Las cuatro patas que afectarán la inflación del turismo, los vuelos y las millas en 2021/2022

Todos sabemos que está al caer, el aumento de precios y canjes de millas en prácticamente todos los vuelos. De alguna u otra manera lo encontraremos frente a nuestros ojos, ya sea que los programas aumentan un porcentaje cada tantos meses o bien que lo hacen de manera brutal o bajo el esquema dinámico.

En 2021 y 2022 vamos a ver muchas fuerzas actuar sobre una industria que se encuentra abatida, cansada y hasta limitada en los márgenes de cambios que posee. El lado positivo es que hablamos del futuro y no todo debe terminar o suceder como uno espera, puede ser mejor… pero también puede ir más profundamente hacia el lado contrario. El tiempo dirá.

La inflación es el rápido aceleramiento de los precios, usualmente se usa para explicar un aumento masivo, general y constante de bienes y servicios, sin embargo en este caso me enfoco en el turismo, los vuelos y las millas. A diferencia de los hoteles, que de por sí tienen alta capacidad, son menos fluidos y tienen competencia externa de privados y Airbnb, las aerolíneas, aeropuertos y compañías participantes tienen alto nivel de capital y mantenimiento, pero también son más lentos en la reacción para levantar algo que está suspendido.

Es decir, si una aerolínea retira 20 aeronaves y cancela los contratos de alquiler de otras 50, volver a recuperar ese nivel de aeronaves no sucede de una día para otro. Incluso peor cuando lo cancelado son pedidos de compra de aviones nuevos fabricados especialmente para dicha aerolínea. Los contratos se pactan con años de anticipación y no es tan fácil intercambiar material. Adicionalmente, no solo hablamos de la aeronave, sino de todo lo operativo que incluye múltiples partes humanas y mecánicas.

Desde hace tiempo vengo recomendando que cuando vean una ventana para canjear millas o comprar sus vuelos al precio que desean pagar, lo ejecuten o emitan sin pensarlo demasiado, y a lo sumo que compren un seguro con cancelación por cualquier motivo en caso de tener un problema. Adicionalmente, háganlo con una aerolínea seria y con política flexible. ¿Por qué emitir? Es de esperar que haya un incremento de los costos de volar o viajar, en millas y en precio de mercado, y por múltiples razones.

Demasiada demanda para poca oferta

¿Recuerdan todas esas aerolíneas que entraron en bancarrota y dijeron que saldrían más pequeñas? Es una realidad. ¿Leyeron acerca de las aerolíneas mega globales que han retirado aviones, cancelado contratos y hasta reducido su flota anticipadamente? Es un hecho. ¿Y qué sucede con aquellas aerolíneas que simplemente decidieron dejar en tierra casi toda su compañía hasta 2022? También ha sucedido. Podemos agregar el cierre de fronteras como un factor adicional.

¡Se vienen las vacunas! ¡Vuelve la normalidad! Sí, ojalá que así sea… para los miles de millones que esperan tomar un vuelo apenas tengan un milímetro de espacio para embarcarse y volar hacia el destino favorito, algo que probablemente sea compartido. Es decir un repentino aumento de la demanda para un servicio que de por sí está maniatado como nunca, es decir, la oferta estará reducida como nunca en los últimos 30 o 40 años.

En palabras simples, hay pocos aviones y pocas rutas para abastecer a la enormidad de gente que decidirá volar al mismo tiempo. No es un concepto nuevo en PG, pero el punto ya no es las millas, es también el precio del boleto. ¿Qué pasa cuando hay demasiada demanda y poca oferta? Aumentan los precios, y por lo tanto los canjes en millas le seguirán.

El problema de la clase business y el subsidio a la clase económica

Este punto lo expliqué allá por el ya lejano 2018 y no hubiese creído que volvería a tocar el tema. Las aerolíneas podrían volar simplemente por sus viajeros premium, business y primera clase, ya que el costo de vender estas cabinas utilizadas por viajeros de negocios y ciertas personalidades generan tres o cuatro veces más que los asientos de cabina económica. Es decir, los pasajeros de primera clase y cabina de negocios subsidian los asientos del resto. Ponerlo así es realmente crudo, pero es cómo funciona la economía de las aerolíneas.

Incluso algunos pocos asientos de premium economy pueden generar más dinero que una cabina economy completa en un vuelo internacional de largo alcance. Pero imaginemos que ustedes ya conocían esto, ¿Cómo nos impacta en la inflación de precios de turismo y vuelos?

Un ejemplo de cómo funciona la economía de un vuelo internacional

Con las compañías en problemas financieros, el advenimiento del zoom, y otras funciones reemplazadas por la tecnología será muy común ver como las empresas reduzcan sus vuelos en cabinas premium, y al mismo tiempo adopten la política de Amazon que todos vuelan en cabina económica, y si quieren volar premium, deben pagarlo de su bolsillo.

¿Cómo puede afectar esto a todo el resto? La pérdida de ingresos del negocio estrella de la aerolínea se vuelve inestable, y para compensar tendrán que aumentar los costos de los asientos de la cabina económica… y por consecuencia, también las millas.

La economía de escala en peligro y los costos fijos

La industria de la aviación tiene costos fijos altos, altísimos. No solo me refiero a las aerolíneas, sino que hablamos de las compañías de catering, los aeropuertos, las compañías que mantienen las aeronaves, las regulaciones, los entrenamientos, la fabricación, etc.

El concepto de economía de escala es lo que ha ayudado a las aerolíneas a mantener los precios bajos, y claro está, la competencia. Pero con aerolíneas con menos rutas, menos vuelos y el mismo nivel de pasajeros, lo único que se puede esperar es que el costo fijo de muchos de estos servicios o productos se vea reflejado en el costo del ticket que compraremos.

Si el cielo está abierto, el aeropuerto requiere la misma cantidad de dinero para mantener el aeropuerto, o al menos en una gran parte: impuestos, mantenimiento edilicio, energía, etc. Una vez que vuelvan a operar los vuelos, las aerolíneas no querrán ofrecerle una puerta de embarque propia a un competidor, por lo que muchas se verán obligadas a mantenerlas aún cuando están sub utilizadas. ¿Quién pagará por estos costos adicionales por falta de escala? Todos nosotros.

El efecto embudo sobre el canje de millas

La venta de millas de cualquier aerolínea llegó a un nivel nunca visto. Todos venden, bonos, bonus, promociones, descuentos, pague 2 lleve 5, y toda combinación que a uno se le ocurra. Este concepto del efecto embudo es algo de lo que vengo hablando desde que comenzó la pandemia. La diferencia respecto de 2020 es que ahora sí tenemos la vacuna y se comienzan a ver resultados concretos. Además, las mismas compañías comienzan a ver el 2022 como el principio de la vuelta a la normalidad, o algo similar.

Recordemos, las aerolíneas necesitan dinero, no canjes de millas. Claro, los canjes de millas en economy les benefician, sacan de circulación una gran cantidad de puntos por pagar (pasivo), por un servicio que no es el generador real de ingresos (cabina económica). Diferente es la situación cuando uno canjea por cabinas premium, sacándole a la aerolínea la posibilidad de generar dinero adicional en grande.

Entonces, todos juntos, intentando canjear millas que están sobre impresas en un corto período de tiempo y con una disponibilidad ultra limitada por flotas y de manera artificial solo puede llevar a una situación: frustración en la emisión y falta de asientos disponibles. Como consecuencia, el precio dinámico prevalecerá ya que en la inflación por demanda usualmente uno ve que el que se lleva el premio es quien puede o está dispuesto a pagar, simple.

Conclusiones

Acumular puntos flexibles o cash back termina siendo una mejor idea en este momento, las oportunidades u opciones se multiplican. Los puntos hoteleros probablemente tengan mejor destino y ofrezcan mayor resistencia a la inflación debido a la alta competencia y multiplicidad de espacio, algo que reduce la presión de la oferta.

Venta de millas: si compran, asegúrense de canjear en el momento, o en el futuro muy muy cercano, esto comienza a verse cada vez más como el baile de las sillas, y en algún momento la música para y se pueden quedar con el derecho a canjear, pero sin la suficiente cantidad para hacerlo. A menudo ofrezco mi opinión respecto de evitar la compra de millas.

Si van a canjear por cabinas premium, háganlo y no den muchas vueltas, no son los únicos, ni son quienes más millas tienen disponibles.

Eviten comprar vuelos en aerolíneas de poca reputación, aquellas que se han portado mal con los clientes durante la pandemia y quienes están en quiebra.

Ejercicio de preguntas:

  • ¿Las aerolíneas tienen más o menos aviones post pandemia?
  • ¿Cuando salgamos de la pandemia habrá más o menos millas disponibles para canjear?
  • ¿Si ahora la gente se desespera por viajar, esto creen que aumentará o bajará?
  • ¿Las compañías tienen más o menos rutas disponibles que en 2019 o 2020?
  • ¿Y el personal de las aerolíneas ha continuado estable o ha habido despidos masivos?
  • ¿Cómo reaccionan los bienes y servicios cuando la oferta es muy inferior a la demanda?
  • ¿Qué esperan las aerolíneas que suceda?

¿Mis respuestas? Menos, mas, aumentará, menos, miles en cada aerolínea, aumentan los precios y incremento en la demanda. ¿Y las de ustedes?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.