precio del auto

Fuimos a ver el auto que queríamos, conocimos al vendedor, elegimos el color, el modelo, el olor que queremos que traiga, los accesorios que tienen que incluir y el vendedor nos ofreció bajarnos la luna y atarla al auto al momento de llevarnoslo… pero aún no me hablaron del precio del auto, solo me dijeron lo que vale de fábrica y nada más.

 Si, es ese momento crucial en donde una palabra equivocada puede causarnos varios miles extra que no dejamos en nuestro bolsillo. Veamos dos consejos que los compradores experimentados y los intermediarios conocen al momento de ir a comprar un auto.

 1. Ir con el préstamo aprobado o sabiendo el dinero exacto que tenemos disponible.

 Suena fácil, pero cuando contactamos a algunas compañías que se dedican a negociar autos para personas que no quieren lidiar con ese proceso, todos fueron claros en un punto; tenemos que ir sabiendo exactamente nuestro límite y cuál es el rango de valor de ese auto en el mercado.

 Si nos aprueban el préstamo por $20.000 dólares a 5 años, ya sabemos cuánto vamos a pagar por mes y el banco que nos ofreció esto conoce cual es tu límite aceptable. Mantén tu lugar en la negociación y no caigas en las sobreventas de accesorios o modelos que no estaban en tus parámetros. Enfócate en el precio del auto.

 Las agencias tienen sus contactos con los bancos y con las casas matrices que en muchos casos ofrecen financiación de la casa. Al ir de compras por un vehículo, debemos conocer nuestro límite y tener la forma de pago ya definida, así evitamos comprar algo más allá del límite establecido y con términos tal vez más onerosos que los que habíamos obtenido.

 Recuerden, las agencias ganan comisión en todo lo que te ofrecen, no solo sobre el precio del auto. Desde una garantía extendida, hasta un seguro contra pinchadura de neumático. Y por lo tanto, todo es negociable.

 2. Lo único que importa es el precio del auto

El título suena casi ridículo. Como si estuviera diciendo algo que nadie sabe o que quizá tuve una revelación. No es así. Se sorprenderían al ver que gran porcentaje de los compradores se ven pagando más por un auto simplemente por la manera en que es ofrecido. Contactamos a algunas agencias para confirmar esto.

El auto puede costar $10.000 y el comprador aprobado por 4 años a un 4% de interés anual lo que nos daría un pago mensual de $226 dólares.

Ahora el vendedor le ofrece otro auto, con más accesorios y menor uso por $183 por mes. El comprador va a ver el auto, se sube, lo mira y queda impresionado. Le hace un comentario entusiasta al vendedor acerca de que tanto le agrada y se lanza a hacer un test drive. El potencial comprador, está vendido. ¿Qué pasó? ¿Que va a comprar?

El vendedor le ofreció el auto alternativo a $183 por mes, lo cual es claramente menor a $226; sin embargo, lo que no le dijo y probablemente no le interese al comprador es que el valor del auto es de $15.000 y la financiación se la están ofreciendo a 96 meses. El comprador pagará el auto durante 8 años a un costo total de $17.553.

La compra original era de $10.000 a 4 años, el comprador iba a pagar un total de $10.838 al final de los 4 años y probablemente si hubiera querido vender el auto al segundo año, su depreciación no hubiese estado tan desfasada de la deuda atada al vehículo.

En la compra impulsiva, el comprador no pensó financieramente en el valor del auto ni en los términos de la oferta, simplemente calculó, como una enorme cantidad de compradores, en cuál sería su costo mensual, sin darse cuenta que en definitiva iba a terminar pagando aproximadamente $1800 dolares mas a lo largo de los años sobre un auto que excedía lo que el quería gastar como máximo.

Les dejo una herramienta simple, una calculadora de interés de Google!

Calculadora de Google

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: