A partir de ayer, 15 de noviembre de 2019, United pasó finalmente a un sistema de canje de millas dinámicos. Es decir, el juego cambia sus reglas definitivamente. Pasamos de la certeza de cuántas millas acumulara para obtener nuestro «premio», al uso de las millas como moneda virtual y el juego de las escondidas. ¿Por aquí me alcanza? ¿Para allá puedo? ¿Esta aerolínea está disponible? ¿Me alcanza con un socio?

El cambio ya se conocía desde abril cuando fue anunciado y acá escribimos acerca del impacto que iba a tener a largo plazo. Es decir, ya no era tan solo Delta quien tenía un programa de recompensas en donde uno está en la ceguera total respecto de cuánto necesitará para viajar. El mismo vuelo puede costar 22.000 millas o 100.000 y la fórmula para saber cómo llegamos a ese precio es sólo conocida por cierto personal de Delta.

Lo mismo sucederá ahora con United, de hecho ya a partir de hoy comenzaron a verse cambios referidos a un agregado de millas para vuelos realizados dentro de los 30 días del vuelo aún más cerca de la fecha de partida. Esto en sí mismo parece un absurdo desde el punto de vista del cliente, y en parte de la aerolínea. Usualmente esos asientos son los que las aerolíneas desean llenar con millas, sobre todo en el último minuto.

Del lado del cliente, esa fue históricamente uno de los beneficios de tener millas, utilizarlas para un vuelo a último momento ahorraba una gran cantidad de dinero respecto del costo de mercado.

Este es un ejemplo de lo que sucede cuando perdemos la transparencia del juego al que estamos jugando. Al mismo tiempo, aquellos que deseen jugar a las escondidas podrían encontrar vuelos domésticos en Estados Unidos por 5.000 millas, que también podrán subir al triple si el sistema así lo decide.

El impacto en todo el continente

Aunque parezca lejano, este cambio termina impactando en el resto de las aerolíneas, tarde o temprano. United está en plena construcción de una alianza-Joint Venture al estilo Delta con Copa, Avianca y Azul. Eso toma tres aerolíneas del continente americano.

Delta toma Aeroméxico y ahora LATAM dentro de su alianza, lo cual restaría que afecte a LATAM. Aerolíneas Argentinas está en SkyTeam, ¿Será cuestión de tiempo para que le llegue su turno? Con eso tomamos el continente.

El resto de las aerolíneas fuera de las low cost, Air Canadá, American Airlines, Alaska, Jet Blue, Hawaiian están en plena transformación.

Air Canadá tiene un programa aún con tabla fija en donde acreditar vuelos de Star Alliance podría ser beneficioso, ya que es un programa lucrativo para vuelos de corta y larga distancia. En 2020 Aeroplan vuelve a las manos de la aerolínea y esto le dará más músculo para trabajarlo.

American Airlines tiene uno de los programas más amplios con una increíble cantidad de opciones para sumar sus millas ya que tiene presencia en prácticamente todos los países de Latinoamérica. Las tablas fijas de AA por más criticadas que sean respecto de la disponibilidad de tarifas AASaver en cabina business, el sistema ha funcionado relativamente bien durante muchos años. Lo que sabemos es que la aerolínea está cambiando hacia canjes dinámicos, pero aún no está anunciado en forma oficial. Esto tendrá un efecto letal ya que terminará de impactar al resto de los jugadores.

Alaska sigue siendo un programa a la antigua, con un programa basado en distancia y con socios internacionales con acuerdos bilaterales. El programa es valioso, pero de a poco vamos sintiendo el efecto del corte de beneficios. De todas maneras, es un jugador no tan grande como para que afecte al resto de las aerolíneas.

Lo mismo sucede con Jet Blue y Hawaiian. Ambas son aerolíneas de nicho, con vuelos regionales o internacionales de corta duración, lo cual les permite definirse en el espacio con más característica respecto de las aerolíneas globales.

¿Quién se beneficia de este cambio?

Las aerolíneas se benefician porque convierten a las millas en una moneda virtual pura y exclusivamente utilizada para cubrir huecos de acuerdo a sus necesidades del momento. De nada nos sirve que las millas no expiren, como el caso de Delta, si al querer utilizarlas en cualquier vuelo nos solicitan dos o tres veces lo que nos piden sus competidores.

Claro que habrá usuarios que saldrán beneficiados. Estos son aquellos que tienen tiempo en sus manos para volar un jueves 6 de abril a las 7 de la mañana hacia Mongolia y volver en dos semanas debido a que su aerolínea sacó una oferta repentina de vuelos por tan solo 20.000 unidades. No se si me explico…

El efecto no solo se siente y es afectado por la oferta, sino también por la obtención. Antes volábamos 10.000 millas y obteníamos igual cantidad de millas en nuestra cuenta. Ahora, volamos 10.000 millas y probablemente obtengamos un 20% del total, teniendo en cuenta cuánto pagamos, qué nivel de élite, la tarifa, etc, etc.

Quiere decir que acumulamos menos y requieren más. La mayor parte de la acumulación ha cambiado a las tarjetas de crédito. Sin embargo ahí está el otro inconveniente, puede que en Estados Unidos, Canadá o algún otro país la acumulación de 1 milla = 1 dólar funcione paso a paso. Después de todo, mientras no nos cobren un recargo que nos haga perder dinero, si podemos utilizar la tarjeta de crédito, estamos obteniendo algo a cambio de lo que no obtendríamos nada si pagáramos con dinero físico.

Lo que sucede es que tendríamos que ponernos a pensar cuántos individuos pueden gastar… USD 30.000 en Colombia, Ecuador o Argentina, como para justificar la acumulación de millas en, American Airlines, por dar un ejemplo. Las 30.000 millas que acumularíamos nos ofrecerían un vuelo de ida hacia Norte América. La segunda pregunta es ¿Cuántos tienen ese dinero anualmente? En un grupo familiar sí podría volverse una estratégia, pero hay otras opciones más rentables respecto de los canjes de la región como LATAM, Smiles, Aerolíneas, Avianca y Copa.

Si resumimos estos párrafos en la reducción de la acumulación por vuelos, el incremento de requerimiento de millas, la falta de una guía (tabla de canje), y la dificultad de conseguir las millas vía consumos con crédito, el final del resumen termina en la conclusión de que para muchos, el juego de las millas comienza a dejar de tener sentido. Demasiado esfuerzo, demasiada estratégia y poca claridad.

Diversificar la acumulación de puntos y millas

Una estrategia que recomendamos es comenzar a diversificar un poco la acumulación de millas y puntos, sobre todo para aquellos que tienen la posibilidad de acumular una gran cantidad anual. Por diversificar me refiero a no solo acumular millas, sino puntos bancarios o de tarjeta de crédito.

Pueden ir viendo nuestro ranking de millas y puntos actualizado mensualmente para tener una idea de dónde acumular y llevar su negocio. Ustedes deben ser los primeros interesados en mejorar su situación de ahorro y de beneficios, lleven su negocio, su dinero y su información (en definitiva es por donde hacen más dinero las compañías) a donde los recompensen con servicios de utilidad.

Puntos flexibles como los Membership Rewards, o aquellos puntos bancarios con buenas opciones de transferencias hacia aerolíneas y/o hoteles, más la posibilidad de utilizarlos directamente para hacer reservas terminan ofreciendo aún más valor. Por otro lado, acumulen millas en alguna aerolínea regional o continental que ofrezca una tabla de canjes fija en la que puedan planear a futuro su próximo viaje.

Conclusiones

El poder de elección aún está en el cliente, pueden elegir no acumular millas, diversificar tu portafolio de puntos virtuales , establecerse con la lealtad de una aerolínea o alianza o ser agente libre. Pueden llevar su negocio a un banco, u obtener beneficios de varios bancos. Busque, lea, planee y elija basado en sus necesidades. Las aerolíneas no nos extrañarán, los bancos tampoco, por lo que nosotros no debemos extrañarlos tampoco, it’s just business.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: