¿Estás seguro que sabes que es invertir? Pruébalo leyendo este artículo

Con este artículo inauguramos oficialmente la sección inversiones de Puntos Globales. Este es un tópico un tanto espinoso para todos y en donde existe demasiada confusión y mala información. ¿Sabemos invertir? Por razones legales tengo que avisarles que no soy un asesor financiero registrado con la SEC, por lo tanto esto es un artículo de opinión que debe servir como base general y no particular a su caso específico.

 Definamos que es invertir en palabras simples: lo que usualmente llamamos inversión es simplemente la asignación -osea poner en lugares- de recursos (dinero o tiempo, como ejemplos claros) para objetivos o fines que nos ofrecerán un beneficio a futuro. Podríamos decir que lo que esperamos es que lo que pusimos -el capital- vuelva en su totalidad, pero que además tengamos una plusvalía -osea un beneficio extra-. Si pusimos $100 en el banco, esperamos que en un año nos devuelvan los $100 -capital-, más $5 -plusvalía- en intereses; osea, $105.

 Ejemplos comunes de destinos para inversión: propiedades, fábricas, negocios, desarrollo de productos, acciones, bonos, certificados de depósitos a plazos fijos, entre otros.

 Un ejemplo de algo que no es una inversión a pesar de que hay gente que aún cree lo contrario es el automóvil para usos personales. El automóvil se deprecia, es decir, pierde valor todos los años a diferencia por ejemplo de lo que en condiciones normales sucedería con una casa. Además, los vehículos requieren mantenimiento constante cada 3, 6 o 12 meses, dependiendo el país, provincia, estado y situación se pagan las registraciones, impuestos e incluso puede llegar a solicitarse el pago de la matrícula o patente del automóvil de manera mensual, bimestral, semestral o anual dependiendo también el lugar donde vivamos.

 En el caso de un vehículo para fines comerciales, uno puede deducir en simple palabras que podría invertir en maquinaria -un camión por ejemplo– que si bien se despreciará y tendrá que seguir el mismo patrón de gastos o expensas, uno esperaría que este produzca más dinero del que sale, y que al final de su vida útil, poder obtener un valor residual -por el desgaste y depreciación- pero ya habiendo recuperado todo el dinero inicial y una ganancia considerable. Un aspecto no menor es también el precio que pagaremos por el vehículo.

 Pongamoslo de esta manera, hay una frase famosa que de Warren Buffett acerca de sus reglas internas para invertir. Buffett dice lo siguiente, la primera regla es no perder, y la segunda es no olvidarse nunca de la primera. Es interesante pensar que una frase tan simple, obvia y de sentido común no es lo que se vé en los mercados financieros.

 Su abuela o su primo nunca había escuchado de Bitcoin, nunca le interesó invertir ni siquiera en las acciones de la compañía familiar y solo estaba contando con el dinero de la jubilación. Sin embargo, el día que Bitcoin explota pasando los USD 10.000 por unidad, escuchamos a los expertos en Bitcoin hablar todo el día sin cesar. Expertos que, por otra parte, no existían hasta el día anterior. 

 ¿Entonces cómo atamos el ejemplo de Bitcoin al pensamiento de Buffett? simple. Nosotros conocemos los ejemplos que nos ponen enfrente de aquellos que se compraron el Lamborghini, se hicieron multimillonarios y salen en instagram mostrando el yate. Lo que no conocemos es la cara de los miles o millones de personas que siguieron la excitación de algo que no entendían y que sugiere más el término especulación, que inversión. ¿Porque de repente tenemos gente cercana que nos habla de Bitcoin, Litecoin, y otras criptomonedas como expertos y hasta hace dos meses no podían manejar su propia cuenta de banco? Escuchamos, Bitcoin es el futuro. ¿Tal vez? Pero nadie lee el futuro. De lo que sí tenemos certeza es poner dinero en Bitcoin y en todas las otras criptomonedas es esperar que alguien pagará más por ellas, sin ninguna razón aparente más que un deseo o codicia. Eso señores, se llama especulación. Esperar que alguien pague mas a futuro sin una razón lógica aparente. De esa manera, unos pocos se compraron el lamborghini a costa de aquellos que siguieron el consejo de la abuela y el amigo y compraron Bitcoin a USD 17.000, solo para verlo caer a $7.000 y entrar en pánico dos meses después.

A diferencia de muchas acciones que cotizan las acciones son un pedazo de la empresa, lo cual tiene un tipo de conexión a la realidad. Si compramos una acción de Coca Cola, somos dueños de una 1/4.252.922.000 parte de la empresa. Esta empresa está en el mundo, tiene una marca valiosa, una fórmula ganadora, genera dinero real a través de acciones en nuestro mundo, invierte en investigación y nuevos productos, adquiere otras compañías, tiene maquinarias, etc, etc etc.

invertir en acciones coca cola

La contracara, sería invertir en alguna de las tecnológicas. Se espera que en algún momento genere una ganancia extraordinaria y se vuelva el próximo Amazon. Muchas no muestran ganancias durante años, sino que incluso generan pérdidas. Salen en la televisión, en la radio y en los portales de internet con gente hablando maravillas de estas acciones una vez que el precio se disparó. Ahí está el punto de la regla Buffett, no perder, si compraste una acción de esta tecnología cuando en tres días el valor se multiplicó al 150%, probablemente pagaste mas de lo que debías esperando -especulando- que en algún momento alguien pagará más que tí por algo que aún no ha probado más que ínfimas ganancias o incluso pérdidas. Cuando el pozo de dinero se seca, ese 150% vuelve en forma de pérdida.

Recordemos que ninguno de nosotros tenemos $50.000.000.000 como para apostar al nuevo Amazon. No poseemos ni la información, ni el equipo de analistas, ni ponemos a nuestro favor el tiempo suficiente para invertir, mejor dicho, especular, con que esa apuesta se convertirá en el nuevo Amazon o GoogleSin ir más lejos, aquellos que apuestan o especulan de esta manera, ingresan como inversores privados antes de la salida a la bolsa, en el IPO -oferta inicial de acciones-, o lo hacen al precio más bajo post IPO. De ahí, la concepción de la idea de que invertir en acciones es lo mismo que el casino. Claramente está la posibilidad de perder dinero, al mismo tiempo que ha sido el generador de riqueza personal #1 en este mundo y una fuerza de innovación para compañías. La salida de cotización en bolsa no es más que las empresas saliendo a buscar dinero que los bancos o inversores no pueden prestarles para desarrollar, mejorar o incrementar su producto o producción.

 Con esto quiero decir que apostar por una criptomoneda o la nueva tecnología en la bolsa de NY puede ser emocionante, pero está más ligado a la especulación que a la inversión simplemente porque la posibilidad de recuperar el capital y una ganancia está directamente relacionada al deseo de que alguien pague más en el futuro. Y eso ya se vio decenas de veces en la historia del mundo, y siempre terminó mal para muchos. Ahora, si uno quiere hacerlo, debe realizarlo siendo consciente de que la posibilidad de perder el 100% del capital es lógicamente y altamente probable. En ambos casos tanto la tecnología como la criptomoneda pueden ser el futuro… o no.

 No existe inversión sin riesgo, y la tasa de retorno -ganancia- que nos ofrezca será tan alta como el riesgo que suponga. Esta es la razón por la cual un banco nos ofrece un 2% anual de interés en certificados de depósitos en dólares, mientras que un país como Argentina paga un 8% o 10% de interés sobre sus bonos. El banco tendrá pocas probabilidades de desaparecer, y estos fondos generalmente están asegurados por el gobierno. Por otra parte, un país como Argentina, ha dejado de pagar sus deudas en repetidas ocasiones en los últimos 100 años. Mayor el retorno, mayor el riesgo.

 En conclusión, para invertir hay que derribar mitos, hay que informarse de fuentes con conocimiento preciso y se debe dejar de lado la mentalidad de jauría. Este diagrama mental es el que lleva a la gente a sobrepagar por sus inversiones al comprar para luego vender en pánico a pérdida. ¿Cual era la regla Nro 1 de uno de los inversores más exitosos de la historia? #1 No pierdas. 

 Hasta la próxima!

2 Respuestas

  1. 23/08/2018

    […] se va y como se vá. ¿Como vamos a poder invertir en lo que queremos si no tenemos ni idea cuanto realmente tenemos de poder de compra o inversión? ¿ Como vamos a poder salir de la ruedita de la rata girando siempre en la misma dirección si […]

  2. 03/09/2018

    […] matemáticos que en base a la información que nosotros los humanos le proveemos al sistema, generarán cierto tipo de estrategia y tomarán decisiones prácticamente sin supervisión […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.