Finalmente se confirmó la fecha de retirada de LATAM de la alianza OneWorld. Con esta partida, LATAM pasa a ser una de las aerolíneas sin alianza más grande de todo el mundo. Esto quiere decir que aquellos que intenten viajar con LATAM A partir de octubre de 2020 podrán ver un cambio de rutas, sobre todo hacia el norte.

Uno de los cambios que veremos en el futuro que está llegando es que American Airlines y LATAM no estarán ofreciendo sus vuelos compartidos bajo la modalidad codeshare, es decir, cada aerolínea jugará su juego, lo cual representa el potencial de tener menos servicios complementarios y directos al cambiar de aerolínea.

Para aquellos acostumbrados a viajar con LATAM, pero sobre todo con Qantas, American, Iberia, Japan Air, etc, esto es un golpe duro, ya que la gran mayoría de las aerolíneas se espera que rompan servicios con LATAM. Hasta el momento tan solo American y Qantas han sido las aerolíneas que han ofrecido públicamente la información al respecto, sin embargo, esto podría contagiarse a través del grupo IAG (British, Iberia, Aer Lingus… y ahora Air Europa).

IAG en su totalidad tiene un acuerdo con LATAM, la pregunta que deja sin responder es respecto de la fuerza de dicho contrato siendo que LATAM compartirá red con Delta, Air France, y compañía. ¿De qué le servirá a estas aerolíneas mantener lazos con LATAM a costa de poner la relación con American y Qantas, que es mucho más necesaria y rentable, cuando pueden buscar otra forma?

Para los viajeros, el significado de esta alianza es toda una incógnita. En los últimos días hemos visto promociones LATAM desde varios puntos de Sudamérica a cambio de menos de 60.000 millas para volar a lugares como Europa… pero también hacia puntos en el medio del Océano Pacífico o mismo Australia, y canjes por menos de 45.000 millas para Norte América. Teniendo en cuenta los ridículos costos que Delta está presentando (Y Aeroméxico también), el futuro del valor de las millas LATAM es sumamente incierto desde mi punto de vista.

Lo primero que encontraremos como negativo es la acumulación de beneficios de élite, obtención de millas y disponibilidad de vuelos. Lo positivo será la apertura al ecosistema de Delta y sus aerolíneas asociadas. La alianza con Alaska Airlines imagino que seguirá, pero dependerá de Delta, 100%.

Ahora bien, LATAM nunca ha sido una de las mejores aerolíneas para canjes de millas premium en cabinas de otros socios OneWorld. En parte esto es de esperarse que continúe así, siendo que no habrá pase hacia SkyTeam. Delta por lo pronto, es una aerolínea oscura respecto de su programa de recompensas, lo cual, lamentablemente no ofrece una buena perspectiva para lo que viene de LATAM. El mejor caso testigo, el programa de Aeroméxico desde que Delta tomó control.

Moviendose de las antiguas alianzas

Las aerolíneas están moviéndose por fuera de las antiguas alianzas. Pareciera que cada vez hay menos intención de mantenerse dentro de una alianza, y por contrario, es más importante tener acuerdos bilaterales con aerolíneas específicas.

Personalmente, el 2020 me encontrará justamente en dicha posición, con élite en Alaska y siendo infiel a la aerolínea al mismo tiempo que soy fiel, debido a que su programa no tiene alianza fuera del país, sino un conjunto de aerolíneas con quienes comparte servicios, acumulación de millas y beneficios. Por fuera de Alaska, tendré que improvisar.

Si vemos a las declaraciones de los ejecutivos de Delta, esto es precisamente lo que han venido diciendo durante mucho tiempo. Cada vez tiene menos importancia su alianza Sky Team, y más preponderancia el acordar de manera bilateral contratos binacionales que reducen los costos y aumentan la flexibilidad.

Con la presencia definitiva de las low cost en el globo, y la consolidación de aerolíneas cada vez más grandes en los mercados, no es extraño pensar que el mercado aeronáutico está encaminandose a un mundo de contratos bilaterales en vez de ofertas de alianzas. Esto puede terminar en un gran cambio de tarifas y competencia, lo cual, desde mi lugar, repercutirá positivamente en lo que el cliente puede elegir.

Las millas y la dependencia de ellas

Las millas han sido uno de los mejores inventos… para los clientes. Una necesidad de otra época en donde las aerolíneas necesitaban atraer y mantener clientes de alguna manera, incluso a pérdida. Las millas simbolizaban distancias voladas, y se redimían basadas en una carta o tabla de equivalencia.

Esto fue un gran proceso de fidelización para algunas pocas aerolíneas, pero también un gran negocio para aquellos que realizaban travelhack a menudo. Podíamos volar por un 10% de lo que costaría la reserva por tan solo hacer los movimientos correctos. ¿Queríamos ser élite? Teníamos que volar ciertas distancias, pagáramos USD 1.000 o USD 100.000 para el mismo objeto.

La tecnología y la fusión y consolidación de la industria trajo cambios que ya no pueden pararse. Basta ir a las web de Delta, Air France, United, Aeroméxico, Copa, entre otras, para ver cómo los precios en millas no tienen correlación con los precios de mercado. A veces de manera estúpida.

Esto nos lleva a concluir que la dependencia de tan solo una única moneda de cambio, las millas de tan solo una aerolínea, está a punto de ser historia. No quiero decir que ya se acabó el acumular millas, pero estamos cerca del final de lo que conocimos en la década pasada. A partir de ahora somos presos de las ofertas y las promociones que sacarán las aerolíneas. En la práctica esto reduce el valor debido a que estamos atados a la dependencia de una promoción, en contrapunto de la decisión de acumular basado en una tabla fija y fiable con la cual contar.

Bienvenido 2020

Se viene un nuevo año y es una gran ocasión para barajar de nuevo nuestro stock de millas y puntos. Mi opinión personal es que conviene mantener en reserva más puntos de utilización múltiple y menos millas de tan solo una aerolínea en la reserva.

Por contrario, aquellas millas/puntos de programas con una gran cantidad de oferentes como puede ser Smiles, Alaska, Virgin, entre otros, es posible que aún valga la pena acumular. Lo que recomendamos es cautela respecto a desmedirse por fuera del plazo de 1 año. El mercado ya no está para la acumulación a 2 años de millas en una aerolínea.

Al final de cuentas, las millas ya no son más millas. Son puntos equivalentes a un número en centavos que ya desconocemos más allá de nuestros cálculos personales.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: