Hoy en Puntos Globales nos vamos adentrar en la idea de generar riqueza metiéndonos directamente en el corazón de nuestras finanzas personales. A esta altura ya deberían saber que PG no es tan solo viajes y tarjetas de crédito, sino que abarcamos más temas relacionados con ambos. En definitiva, generar riqueza y ser ordenados con nuestras finanzas es un prerrequisito para poder obtener una tarjeta de crédito, y por ende, un pre-pre requisito para poner en práctica la estrategia de acumular millas y puntos eficientemente.

¿Generar riqueza significa millones?

En una respuesta corta y sencilla, no. Generar riqueza significa dejar de vivir con exactamente con lo que tenemos todos los meses. Esto quiere decir, poder ahorrar, invertir, y dejar de acumular cosas y poner el dinero a nuestro servicio.

Generar riqueza no significa que tenemos como objetivo retirarnos o jubilarnos con varios millones de dólares en el banco, mudarnos hacia una isla exótica y vivir el resto de nuestras vidas mirando el sol en un playa remota. La riqueza es básicamente el cimiento de nuestro futuro, y aunque parezca imposible, aún ahorrando USD 5 por día, sin importar el país donde nos encontremos, podemos generar algo en el largo plazo.

El cambio de paradigma en tu mente

El primer paso, es entender que hay otra manera de vivir. Hace mucho tiempo en este portal publicamos un artículo advirtiendo de que muy probablemente tu seguro social, jubilación, pensión o fondos de retiro estatal no sean suficientes para mantener tu estilo de vida post-edad productiva.

Seamos sinceros, viendo a nuestro alrededor, ¿Cuántos abuelos y abuelas vemos que han dejado de trabajar y que mantienen su estilo de vida? Cuando vivimos en un ingreso fijo, como lo es el retiro o seguridad social, cualquier sacudón de inflación, sea 1% o 30%, nos afecta profundamente. Es por esto que creer que tan solo eso nos permitirá mantener nuestro estilo de vida es una ilusión. Sin contar el hecho de que muchos países carecen de esta red de cobertura que fue diseñada originalmente para que la gente pueda vivir más allá de la edad de retiro con un ingreso. Lo que no es precisamente el objetivo de que tenga las mismas comodidades de la vida activa… ¡gran diferencia!

Entonces, lo primero es cambiar el paradigma mental. Es verdad que ahorrar en una cuenta de ahorros puede que nos genere nada, pero invertir en bonos, acciones o fondos de inversión pueden hacer la diferencia a 10, 20, 30 o 50 años. Incluso los certificados de depósitos bancarios son una mejor opción a dejar el dinero acumulado en una cuenta que no provee ganancias.

No lo tomen de mi, sino de los expertos y no los charlatanes.Aún cuando sus inversiones les generen 4% anuales en dólares, el interés acumulado compuesto a lo largo de decenas de años hará crecer sus ahorros a niveles muy superiores a los de simplemente poner el dinero en el banco.

La era de la información y derribar los prejuicios

Hoy vivimos en la era digital, todos tienen acceso a la información. No necesitan ser un inversor sofisticado, salgan a encontrar información, busquen gente mesurada y con trayectoria que pueda asesorarlos, y corran de aquellos que les prometen ganancias exorbitantes. Un 6% anual en acciones es racional, un 4% en bonos lo es también, sobre todo en una era como esta de bajos intereses mundiales.

El cambio de paradigma significa dejar de consumir todo lo que ganamos y separar cuanto antes un dinero mensual y olvidarse de su existencia. Si comenzamos en nuestros 20’s (ojalá alguien me hubiese escrito un artículo como este en mis 20’s) nuestra posibilidad de generar más riquezas a través de vehículos financieros es muy superior dado el plazo largo al que podemos asomarnos.

Mesura y largo plazo bajo nuestro control, el paso para generar riqueza

Antes de comprar o gastar piensen en la productividad de lo que estamos a puntos de adquirir. ¿Nos encontramos ante una televisión 4k que nos vuela la cabeza? ¿Es necesario? ¿Nos cambiará la vida? Quizá comprar algo USD 100 mas baratos puede darnos una satisfacción similar, y permitirnos quedar con ese dinero adicional que puede ser utilizado para generar fondos de ahorro o inversión.

Al decir largo plazo, hablamos de al menos décadas. La idea es ahorrar, invertir y no tocarlo, jamás. Olvidarse de que ese dinero está disponible y dejar que trabaje por nosotros. Algunos me dirán que no entienden nada, que la inflación, que no conocen de finanzas, y mucho mas. A esto le respondo que al menos empiecen por ahorrar. Pónganlo en un banco a una tasa de interés en un certificado de depósitos a plazo fijo, déjenlo crecer, y luego comiencen a educarse y explorar oportunidades más atractivas.

Pónganlo de esta manera, la principal fuente de la riqueza es el hecho de tener un presupuesto hogareño balanceado. Es decir, gastar menos de lo que nos ingresa y obtener un remanente para ahorrar o invertir a nuestro gusto. Rico no es el que gana un millón de dólares y lo gasta todo, sino el que gana $2.000 pero tiene una vida que requiere la mitad de su ingreso y el resto lo guarda e invierte. El segundo caso estará generando riqueza.

Un problema recurrente puede llegarles cuando nos dan un aumento, ¿Qué pasa? consecuentemente aumentamos nuestros consumos, y ahí el espiral sin límite. El cambio en nuestra manera de pensar nuestras finanzas debería indicarnos que ese cambio en nuestro ingreso no debería modificar nuestros patrones de consumo.

Ahorrar el 10% de tu ingreso por mes e invertirlo a largo plazo, realmente a largo plazo, generará riquezas aunque no lo veamos. Pensemos en lo siguiente, si invertimos hoy $100 al 2%, veremos crecer nuestros ahorros en tan solo $2 en un año. Puede que nos vayamos a sentir decepcionados, pero la realidad es es tan solo $100, en algún momento esos $2 también generarán interés y como bola de nieve los intereses estarán también generando más ganancias. Ahora imagen si en vez de hablar de $100, el monto fuera $100.000. ¿Diferente, no?

Hoy en día comienza a haber aplicaciones y brokers de inversión disponibles online para mejorar nuestra capacidad financiera. Muchas de estas ni siquiera tienen un intermediario a quienes debemos escuchar si no queremos. Nuevamente, estudien a quienes le darán su dinero y escuchen antes de entregarlo.

Personalmente después de haber leído varios libros sobre Warren Buffett y sus predecesores, hay una cuestión que siempre me hizo ruido en el sentido positivo. Hasta el día de hoy no ha habido mejor vehículo que el de las acciones para generar riqueza en la gente común. Para el inversor sin sofisticación, tan solo un índice de acciones puede ser suficiente para generar capital a larguísimo plazo. Compramos cierta cantidad de dinero todos los meses y compramos nuestra parte en las 500 empresas mas grandes, y ahí lo dejamos.

Las alternativas a mejorar nuestro presupuesto y generar riqueza

Algunas de las alternativas son un tanto obvias, pero vale la pena mencionarlas.

Cuando nuestro presupuesto no puede cortarse más, dado que tan solo estamos utilizando lo que necesitamos, es momento de encontrar algún método alternativo de ingresos para poder ahorrar primero y luego comenzar a generar riqueza.

Lo primero que le viene a la cabeza a la gente es encontrar un segundo trabajo, lo cual puede ser una solución si somo somos organizados financieramente y no terminamos elevando al mismo tiempo nuestros gastos y consumos.

Aunque no necesariamente un segundo trabajo formal es necesario. Piensen desde su situación personal, luego en su día desde que se despiertan hasta que se van a dormir. ¿Cómo puedo generar ingresos adicionales?

  • Re-vender artículos en su portal local puede ser una gran idea.
  • Si tenemos experiencia en algún tipo de servicio, podemos ofrecer clases en persona de manera doméstica.
  • Si tenemos un automóvil podemos hacer Uber, Delivery u ofrecer nuestros servicios para llevar y traer personas con movilidad reducida desde sus casas a sus visitas médicas.
  • La posibilidad de cuidar perros durante el día o la noche mientras estamos en nuestro hogar es siempre una opción más que válida y afectuosa de generar ingresos.
  • Si tienen una habilidad especial, hablan otros idiomas o tienen un hobby es posible que puedan ofrecer sus servicios internacionalmente. Después de todo, vivimos en la era digital, y sus ingresos serán más seguramente en dólares.

Si vivimos con lo justo, obtener ingresos adicionales pueden ser la llave a obtener ahorros y luego transformarlos en riqueza. Después de todo, uno tiene que pensar a largo plazo, ¿no?

Repensar nuestras compras

Cada compra que estamos por hacer debería ser de alguna manera analizada. No me refiero a ir a comer con tu mejor amiga o amigo. De hecho, eso debería estar en tu presupuesto hogareño bajo la categoría diversión y esparcimiento. Todos debemos tener una parte disponible para recreación y diversión, o al menos eso creo yo.

Al referirme a repensar nuestras compras, pongo en tela de juicio las compras mayores: televisores, computadoras, otros electrónicos, heladeras, etc, etc, etc. Después de todo, las cosas pasan y nosotros seguimos adelante, muchas veces con las deudas de artículos que ya ni siquiera disfrutamos.

Les daré un ejemplo personal, hace un tiempo vendí un automóvil que disfrutaba mucho tener y manejar. El auto tenía más de 350 caballos de fuerza, toda la tecnología y muy espacioso. ¿El problema? Ahí estaba, sentado, parado, depreciándose mientras yo pagaba un préstamo automotor, que si bien tenía un interés ínfimo, no me permitía hacerlo realmente productivo.

El costo de mantenerlo, el motor y sus características no lo hacían un buen prospecto para monetizarlo eficientemente. Estaba gastando dinero en un objeto que apenas utilizaba, pasaba más tiempo parado del que yo lo manejaba. Me había sacado el gusto de tenerlo ¿Pero a qué costo? La intención era continuar invirtiendo a largo plazo, y esto en parte me consumía dinero que podría estar disfrutando en mí mismo y en mis planes.

En definitiva, tras hacer cuentas decidí que me convenía venderlo, asumir la pérdida que me tomaría un año pagarla y comprar algo barato pero eficiente; pero que me permitiera además generar dinero adicional para cubrir los costos de tenerlo (Uber, Lyft, delivery, etc, etc) sin tener que sentirme con un segundo trabajo. No por necesidad, sino por una cuestión práctica.

¿Cual había sido mi problema? Al comprarlo prioricé mis ganas sobre mi objetivo, y aún cuando la compra no era un obstáculo para mis planes o presupuesto, tras algunos meses comencé a sentir esa culpa estar desperdiciando mi dinero mes tras mes.

Esto fue suficientemente visible cuando le solicité a un amigo que me prestara su camioneta Chevrolet Suburban año 2003, que compró por $2.500, mientras mi auto estaba en venta. Manejar un dinosaurio todos los días no me cambiaba nada y fue el golpe final para la decisión.

Así sentí que en definitiva, el automóvil era únicamente mi medio de transporte y aunque pudiera pagarlo cómodamente, estaba pagando día tras día por tener un auto prácticamente parado el 80% del día. No valía la pena.

Las tarjetas de crédito y de débito

Las tarjetas de crédito y débito parecerían ser lo mismo, pero no lo son. Tener costos mensuales bajos respecto de nuestro ingreso es clave para generar riqueza, por lo que una tarjeta de débito puede ser un gran aliado. No siempre es tan así.

Una buena estrategia para ahorrar todos los días puede ser obtener una tarjeta de crédito con un costo anual bajo o bonificado debido a nuestra relación con el banco emisor. Sobre todo las que nos permita obtener al menos 1% de reembolso en cada compra. Incluso si este reembolso fuera 0.5%, al gastar $10.000, nuestro reembolso serían $50 más hacia nuestro bolsillo.

La riqueza, a nuestro nivel, clase media, clase media baja o clase media alta se genera controlando nuestros gastos y aprovechando cada pequeño porcentaje a nuestro favor. Para esto no es necesario poner en peligro a nadie ni mentir o hacer cosas ilegales. Simplemente tenemos que ser estratégicos con nuestras decisiones. La tarjeta de crédito correcta en nuestros consumos diarios puede significar un punto porcentual de ahorro que termina en nuestro bolsillo.

Otra cuestión de las tarjetas de crédito son los beneficios adicionales (Y las protecciones). Aún las tarjetas de crédito introductorias traen consigo beneficios de garantías extendidas y seguros de compra. Ya con tan solo estos dos beneficios nos estaremos ahorrando en una extensión de servicio en los productos que adquirimos, evitando que tengamos que gastar nuevamente en el corto plazo.

Evitar pagar intereses

El interés que pagamos es nuestro enemigo, mientras que el interés que obtenemos es nuestro aliado. El interés de mi automóvil era de 1.70% anual, lo cual al día de hoy estaba por debajo de la inflación. Esto lo pondría fuera de lista de prioridades a pagar.

Pero si lo que pagara estaría en una tarjeta de crédito, pagaría un 30% anual, lo cual claramente anularía todos mis beneficios crediticios o de puntos. Como siempre decimos, si no puedes pagar tu tarjeta de crédito en su totalidad a fin de mes, no deberías tener una de ninguna manera.

Pagar intereses es simplemente vivir más allá de lo que podemos. En el caso que ejemplifiqué del automóvil, realmente es más barato financiarlo que poner mi dinero todo junto en un artículo que se deprecia, y que adquirí con la mayor parte de la depreciación factorizada en el precio. Lo cual me trae a otra cuestión, el problema de comprar un auto nuevo y su depreciación inmediata post adquisición. Evitenlo…

Si estamos pagando intereses, es que nos endeudamos por algo. Lo cual nos brinda una discusión acerca del objetivo de la deuda. ¿Nos endeudamos para abrir nuestro negocio? ¿Es la deuda posiblemente productiva? ¿Es una deuda de consumo?

Si compramos nuestras salchichas hoy y las pagamos en 12 cuotas, como diría un gran amigo mío, estamos pagando hasta el próximo año las salchichas que comeremos hoy y mañana. Nuestro juicio en este caso está nublado más allá de la decisión o situación.

En el caso de financiar un rodado que tiene la posibilidad de ser productivo, el interés podría considerarse parte del negocio. Con lo cual, nuestra deuda puede pasar a tener un efecto neutro o incluso positivo en nuestras finanzas. ¿Cuánto más por arriba del costo total en intereses y gastos del artículo podemos generar? Aún cuando fuera 1% por encima de los gastos y los intereses obtendríamos un resultado relativamente positivo.

Eviten pagar intereses de consumo en todo momento. Las deudas de consumo son en casi un 99.99%, negativas. En cambio las deudas productivas tienden a ser una ventana de oportunidad para generar riqueza. No es que siempre resultará como queremos, pero por eso lo ejemplifico como… una ventana de oportunidad.

Conclusiones acerca de generar riqueza

Generar riqueza no habla de millones de dólares y convertirse en un CEO de una empresa. Nos referimos a gastar menos de lo que nos ingresa. Además, involucra al individuo, ustedes, a pensar al largo plazo y no únicamente al consumo y gasto de hoy y mañana.

Pensar a 10, 20, o 30 años es posible aunque parezca imposible. Tendremos que sacrificar una salida con amigos, una cena en familia o un festejo con primos todos los años… o bien tendremos que ser un poco más frugales y ser más objetivos con nuestros gastos.

Siempre cometeremos errores, somos humanos y nadie es perfecto. Lo que sucedes es que con el 90% de nuestras finanzas ordenadas, nuestra calidad de vida tiende a aumentar. Recuerden, es más rico el que gana $2.000 y tan solo gasta $1.000 que el que gana $1.000.000 y gasta $990.900 en consumos y gastos generales. Es una cuestión relativa de ingresos versus gastos y la organización de nuestras finanzas hogareñas.

Pensar a largo plazo es la clave y aunque sean dos dólares al día que ahorran e invierten desde que son jóvenes, la diferencia se notará 30 o 40 años del día que inicien su aventura de inversionista. Los primeros años creerán que no tiene sentido, pero entrados los años comenzarán a entender que tuvo sentido y se motivarán a continuar el camino.

En definitiva, todos queremos terminar nuestros años dorados con un colchón suficientemente amplio para ponernos en una situación relativamente cómoda. Creer que nuestro estado nos cubrirá el estilo de vida es ponerse en una situación riesgosa y de dependencia absoluta. Hagan su camino, se puede sin importar en donde estemos localizados.

4 Respuestas

  1. Yanina dice:

    Muy bueno el artículo! Gracias

  2. Alberto dice:

    Excelentemente expresado. Es lo que hice toda mi vida. Llegaba el sueldo y siempre sacaba en su momento aunque sea 5 o 10 dólares. Cuando puede más, más. Tampoco sirve a mi entender, según donde vivas, Padre Rico, Padre pobre, de no tener tu casa e invertir todo.

    • Gastón dice:

      Hola Alberto. El largo plazo a veces está tan lejos que no lo tenemos en cuenta, no?

      He leído el libro Padre Rico y como bien dices, hay lugares en donde puede funcionar muy bien. Uno de los conceptos de ese libro que me quedaron fue cuando explica que su mujer no compró su nuevo Mercedes que requería creo que $1.000 al mes hasta que no pudo generar una nueva entrada de dinero por ese mismo monto a través de su inversión en propiedades de alquiler.

      Síguenos leyendo! Gracias por el apoyo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: