Pasamos por otro salón VIP de Rex Lounge en Melbourne, en este caso, uno ubicado en la terminal 2 con vuelos de Qantas. En este viaje pudimos disfrutar de las bondades de Priority Pass respecto de los restaurantes, provistos que tenemos ingresos ilimitados en múltiples membresías Priority Pass. Debido a que estábamos en la terminal 2, no pudimos pasar por el Centurion, pero sí recorrimos el de Qantas a través de OneWorld.

En este artículo les mostramos el segundo lounge provisto por Rex, la aerolínea regional pequeña australiana que opera sus propias salas de espera accesibles con Priority Pass en múltiples aeropuertos. Nuestro último artículo arrojó una vista a lo que el único lounge de la terminal 4 puede ofrecer, en este caso, mostraremos el de la terminal 2.

Rex Vip Lounge está ubicado justo al lado del centro de comidas en donde utilizamos nuestra Priority Pass en Bistro 2020, por lo cual podemos comer bien y luego dirigirnos hacia un lugar sin ruido en caso de no tener categoría de élite con alguna aerolínea.

El costo sin membresía es de AUD 33, osea USD 23. Esto es algo que recomiendo tener en cuenta para aquellos que poseen membresía Priority Pass sin ingresos complementarios, revisar el costo de los salones de espera en la terminal deseada y comparar el precio de ingreso versus los USD 32 que actualmente cobran con Priority Pass para los ingresos. En este caso, no valía la pena pagarlo.

Una mentira por parte de Rex Lounge

En ambos salones VIP encontramos algo particular, ninguno de los dos ofrecía bebidas alcohólicas de ningún tipo bajo el pretexto de que no podían hasta después de las 14 horas. Esto nos sorprendió, no porque buscáramos bebidas, sino porque nos pareció raro el panorama de que ofrecieran el servicio en una gigantografía, pero luego tuvieran 0 productos a la vista.

Rex Lounge Melbourne terminal 2

Este pretexto respecto del horario se volvió completamente sospechoso al comparar el resto de los salones VIP en el aeropuerto en donde podíamos encontrar un panorama completo respecto de las bebidas, e incluso los restaurantes, en donde ofrecían abiertamente para completar nuestro límite en los restaurantes que aceptan Priority Pass.

Agradeceremos cualquier lector que pueda confirmar esta información con más experiencias.

El lounge por dentro

Rex Lounge Melbourne no está mal, es pequeño, cómodo y silencioso. Un aspecto que valoro de los salones VIP de aeropuertos es cuando agregan sillones completos para relajarse. Pagar por un ingreso y tener que estar sentado en sillones/sillas pequeñas y sin respaldo es lo que uno espera de la terminal, no de un salón de espera.

Otro punto positivo de esta sala VIP fue que a diferencia del de la terminal 2, contaba con vista al tarmac, aunque no precisamente una visión privilegiada ya que el edificio cubría una parte de la visual. Del otro lado, un gran ventanal que permitía entretenerse al ver la gente pasar de un lado a otro.

Hacia el final del espacio, una TV mostrando series antiguas y una barra de co-working nos esperaba junto a la silla de masajes que personalmente amé en el otro Rex Lounge. En esta oportunidad, no la utilicé. En el otro extremo, justo al lado de la puerta de ingreso encontramos el centro de computadoras en donde dos de tres computadoras estaban en funcionamiento.

El resto del espacio estaba ocupado por pequeños sillones de café, mesitas bistro y algo de verde para darle vida al rectángulo azul. Por detrás del centro de computadoras, una pequeña barra con snacks, dulces, bebidas y los ya famosos carteles de que el bar estaba cerrado.

Los baños dejaban un poco que desear, pero eran aceptables.

La opción gastronómica

La opción gastronómica era nula, por lo que les recomiendo que antes de pagar por el ingreso, se aseguren de que no están buscando comida o bebida, no lo encontrarán.

Todo lo que había para comer era un bowl con pequeños paquetes de papas fritas, algunos chocolates, fideos instantáneos, fruta, galletitas, magdalenas y algo de cereal para mezclar con leche o yogurt. ¿Quesos? Sí, algunas opciones tal como encontramos en la otra versión de Rex Lounge Melbourne.

Respecto de las bebidas, una selección de bebidas azucaradas y agua sin refrigeración. Sí, así como leen, las heladeras no funcionaban correctamente. Como era de esperarse, sí había café y té para elegir…

La experiencia que no siempre vale su costo

Pasar por lounges como estos nos muestra que no siempre los ingresos valen su servicio. Lo único que rescato como positivo respecto del costo, el cual obviamente no tuvimos por tener Priority Pass ilimitado, es que el ambiente era realmente relajado.

Esto nos deja pensando en un mensaje, para nuestros lectores… aquellos que recién incursionan en los viajes con servicios en aeropuertos deberían siempre pedir ver el lugar y la oferta antes de acceder a pagar o pasar la tarjeta Priority Pass. Se convierte en un hecho en los aeropuertos en donde encontramos más de un lounge accesible con nuestra membresía.

Conclusiones sobre Rex Lounge

Ninguno de los dos nos terminó de convencer, a mi personalmente no me agrada que por el mismo costo en términos de lo que Priority Pass le paga a los salones, en uno me ofrecen agua y aire y en el otro platos calientes. Los lounges deberían tener un cierto mínimo disponible en cuanto a servicio, lo cual no parece ser el caso por el momento, ¿solo un deseo a futuro?

¡Felices fiestas!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: