La importancia de hacer un presupuesto familiar, más que nunca.

Quería volver a las finanzas personales y con un tema básico pero clave para la generación de riqueza, la independencia financiera y el control de nuestra vida económica: la importancia de hacer un presupuesto. La palabra presupuesto es común en los negocios, lo escuchan en la oficina, de los cuentapropistas e incluso en los hogares organizados. De hecho existe amplia literatura respecto de cómo aquellos que amasan fortunas lo hacen basados en el control de sus gastos (y maximización de sus inversiones) que por el nivel de ingresos.

¿Quién es «rico»?

El típico hogar con alto nivel de patrimonio no es precisamente el mega empresario que vemos por televisión ni tampoco la mega Estrella futbolística con la que nos estampan la cara todos los días, tan cerca de nuestras narices que hasta podemos sentir su olor a transpiración. En teoría si uno genera millones de dólares de ingresos anuales, tiene mejor posibilidad de aumentar su patrimonio.

Crear un presupuesto para lograr independencia financiera
Crear un presupuesto, un balance entre lo que queremos ahora y lo que necesitamos en el futuro

Sin embargo, aquel que gana 20 millones por años y entre activos (acciones, bonos, propiedades de renta, negocios, contratos, patentes, etc) tiene tan solo 1 millón, probablemente no sobreviva cuando la música pare. Por el contrario, el hogar común que gana $20.000 al año, gasta $10.000 y ahorra o invierte el resto y tiene patrimonio por $50.000 entre el hogar, algún pequeño negocio y quizá acciones en una cuenta de inversión, tiene de por sí la posibilidad de vivir ya a esta altura 5 años sin ingresos. En la práctica, el segundo hogar es rico en comparación al primero ya que el estilo de vida matará el valor nominal del patrimonio del primero si la música se para repentinamente.

En la realidad, el hogar que podríamos decir rico puede simplemente ser nuestro vecino con su negocio de soldaduras para aviones que está todo el día sucio, pero controla sus gastos, vive una vida tranquila y feliz, pero mira más allá de la gratificación del día de hoy.

La palabra riqueza está pegada a los altos ingresos, pero es que la riqueza no está simplemente dada por el nivel de ingreso, sino por el nivel de patrimonio en comparación de los ingresos. Cuánto tenemos acumulado respecto de lo que ganamos, lo cual responde a preguntar sobre ¿Podemos dejar de trabajar y vivir años de lo que tenemos? ¿Podríamos retirarnos, recibir el cheque del gobierno y mantener nuestro confort de vida? ¿Podemos darnos el sueño de hacer lo que más nos gusta sin culpa y sin ahogarnos en un pozo sin fondo de deudas? ¿Podemos dormir a la noche sabiendo que incluso con el coronavirus por años, nuestra vida financiera no se convierte en OTRO problema más?

La independencia financiera ahora está siendo vendida con esto de me retiro a los 40 porque acumulé X cantidad de dinero. No veamos el mismo esquema de hazte rico rápidamente ya que difícilmente aplique a todos. Busquemos el mediano y largo plazo, viviendo frugalmente pero concediendo ante una parte de nuestros deseos y aspiraciones del hoy. Al final de cuentas, tenemos solo una vida, ¿no? El presupuesto hogareño nos permite encontrar cierto balance entre el futuro, el ahorro, la inversión y la gratificación de la única vida que tenemos.

Gratificación instantánea vs presupuesto

Usualmente el problema radica en la falta de presupuesto y la gratificación instantánea. La cuotificación de todo lo que compramos no ayuda a salir de la rueda del hamster y por supuesto el gastar primero y ahorrar/invertir luego.

En momentos de pandemia, en donde el mundo quedó como una mesa patas para arriba podemos ver los efectos cuando la música para a nivel global. Pero esto podría haber sucedido con un cierre de empresas repentino sin pandemia, una enfermedad u otro problema.

Los pasos explicados en detalle, la importancia y mucha información puede ser encontrada en los siguientes artículos fundamentales que recomendamos para encarar una reorientación de nuestras finanzas personales:

Entonces ahora que probablemente estamos en el medio del caos, es probable que no puedan hacer ningún cambio repentino y mayor para el corto plazo, pero podrán ir viendo los efectos de esta pandemia en su economía personal y comenzar a utilizar el tiempo para planear para lo que viene, el después de la tormenta.

¿Qué es pagarse a uno mismo primero?

Conceptos como pagarse a uno mismo primero deberían comenzar a estar integrados como parte de su filosofía, en definitiva, esto no es algo nuevo ni novedoso, sino una filosofía de finanzas hogareñas que utilizan por igual aquellos hogares exitosos en términos de independencia financiera, o mejor dicho, no vivir preocupado por las deudas y por si pierdo el trabajo.

Pagarse a uno mismo primero es el concepto de que sin importar de dónde vengan nuestras fuentes de ingresos, lo primero que debemos separar es el monto total a ahorrar y/o invertir. El consejo promedio es de ahorrar/invertir entre un 10 y un 20% de los ingresos, pero en la práctica no todos pueden hacerlo de la noche a la mañana. Comenzar por ALGO, y luego ir incrementándolo con el tiempo.

Luego irán los gastos, para lo cual ya debería existir un presupuesto, y por último quedaría el gasto discrecional que utilizaremos en compras, ropa, comida, etc.

El problema: falta de educación financiera en el hogar

La falta de educación financiera desde el hogar hasta las escuelas es deplorable dado que nuestra vida adulta girará alrededor de decisiones financieras todo el tiempo, algunas que podrán tener efectos durante décadas. Por eso incluso de llegar al concepto de pagarse a uno mismo primero, hay que crear un presupuesto.

Saber a dónde va el dinero, a dónde fue el dinero en los últimos 12 o 24 meses es clave. El discernimiento entre gastos necesarios (seguros, hipoteca, alquiler, transporte, comida, servicios) y los discrecionales (comer en un restaurante, lavar el automóvil, comprar indumentaria nueva, pagar una tarjeta de crédito premium, etc) es el puntapié inicial para saber dónde debemos dirigir los esfuerzos para aplacar el crecimiento de los gastos.

Educarse respecto de cómo ahorrar, dónde ahorrar, cómo invertir, en dónde invertir es parte de pagarse a ustedes mismos. Lamentablemente la literatura disponible en español es bastante acotada respecto de la amplia cantidad de información en inglés, pero Google Translate puede ayudarlos a entender los conceptos y en la traducción de búsquedas. Además, existe mucho ruido y opinión respecto de las inversiones, para aquel poco interesado pueden empezar por leer de gente de alta reputación: Peter Lynch, Warren Buffett, Bill Ackman (uno más joven y reciente), Benjamin Graham o John Bogle.

Un video educacional simple de Bill Ackman

Todos están relacionados a los mercados, pero lo que importa no es lo que hacen con sus activos, sino la filosofía de inversión, de cómo encarar los negocios, entender lo que se compra, lo que se paga y por qué se lo paga. Es decir, podemos fijarnos en cómo entienden las inversiones y ver qué podemos obtener a favor en forma de conocimiento que sea aplicado a nuestra vida.

La importancia de un presupuesto en el hogar

La importancia de hacer un presupuesto en el hogar es tan importante como ir a la universidad o ir a trabajar todos los días. El planificar a corto, mediano y largo plazo no requiere un doctorado en finanzas, sino matemática básica y el compromiso para entender que vivir solo para el hoy nos traerá más pozos y menos bienestar que si somos organizados. Implica un poco de disciplina básica que cualquier cuentapropista, emprendedor o empresario conoce bien porque lo ejecuta todos los días haciendo equilibrismo para mantener a flote y creciendo el negocio.

La primera objeción será la de siempre: no se puede, gano poco, soy pobre, tengo un mal trabajo y todo lo demás. Existen situaciones en las que esto es difícilmente aplicable. Si estamos en la triste situación de vivir en medio de un monte siendo explotados, en lugares del mundo donde la vida pende de un hilo y de lo poco o mucho que el gobierno les pueda ofrecer, probablemente ni siquiera estén leyendo este sitio.

Pero si tienen un ingreso que en su lugar de residencia es suficiente para comer, tener un techo, tienen la capacidad de irse de vacaciones, tener un automóvil o comprar bienes todos los meses, es más que probable que hacer un presupuesto, ahorrar e invertir a futuro les aplique. Lo demás son excusas.

El valor de la educación financiera para ustedes y sus hijos

Sumen a sus hijos en la discusión para que crezcan reconociendo el valor del dinero y de controlar los gastos. No olvidemos que una gran porción de nuestras transacciones son ahora ejecutadas digitalmente o a través de plástico, lo cual pierde parte del efecto doloroso de dejar el dinero ir que sucede en nuestro cerebro y que los expertos resaltan. Por lo tanto, estarán haciéndose un favor hoy, pero también tendrán un momento de calidad con su familia que ayudará a su descendencia por el resto de su vida.

Por último, miren a su alrededor, hablen con sus padres, abuelos o amigos de estos. Abran Google y busquen noticias de paises alrededor del mundo respecto de los problemas, debates y desafíos que enfrentan aquellos en edad de retiro. Existe un hilo en común, los fondos de los estados de bienestar social están en peligro, las discusiones son siempre las mismas (rebajar los beneficios o aumentar la edad) y el denominador común es que nunca alcanza.

Comenzar a pensar en el futuro debería comenzar hoy, el ahorro mensual, la inversión y el control de gastos es clave para vivir bien hoy, tomarse esas hermosas vacaciones o cambiar el automóvil si es lo que los hace feliz, pero sin dejar vulnerable el futuro cercano y lejano. Es probable que los fondos de retiros no alcancen como no alcanzan hoy, la única manera de suplementarlo es con nuestra planificación en términos de ahorro e inversión. Una vez más, la única manera de llegar ahí es con la organización hogareña, la planificación en forma de presupuesto del hogar.

El hazte rico de la noche a la mañana no existe, ni siquiera con Jeff Bezos. La sobredosis de estimulación visual que vemos respecto de gente ultra rica en la televisión, redes y comerciales, tampoco. Lo que habrá que ver es si muchos de ellos logran mantenerlo en el tiempo. Para una gran cantidad, decenas o cientos de millones de dólares en ganancias no fueron suficientes ni para llegar a los 50. Además, hay que dejar de mirar tanto a cómo vive el otro y empezar a pensar cómo vivimos nosotros, y cómo queremos vivir el próximo año, en 10 años y cuando estemos retirados.

2 Respuestas

  1. buddybradley dice:

    Muy buen post. Felicitaciones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *