plan 7.000, si el cliente paga los 12 meses termina abonando un total de USD 1.511,88 a lo largo de 12 meses y culminará con más de 112.000 millas en su cuenta.

Ahora bien, utilizar esas millas requiere casi inexorablemente el pago de tasas que pueden ir desde los USD 100 como en el ejemplo anterior, hasta USD 500 sin problema alguno. Es decir, debemos agregarle un costo secundario que el cliente no está avisado a la hora de suscribirse. Pero hay más costos y problemas que surgen con los club de millas que rara vez escucho plantear a los usuarios.

Por qué no conviene un club de millas aéreas

El usuario financia a la aerolínea por adelantado

Siguiendo el hilo de lo mencionado anteriormente, sumarse a un club de millas significa hundir nuestro dinero por adelantado en una aerolínea o el programa de recompensas de una aerolínea que, en su gran mayoría, están a punto de estallar (LifeMiles, Gol, LATAM). Ninguna de las tres en cuestión son aerolíneas que están en su apogeo financiero y han requerido de subsiguientes rescates por parte de socios o inversores que han aprovechado su capacidad (AA, Delta, United, Qatar, casualmente). En el caso de Copa, el programa es diferente ya que ofrece la compra de millas financiadas en 12 meses, pero entregadas en diferido al estilo Club de millas.

Club LATAM Pass Chile
Club LATAM Pass, precios disponibles al viajero (https://club.latampass.latam.com/packages)

Lo que está haciendo el cliente es financiar los problemas de la aerolínea y subsidiar a los que viajan hoy o mañana con promociones que las compañías deben sacar al mercado para ganar, mantener o estabilizar la cuota de mercado. En otros casos, los pagadores del club de millas terminan financiando las operaciones de reacondicionamiento de las aeronaves o básicamente lo que el CEO de la compañía decida hacer.

Siendo que el cliente no recibe la totalidad de las millas por adelantado, si el cliente corta su membresía a medio camino (en el caso de aquellas que lo permiten), su beneficio queda trunco, el valor por milla comprado aumenta considerablemente y corre el riesgo de que sus millas sean insuficientes para su utilización efectiva.

El valor de las millas versus lo que pagamos al año por el club

Siguiendo el caso de los USD 1.511 por las 112.000 millas de LifeMiles, recomendar que una persona pague por adelantado a la aerolínea esta cantidad de dinero es simplemente irresponsable. A todas luces queda expuesto que el costo de redención será inferior al que pagamos. Es decir, si pagáramos 1.35 centavos por milla en el club 7.000 a lo largo de los 12 meses, deberíamos redimir o ejecutar nuestra reserva por al menos un % superior, incluyendo en el costo total las tasas que nos cobran.

Si continuara el ejemplo original, las fechas en donde un colombiano puede volar a Barcelona por 73.000 millas + USD 100, la misma aerolínea, Avianca, ofrece vuelos directos por USD 623 lo que nos da un valor de canje de 0.8 centavos, es decir, menos de un centavo por milla. Pagamos 1.35 centavos para obtenerlas y les darán un servicio por menos de 0.8 centavos, ¿Y el negocio?

Canje Avianca vs Club LifeMiles

Las millas tenían un amplio valor de canje en cabinas económicas un tiempo atrás, sobre todo cuando el costo del barril de petróleo superaba los USD 120 y los costos de volar eran altísimos. Pero con el advenimiento de múltiples low cost internacionales, vuelos transcontinentales a ciudades altamente turísticas en rangos que van desde los USD 500 a los USD 900 en prácticamente cualquier momento del año, y la disponibilidad de itinerarios, ¿Por qué alguien iría a sumirse en comprar millas todos los meses para volar en economy?

Atención, hay puntos especiales en todos los programas, pero este artículo no está dirigido al que sabe cómo y dónde encontrar el canje, sino al público en general que cada vez más se deja llevar por la masiva venta de millas y los club de millas. Cuando ofrecí mi comentario en la debacle que armó Smiles hace un tiempo, y tras una repentina devaluación, dejé un comentario respecto de lo que conocía al respecto. Personas con experiencia en el programa, y con diferentes puntos de vista respecto de Smiles, confirmaban el potencial del club en cuestión a como estaban las cosas en ese momento.

Algunos incluso habían compartido planillas de excel en donde los cálculos respecto de la relación adquisición de millas/canjes ofrecían un valor irrisorio respecto de lo que obteníamos a cambio. Era demasiado bueno para ser verdad de manera permanente y la devaluación llegó. ¿Quiere decir que ya no sirve? No, simplemente los puntos jugosos del programa requieren ahora más trabajo, hay menos disponibles o estarán inaccesibles por un tiempo; es algo que no queda en nuestras manos, sino en las del programa.

Mi punto de vista respecto de las millas es que actualmente la única manera de sacarle valor real es a través de cabinas premium, business o primera clase, y en algunos casos Premium Economy. Es posible sacarle valor a las millas en cabinas económicas si acumulamos millas de a 3 por dólar, por ejemplo, pero no estamos desembolsando un dinero propio activamente. También tiene valor canjear millas por cabinas económicas en caso de que el costo de oportunidad de tener el dinero real equivalente a la reserva sea mayor que el de usarlo en el vuelo.

Es casi una certeza de que aquellos que COMPRAN millas o las obtienen a través de un club de millas, casi con seguridad estarán perdiendo respecto del canje, a lo sumo saldrán menos de un 5% por encima del costo, lo que conlleva un riesgo enorme al que me refiero justo en el próximo punto…

Los riesgos de los club de millas y las compras de millas reiteradas

El problema de comprar millas reiteradamente o bien inscribirse en un club de millas tiene otros riesgos que van más allá de financiar a la aerolínea y a otros pasajeros que viajan con ofertas mientras nosotros esperamos a acumular la totalidad. Tampoco el riesgo mayor está ligado a que vamos a canjear por menos de lo que pagamos por un cambio en el mercado de ese momento.

Devaluación de millas

Los riesgos de comprar millas de manera permanente es que los programas devalúan sus millas constantemente, como nunca antes se había visto. Todos, de alguna u otra manera han devaluado sus programas, algunos de forma brutal y sin piedad respecto de quienes se anotaron en sus club de buena fe, pero sin hacer la tarea previa. En algún momento de la historia de las millas y los programas de recompensas, estas tenían cierto componente de estabilidad que podía ayudar a usuarios en ciertos países a aislar su posibilidad de volar de la inflación de cada país, sea 3% o 20%. Esto se debía a que los valores eran constantes y los programas no estaban en cambios constantes cada 12 o 24 meses (y a veces menos).

Con esto quiero decir que si se inscriben en un club de millas, deben estar preparados para que tras los 6 meses, 12 meses o el tiempo que decidan acumular mensualmente, el valor de sus millas puede cambiar totalmente. La cantidad necesaria para ese vuelo soñado que estaban planeando puede que repentinamente requiera un 50% adicional, o el doble… y en casos más extremos, que nunca más esté disponible. Esto último no es tan alejado de la realidad siendo que todas las aerolíneas están en pleno reacomodamiento de amigos y enemigos, miren sino las idas y vueltas en 2 meses de AA y Alaska, la novela de Gol, Delta y LATAM con Qatar mirando desde cerca, Avianca, Azul, Copa Airlines y United… entre otros.

Club Smiles Argentina

Falta de disponibilidad de canje

El otro riesgo, brutal, de comprar millas todo el tiempo es que el vuelo que deseamos es muy probable que no esté disponible en la fecha que deseamos y al precio que deseamos. Sin ir más lejos, podemos ver el ejemplo inicial en donde no pude encontrar ni un vuelo con LifeMiles desde Buenos Aires hacia Roma. Muchas veces son problemas de conexiones entre aerolíneas dentro de la alianza, en otros casos el problema reside en apariciones de rutas fantasmas que en realidad no están disponible y se viralizan hasta frustrar a los clientes, pero lo más común es que las aerolíneas se cansen de vender millas y luego las socias comerciales les cierren las puertas a los canjes baratos y que la aerolínea primaria no tenga la capacidad de absorber la demanda, dejando disponibilidad nula para el canje.

Pongamos el ejemplo de Aerolíneas Argentinas o LATAM que se la pasaron vendiendo millas con bonos del 100%, 200%, 3×1 durante los últimos dos años. Ambas aerolíneas secaron la plaza de canjes económicos en prácticamente todos los países, Ar Plus en su país original, y como consecuencia, sus socios comerciales les reducen la disponibilidad de vuelos de canje económicos en sus propios aviones. Después de todo, ¿Por qué Iberia debería pagar los costos de las pérdidas de LATAM cuando decide hacer una feria con sus millas para financiar su agujero financiero? ¿Por qué AA debería aceptar que todos volaran con millas LATAM a precio reducido en el metal de American que de por sí tiene valores más altos y una red inmensamente mayor?

Las tasas e impuestos que nos cobran

Por último encontramos las tasas, la historia que no les cuentan cuando les hablan de millas. Pagar 110.000 millas + USD 200 para volar en una ruta con un costo de mercado de USD 6.000 tiene lógica a todas luces, pero al volar en economy, pagar las mismas tasas y la mitad de las millas para un vuelo con un costo de mercado de USD 800, definitivamente no.

Es decir, no solo tenemos que financiar por adelantado a la aerolínea y correr el riesgo de que no haya disponibilidad, sino que es probable que al momento de conseguir todas las millas el valor de mercado deje sin sentido al canje de millas, que no tenga suficiente debido a que hubo devaluación o incluso que la cantidad que me cobren por un canje termine siendo similar al costo del pasaje en el mercado abierto.

¿A quién le pertenecen las millas? A tí no…

Si no has leído los términos y condiciones de los programas de recompensas, te recomiendo que lo hagas. Los puntos y millas tienen un dueño, la compañía que los administra. Esto quiere decir que ante un problema no hay reclamo o devolución, y pueden cancelar la cuenta, cambiar el valor, removerte del programa o ponerte en una lista negra ante el menor signo de abuso que llame la atención.

Es decir, con todos los riesgos mencionados anteriormente, el último se refiere a que no solo pagamos por adelantado por una moneda virtual que puede no darnos lo que esperamos, sino que además no tiene valor monetario real y no nos pertenece.

Limitándonos a nosotros mismos

Si todo esto no fuera suficiente como para pensar con claridad el movimiento próximo de inscribirse en un club de millas, al ingresar al mismo limitamos nuestras posibilidades a una aerolínea o ciertas aerolíneas que pueden o no tener presencia real en nuestro país. Otra situación común es que bien puede necesitar que nuestro vuelo tenga 4 conexiones y 40 horas para llegar a destino, lo que hubiese sido mucho más simple si hubiéramos tan solo ahorrado ese dinero que pagamos todos los meses por las millas en una cuenta de ahorros; sacándola a relucir para patrocinar a la aerolínea que deseamos, con la ruta óptima para nuestro balance entre costo y beneficio, y en el día y fecha preciso, sin que nadie tenga la posibilidad de negarnos volar por falta de acuerdo entre aerolíneas o espacio en la red propia.

Esto es lo que hacemos cuando nos sumamos a un club de millas, dejamos de ver la competencia del libre mercado, nos atamos a tan solo las opciones que nos pueden o quieren proveer y muchas veces dejamos la razón en la puerta de entrada. Lo mismo aplica a la compra de millas constante, lo cual sería un equivalente con menos obligaciones.

¿Nunca debo comprar millas?

Casi nunca. Si no tienes suficiente experiencia o no vuelas demasiado frecuente, no deberías atarte a una aerolínea a través de las compras. Está muy bien acumular millas con las tarjetas, socios comerciales y bonos de bienvenida. No requieren que gastemos de más, ni que compremos algo fuera de nuestros gastos regulares para hacerlo y siempre tenemos la posibilidad de cambiar de tarjeta, banco o aerolínea.

Comprar millas puede ser una gran posibilidad si tenemos claros cómo viajar en cabina premium, con plan A… y plan B por si la aerolínea no tiene disponibilidad en el momento adecuado. Es decir, la compra de millas, desde mi punto de vista, debe ser realizada con un objetivo de corto plazo en mente. Compro millas hoy, ejecuto en los próximos dos meses apenas encuentro el vuelo deseado. O bien, ejecuto la compra tras poner en espera la reserva deseada, asegurandome de que voy a obtener precisamente lo que buscaba.

¿Qué alternativas a los club de millas?

A esta altura varios me habrán dicho pesimista, pero Puntos Globales tiene como finalidad ayudar a mejorar las finanzas personales Y maximizar nuestros programas de recompensas. La idea de este artículo es poner un poco de información a su disposición, además de nuestra opinión o posición en el asunto. Al final de cuentas, con toda la información en mano, deben ser ustedes quienes evalúan qué sirve y qué no sirve para su situación individual.

La alternativa al club de millas es ahorrarse el dinero. No pagar en cuotas. Guardar el dinero mes a mes en la moneda que deseen y ejecutar la compra en cuanto tengan suficiente dinero guardado y las condiciones de la tarifa estén a la altura de lo que buscan. En vez de enrolarse en el club de millas para los próximos 12 meses, para los cuales deberán esperar aproximadamente 13 para tener la totalidad de sus millas, comiencen a preparar su viaje 14 meses por adelantado y ahorrar ese monto o un poco menos mes a mes hasta llegar a lo necesario.

Si quieren acumular millas, utilicen la tarjeta de crédito correcta para su situación, reduzcan los costos de la misma o del paquete bancario, busquen bonos de bienvenida, cambien de servicios o productos a cambio de una cantidad importante por su clientelismo, busquen socios comerciales que aceleren la acumulación, y por sobre todas las cosas, no se endeuden por acumular millas.

Sean sinceros con ustedes mismos, tengan en cuenta sus consumos anuales y la posibilidad de acumular millas acorde a sus consumos. Está el que viajará en cabina premium dos veces al año porque hizo el esfuerzo de cambiar de banco 5 veces en un año, abrió y cerró 6 tarjetas de crédito sin endeudarse y se suscribió a una nueva compañía aseguradora, pago con la tarjeta de crédito correcta en la gasolinera específica para acumular adicional, bonifició servicios cuando pudo y armó toda una estrategia que le permitió llegar.

Por otro lado encontrarán el que acumulará aceleradamente porque acumula con los gastos del negocio donde trabaja, o el que viaja por negocios y acumula adicionalmente debido a los altos costos de los vuelos a último momento. Sean sinceros con ustedes mismos.

Conclusiones

Este artículo es abarcativo de las compras de millas y los club de millas en general. Siempre hay aspectos claves que solo algunos saben aprovechar al máximo, a costa de todo el resto que se inscribe o compra sin entender por completo el funcionamiento. Otra situación recurrente es que las promociones o los club ofrecen canjes irresistibles por un tiempo limitado, que cambiarán sin previo aviso. Es decir, es probable que mucha gente pueda aprovecharlo por un período muy corto de tiempo, luego la pared en el mentón.

No existe animosidad contra ninguna aerolínea o programa, este artículo es para ustedes los lectores, para que tengan una herramienta más al analizar el ingreso a los club de millas o su próxima compra de millas. Siempre hay valor a ser explotado legalmente, el asunto es que el usuario ingrese al juego con toda la información y consciente de los riesgos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: