¿Es el momento para cerrar una tarjeta de crédito?

La mayoría hemos pasado las últimas semanas encerrados por alguna razón y siempre mirando de reojo a los gastos y potenciales problemas que pueden llegarnos. Uno de estos gastos es el costo mensual o anual de la tarjeta de crédito, uno que sin lugar a dudas muchos asumimos y aceptamos a cambio de un servicio o contraprestación.

Pagar un costo anual por una tarjeta que no me da nada a excepción de una línea de crédito no tiene mucho sentido a excepción de casos como aquellos en donde el cliente está formando su historial o puntaje crediticio, viaja constantemente pero no quiere gastar dinero adicional en un nivel superior de beneficios que obtiene de manera duplicada o bien porque necesita un medio seguro de pagos que no exponga su cuenta bancaria (débito).

¿Pero qué pasa con aquellas tarjetas de crédito de gama media o premium que tienen un costo elevado o elevadísimo y que las hemos mantenido como producto total que nos ofrece algo que valoramos? ¿Cerramos la tarjeta de crédito? ¿Pedimos la baja de categoría a una más barata y con menos beneficios?

El impacto de cerrar una tarjeta de crédito

Cerrar la tarjeta de crédito puede tener un impacto negativo aunque no lo tengamos presente, al menos en términos del scoring crediticio. El scoring crediticio existe, aunque no esté tan difundido en todos los países. Lo utilizan los bancos como medida de análisis para aprobarnos o no para ciertos productos a pesar de que cumplamos con los requisitos.

En general si la única tarjeta de crédito que tenemos pasa a estar cerrada, nuestro puntaje se reducirá, ya que dejamos de tener crédito abierto y expone a los algoritmos a una falta de utilización de crédito activa. Por otra parte, afecta también al tiempo desde que establecimos utilización crediticia.

Claro que no tenemos el gasto mensual, ¿Pero hay otra manera de evitarlo?

Negociar con los bancos cerrar o degradar la tarjeta

Lo primero que debemos intentar es negociar con el banco la bonificación del costo anual, mensual o trimestral del producto. Algunos bancos nos ofrecerán alternativas, otros se negarán y en algunos casos nos ofrecerán algún tipo de incentivo o desafío a cambio de la petición. Este proceso puede incluir la perseverancia y mantener el tono respecto de nuestra intención de cerrar la cuenta.

Si todo esto falla y no encontramos la solución que buscábamos, usualmente hay una opción adicional.

Degradar el nivel de la tarjeta de crédito

A excepción de la tarjeta de crédito clásica, todas las demás tarjetas de crédito tienen una versión mas baja y barata que podemos elegir para gastar menos. Claro que como hemos demostrado en reiteradas ocasiones, muchas veces nos encontramos que los costos entre dos niveles de servicios es relativamente el mismo, con la diferencia importante puesta en el nivel de beneficios que recibimos.

Pero si bajamos de una Visa Signature hacia una Visa Classic, el costo diferencial será importante. Entonces, degradar el nivel de la tarjeta de crédito puede ser la opción más adecuada para bajar nuestros costos significativamente y evitar cerrar la tarjeta de crédito y afectar no solo el scoring crediticio, sino la capacidad más adelante de obtenerla nuevamente (si es que sentimos la necesidad de mantenerla).

¿Cerramos las tarjetas de crédito premium?

Los viajeros deben estar preguntándose qué hacer con sus tarjetas de crédito premium. Es decir, ¿Qué hago con mi American Express Platinum, Mastercard Black o Visa Infinite? La respuesta es un rotundo «depende». American Express Platinum es probablemente una de esas tarjetas que uno mantiene por el nivel de servicio más que por su programa de recompensas.

No me malinterpretes, Membership Rewards es uno de los mejores programas de recompensas del globo, pero AMEX Platinum no está orientada a la acumulación masiva de puntos sino al servicio al cliente en forma de beneficios y servicios exclusivos. Ninguna tarjeta de crédito en el mundo posee tanto servicio al viajero como AMEX Platinum, incluyendo categorías de élite.

Pero si no podemos viajar, y no vemos la salida del túnel por un tiempo, ¿No convendrá cerrar la tarjeta? ¿Me conviene como alternativa degradarla? Probablemente. Si la situación es temporaria, recomendaría llamar y negociar con el emisor o banco una bonificación, no van a querer perder clientes. American Express usualmente tiene ofertas secretas para retener clientes, no tengan miedo de ir por ellas (y vuelvan aquí para compartir su experiencia para el enriquecimiento de los lectores).

Degradarla puede ser otra opción, AMEX Platinum para continuar el ejemplo, puede degradarse hacia AMEX Gold, AMEX Green y en algunos países hasta AMEX Blue.

Esos pases de Priority Pass quedarán guardando polvo durante un tiempo, al igual que los créditos de Uber, sus categorías de élite, el uso del concierge o los créditos para transporte hacia el aeropuerto. La necesidad es tanto de nosotros, como de los bancos o emisores y este es un gran momento para salir a negociar con ellos, al final de cuentas todos tenemos demasiado tiempo entre manos y tenemos la oportunidad de ahorrarnos dinero.

4 Respuestas

  1. Carlos dice:

    ¡Hola Gastón! Aquí Carlos de nuevo. Muy buen artículo, en el caso de Scotiabank Colpatria se endurecieron mucho las políticas; hace algunos días le hice el favor a mi mamá de llamar para que le exoneraran la Amex Platinum, no ofrecieron absolutamente nada (posiblemente porque esa relación Amex-ScotiaCol no ha prosperado mucho) y estuvieron abiertos a una cancelación, también cumplir con 7 compras mensuales para exonerar la MC Black en estos momentos está difícil y tampoco ofrecieron alternativa, a pesar de todo ella decidió conservarlas porque le gustan los beneficios y confía en que esto ya pasará. En este banco las tarjetas no se pueden degradar, solo se puede subir o mover cupos de una menor a una mayor y, si la tarjeta es nueva, se debe esperar 6 meses mínimo para solicitar un cambio de estos. Lo otro también es que tiene que ocurrir un milagro para que alguien le conteste a uno y se pueda hacer una solicitud.

    • Gastón dice:

      Hola Carlos! Los bancos están saturados en todos los países. Obtener una respuesta es casi un milagro y aunque parezca mentira hay pocos que ofrecen bonos de retención. Sin embargo hay que insistir, cuánto más se extienda este problema, más necesitaran de retener sus clientes.

      Cómo bien dices han endurecido todo y con buena razón. Saben que pueden perder por todos lados!

      Un abrazo. Un gusto verte por aquí nuevamente!!!

  2. Sebastián dice:

    Interesante análisis. Sumo que es un buen momento para abrirse a cualquier tipo de propuesta. Mi banco supo ofrecer, a clientes de cualquier categoría, 50 cuotas en Despegar con un CFT 200 puntos inferior al de tarjetas sin promoción con el sitio. Es decir que hoy, incluso, se le podría sacar provecho a una classic 100% bonificada.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: