El beneficio de la protección del teléfono celular en las tarjetas de crédito

Ayer se me cayó y rompió el teléfono, mala suerte para mí pero por lo menos cuento con el seguro provisto por la tarjeta de crédito. Algo positivo entre el mal trago de ver estallar la pantalla, y quien sabe qué más, en el asfalto de la calle.

El seguro de protección de teléfono celular es un beneficio que hasta el momento continúa restringido en el área de Estados Unidos, pero que considero que poco a poco se irá expandiendo al resto de los países. En realidad la protección de compras de la tarjeta de crédito es una versión limitada del mismo, pero incluso mejor, ya que en caso de que el teléfono estalle en el suelo dentro del período de cobertura (entre 30 y 120 días dependiendo la tarjeta), podemos obtener el reembolso hasta el máximo del costo del mismo.

La protección del seguro de teléfono es simplemente un seguro de reembolso contra roturas o robos del teléfono. Incluye robo, daños accidentales y fallas repentinas que puedan ocurrir en el dispositivo y que no estén acompañadas por la garantía del mismo.

Es decir, si se nos cae al piso, si nos lo olvidamos en el bolsillo cuando nos metemos al a piscina, aquellos que lo pierden en su viaje porque alguien metió la mano en sus bolsillos o simplemente algo como podría ser dejarlo dentro de un auto en el verano y que estalle internamente.

Usualmente un seguro que cubra el reemplazo accidental o robo requiere de un copago, y un costo mensual que puede ir desde los $6 hasta los $15 mensuales. Gran negocio para las compañías que operan dichos beneficios. Hay otra alternativa a pagar el seguro, poseer la tarjeta de crédito correcta.

No existe una gran cantidad de tarjetas de crédito con el seguro de protección de teléfono celular, pero las suficientes como para elegir dónde poner nuestro gasto recurrente de telefonía y quedar a resguardo.

En principios la protección de telefonía funciona de manera simple, debemos pagar recurrentemente nuestra factura de telefonía todos los meses con la tarjeta que incluye el beneficio y esto automáticamente nos incluye en la protección. Sí, así de simple.

Sin embargo, algunas tarjetas requieren un copago más alto que el resto. Como el teléfono lo utilizo principalmente para actividades relacionadas con negocios o emprendimientos, el costo mensual va a una tarjeta de negocios que lamentablemente tiene el copago más alto de todos, pero por lo menos tengo cobertura.

Las tarjetas de crédito que ofrecen protección de celular

  • Chase Ink Business Preferred trae consigo la protección por hasta $600 anuales y 3 veces al año, con un copago de $100 por incidente
  • Citi Prestige requiere un copago de $50 por incidente, un máximo de $1.000 por reclamo y un pago total de $1.500 anual
  • Citi Premier tiene el mismo copago pero con un beneficio máximo de $1.000 y de reclamos individuales máximos de $800.
  • IHG Rewards Club Premier ofrece las mismas condiciones que Citi Premier, $800 y $1.000 máximo, con un copago de $50
  • Uber Visa Card tiene el copago más bajo con $25 por incidente pero con un máximo de $600 por teléfono y $1.200 anuales
  • U.S. Bank Platinum Card by Visa ofrece condiciones exactamente iguales a la tarjeta de Uber
  • Wells Fargo Propel también ofrece esta protección bajo el copago de $25 y un máximo anual de $1.200 con $600 de tope para cada reclamo.

Mastercard es realmente el guarda llaves de este beneficio a nivel global y el que espero que lo termine expandiendo al resto del continente.

Cómo funciona la protección

A través del portal de reclamos de beneficios de su tarjeta de crédito, deberán presentar la documentación correspondiente al incidente, un estimado o factura de reparación por el daño, el resumen de la tarjeta mostrando el pago de la cuenta mensual, la copia del resumen de nuestra empresa telefónica y la información correspondiente a la tarjeta de crédito. Puede que nos soliciten fotos del daño en caso de ser necesario y algún documento adicional. Pero en líneas generales esto es lo básico.

La compañía no nos reparará el teléfono sino que nos pagará el equivalente al reembolso del mismo o el arreglo, descontado claro está el copago correspondiente. Es decir, si nuestro teléfono tiene un valor de $550, se nos llena de agua en medio de una tormenta y al llevarlo a reparar nos indican que es irreparable o que el costo supera el valor de compra, la compañía nos pagará el valor máximo que pagamos por el teléfono $550, menos el copago correspondiente.

En caso de que sea reparable, si la reparación costara $300 y el copago fuera de $50, recibiríamos $250 como compensación para hacer uso de la reparación o bien ir por un teléfono nuevo. Eso queda a discreción del individuo, sin embargo, no se podrá volver a reclamar sobre el mismo teléfono en caso de no hacer efectiva la reparación.

Conclusiones

Un beneficio que es bienvenido para un artículo frágil y completamente susceptible a roturas como es el teléfono celular. En mi consideración, este es uno de los servicios adicionales de las tarjetas de crédito que más valoro por lo simple y mundano.

Estimo que en los próximos dos años veremos este beneficio en algunas tarjetas de Latinoamérica, agregándole valor al producto financiero plástico.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: