Nuestra experiencia en el Doubletree by Hilton en Melbourne fue más que positiva. Si bien está ubicado en el área financiera de Melbourne, lo cual dificulta el transporte para ingresar y salir de la ciudad, el hotel no solo estaba excelentemente ubicado frente a la terminal de tren de Melbourne, sino que a pasos de la escena diurna y nocturna del área.

Llegamos al Doubletree exclusivamente con puntos ya que al hacer la cuenta nos daba una ventaja del 20% a nuestro favor en el canje de puntos versus pagar por la noche. Generalmente Hilton ofrece las reservas muy cerca del precio de mercado, alrededor de 0.5 centavos de dólar por punto, con la excepción de las propiedades de alto nivel que pueden llegar a mostrar la cara interesante de los puntos y millas.

Como miembros Hilton Gold, a través de AMEX Platinum, todos en la reserva teníamos el desayuno incluído (teníamos dos habitaciones en la reserva). Tan solo con esto nos ahorramos USD 20 por persona, y es una de las ventajas de mantener la categoría de élite de Hilton.

La propiedad por dentro

La propiedad, emplazada justo en frente de la terminal central de trenes de Melbourne, está decorada y ambientada de manera industrial moderna. El look del mismo es refrescante respecto del típico hotel con alfombra azul al que uno se acerca a pedir su reserva y sigue con su vida.

En la entrada tenemos una amplia recepción junto a una barra completa para aquellos que desean esperar su check in entre copas. Como no podía faltar, el típico dispenser de agua con limones dentro nos esperaba junto a unas manzanas, como para poner en contraste lo saludable de lo no saludable (me da un tanto de gracia).

Tras hacer el check in, nos ofrecieron 4 vouchers por habitación para bebidas en el bar, sacamos unas fotos y nos dirigimos directamente hacia nuestras habitaciones.

Las habitaciones, simples pero cómodas

Sabemos que al alojarnos en cadenas obtenemos estandarización de servicios. Los años en los cuales no sabía qué esperar de los hoteles, los problemas de las habitaciones, los horarios extraños y la incógnita que uno siente al ver un hotel por fotos que luego puede no ser lo que se muestra, queda atrás al alojarse en cadenas globales.

Claro está que siempre está la chance de tener problemas o inconvenientes, pero hay ciertos aspectos que podremos mantener y sobre todo, podremos resolver con alguien más arriba que el dueño que está en el mostrador.

Las habitaciones eran simples, sin embargo, nuevamente una de ellas era más amplia que la otra, al menos se notaba en la disposición del baño. Ambas tenían la misma ambientación y estilo, sin embargo una ofrecía un poco más de comodidad.

Habitación 1

En la primera habitación, lo que encontramos de extraño era que el baño incluía el inodoro casi como parte de la ducha ya que no existía separación física entre los espacios. Estos estaban excelentemente aprovechados por accesorios minimalistas, pero lo que terminaba haciendo de separación era una cortina de baño.

Respecto del resto de lo que obtuvimos en esta habitación del Doubletree by Hilton, una cama muy cómoda y un espacio para dormir y relajarse durante el viaje.

Habitación 2

Ubicada en el mismo piso, esta tenía mucho en común con la obtenida en Marriott Bonvoy con Four Points by Sheraton. Las galletitas nos esperaban en la cama de un espacio para nada diferente a la otra habitación, a excepción de la disposición del baño.

En este baño, la gran diferencia era que la ducha estaba físicamente separada por un vidrio sin puerta pivot, y el resto de los accesorios hacían un todo en el resto del espacio.

Ambas estaban aceptables, no eran suites, ni lo esperábamos.

El desayuno gratuito con Hilton Gold

Doubletree no provee desayuno complementario a menos que tengamos Hilton Gold. Esto nos facilitó el ahorro de dinero en la estadía. El desayuno es básicamente uno continental en el restaurante de la propiedad en donde tan solo debemos ofrecer nuestro número de habitación.

¿Qué podemos encontrar en este ofrecimiento de Doubletree by Hilton? Un poquíto de cada cosa, pero nada en demasía. A comparación de lo ofrecido por ejemplo en el Intercontinental de Melbourne, Doubletree proveía una cantidad de opciones bastante limitadas, lo cual tiene que ver con su categoría como hotel.

Personalmente no pagaría de mi bolsillo el desayuno aquí, pero al ser complementario con el estatus Hilton Gold, el ahorro real, pero al mismo tiempo forzado dado que no lo pagaría en otra situación, estaba bien.

Conclusiones sobre Doubletree Hilton Melbourne

Si deciden pasar por Melbourne, alojarse en el Doubletree puede ser una gran oportunidad para caminar por la ciudad sin depender de automóvil. El río está a 100 metros y podemos disfrutar de muchos puntos para sentarnos y relajarnos.

La propiedad está no solo bien ubicada, sino en excelente condicion. Si tienen Hilton Gold o Diamond, además aprovechan de los beneficios de pertenecer y pueden ahorrarse algo de dinero, además de sumar una buena cantidad de puntos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: