Cuándo es un buen momento para cerrar la tarjeta de crédito (y cuándo no)

A menudo me consultan sobre cuándo es un buen momento para cerrar la tarjeta de crédito y mis respuestas salen disparadas hacia una catarata de preguntas que me ayudan a obtener un mejor entendimiento de la situación de la persona que lo requiere.

Cerrar una tarjeta de crédito es tan simple como solicitar la cancelación y pagar todo el balance, pero tiene otras aristas que pueden no ser positivas para nuestro reporte crediticio, pero sobre todo, por que no siempre es conveniente cerrarla. Debido a que últimamente recibo muchos emails con preguntas relacionadas a este tema en especial, voy a dedicar el artículo del día para poner mi costal de arena y que ustedes luego decidan.

Algunas cuestiones a evaluar previo a cerrar la tarjeta

Antes de cerrar la tarjeta de crédito de manera efectiva necesitamos evaluar algunos puntos que pueden no tener ningún tipo de efecto al realizarlo, sobre todo cuando nos referimos al ahorro de dinero. Algunos de estos conceptos a revisar:

  • El costo de la tarjeta está bonificado o prácticamente bonificado con nuestro paquete bancario principal.
  • La tarjeta de crédito nos ahorra dinero en servicios complementarios que usualmente aprovechamos (seguros, beneficios, descuentos).
  • El producto nos ofrece más valor de lo que pagamos por ella, y además estos beneficios se ajustan a nuestro estilo de vida.
  • Somos responsables manejando deuda, osea crédito. (Prioridad absoluta)
  • Existen opciones para rebajar la categoría de la tarjeta de crédito
  • Cuántas tarjetas tenemos y cómo se conecta el ecosistema de productos en relación a nuestra necesidad

Probablemente haya muchos más conceptos a tener en cuenta a la hora de pensar en cuándo es un buen momento para cerrar o cancelar nuestra tarjeta de crédito y posiblemente la relación con el banco. Me voy a enfocar de lleno en explicar dichas consideraciones una por una.

El costo de la tarjeta de crédito está bonificado

Si el costo de la tarjeta de crédito que queremos cerrar está bonificado, ¿Qué estamos buscando? ¿Estamos aburridos? ¿Nos sentimos expuestos con demasiado crédito abierto? ¿No nos sirven los beneficios que trae aparejada la tarjeta?

En el caso de obtener una bonificación del 100% en la tarjeta de crédito, cerrarla puede ser una mala idea aún cuando no la estemos utilizando. Los productos cambian en el corto o en el largo plazo, y lo que hoy pudimos obtener por nuestro trabajo o por los ingresos puede que no podamos obtenerlo en el futuro si lo cerramos. A menudo sucede de que una tarjeta de crédito que estaba olvidada se vuelve un gran producto tras un re-lanzamiento por parte del banco.

El punto es que siempre y cuando no nos genere un costo extra, y sobre todo uno que no sea apropiado, mantener la tarjeta de crédito nos permite tener una reserva de emergencia adicional a nuestro dinero propio, mantiene activo nuestro reporte crediticio y expande el tiempo considerado en el mismo.

Si la bonificación no fuera total, quizá convendría analizar si lo que debemos hacer para obtener el 100% del costo es simple y no requiere mayor esfuerzo. Por ejemplo, aquellas tarjetas que quedan automáticamente bonificadas con tan solo poner 1 compara mensual de aunque sea $1, o las alternativas que solicitan cierta cantidad de débitos automáticos.

Ahora bien, si esto es a cambio de perder puntos o millas en otra aerolínea en nuestros gastos corrientes (como por ejemplo los débitos automáticos), no consideraría dicha opción.

Para aquellos que no logren que el costo se bonifique, y la tarjeta no tenga valor para nosotros o en lo que ofrece, cerrarla puede que sea el único camino. Gastar dinero en mantener algo que no utilizamos no tiene sentido.

Los beneficios ¿intangibles? de la tarjeta de crédito

A menudo nos encontramos con tarjetas de crédito creadas de manera diferente, son aquellas que tienen un bajo costo y al mismo tiempo un nivel de beneficios interesante. En algunas tarjetas, los bancos ofrecen descuentos suculentos en compras regulares que van desde supermercados hasta tiendas multiproducto.

Para otras personas, los beneficios de la garantía extendida o la protección de compra serán suficiente como para justificar mantenerla. Al mismo tiempo, esto puede saber a poco.

Consejos sobre alquiler de automoviles con tarjeta de credito y sus seguros
¿Seguro de vehículo al viajar por Europa? Mejor tenerlo

Donde los beneficios de las tarjetas de crédito pueden terminar de convencer a un cliente de mantenerla es cuando los servicios que obtienen son intangibles e inalcanzables de otra manera. Pongamos de ejemplo la categoría de élite con accesos a los salones VIP internacionales del aeropuerto de origen.

El cliente tendría que volar asiduamente con la aerolínea y obtener una categoría de élite mediana para poder igualar algunos de los beneficios, o una categoría inferior para mantener beneficios tales como check in prioritario, seguridad expeditiva, selección de asientos preferenciales, etc.

lounge en AMEX Centurion
Pasar por el lounge de American Express genera estas fotos

Al pensar en estos beneficios, es difícil no creer que hay gente que prefiere sentirse mejor atendido a cambio de tener que pagar un poco más, viaje 2 veces o 10 al año. Es por eso que algunos clientes deberán pensar dos veces antes de cerrar una tarjeta de crédito que ofrece beneficio de élite, si esto es algo aspiracional que no tiene forma de obtener por la ruta estándar.

La tarjeta ofrece más valor de lo que pagamos por ella

En los casos en los que la tarjeta de crédito ofrece más valor de lo que pagamos por ella la conclusión es fácil, si utilizamos los beneficios, no conviene cerrarla.

Tenemos un artículo pendiente de actualizar en 2019 respecto de las tarjetas que ofrecen más valor de lo que pagamos por ella, lo cual se refiere a aquellas que al sumar los productos y servicios que traen consigo suman más valor al precio de mercado de lo que nos cobra el banco por mantener la relación.

Es decir, obtener 10 pases de Priority Pass tiene un costo de USD 32 con la membresía estándar, o un total de USD 320. Si una tarjeta nos ofrece este beneficio a cambio de una membresía anual de Visa, Mastercard o AMEX de USD 100, la tarjeta en cuestión ofrece USD 220 más en valor real utilizable de lo que pagamos por ella. Esto, sin contar otros beneficios que pueden incrementar dicho valor.

T/G Lounge Bali Denpasar Priority Pass Puntos Globales
Priority Pass nos dá acceso a más de 1.000 lounges en el mundo

En estos casos hay que priorizar los beneficios que tienen un valor de mercado claro:

Luego habrá que contemplar esos productos o servicios que tienen un valor un poco más difuso en el mercado general:

Con esto quiero dejar en claro que obtener de manera complementaria los desayunos con Hilton al poseer categoría Gold puede significar entre USD 20 y USD 35 por persona por día, si viajamos de a dos, significa que dos personas ahorran por cada noche de estadía. Este beneficio es fácil de cuantificar.

Por otra parte, el seguro médico de viajero, a pesar de que lo considero parte indispensable de mis viajes, es algo que mucha gente ni siquiera contempla. Con esto quiero decir, que para algunos viajar con los USD 30.000 de la tarjeta de crédito está bien, aunque es claro que ante una emergencia, ese dinero se extinguirá rápidamente.

Los beneficios de élite son otro punto difícil de valorar en dinero. ¿Cuánto valor le ponemos al tiempo y la atención personalizada de hacer el check in en cabina business, o que nos atiendan en una línea dedicada? En comparación al beneficio de cupones de upgrade garantizados que pueden agregar a nuestro pasaje un diferencial de varios de cientos de dólares a valor de mercado.

Responsabilidad manejando deuda (y tarjetas)

Es claro que si no puede ser responsable manejando una tarjeta de crédito y vive endeudado y con una tendencia alcista, el sistema no funciona para usted. Es decir, si la mayor parte de su dinero se va todos los meses en consumos, no ahorra o invierte, y una gran parte se va todo el tiempo sin sentido en pagar deuda de la tarjeta de crédito sin mediar algún tipo de catástrofe o gran movimiento que haya generado dicha deuda; creo que usted no debería tener una tarjeta de crédito y lo mejor será cortarla, pagarla y olvidarse de tener una. Necesita mejores hábitos.

Los hábitos de consumo requieren que para hacer de la tarjeta de crédito una herramienta y no un grillete, el cliente debe pagar siempre su acumulado a fín de mes, y jamás pagar intereses. Es más, aquellos que han pasado por la bancarrota por cualquier motivo que sea conocen lo que es volver al mercado de crédito, vivimos en el año 2019, vivir fuera del sistema crediticio es hoy más complicado. Pero aquellos que no pueden manejarlo, además de cerrar la tarjeta de crédito deberían comenzar a educarse financieramente y generar hábitos y patrones de consumos saludables (e inversión).

Rebajando la categoría de la tarjeta de crédito

Muchas veces la alternativa a cerrar la tarjeta y perder la línea de crédito y el historial crediticio está en el mismo banco. Múltiples entidades ofrecen versiones más bajas de la que poseemos, es decir, aquellas con un costo $0 o cercano que nos permite evitar un costo mensual alto a cambio de mantener la relación.

Es posible que si tenemos una Visa Infinite y tan solo nos interese acumular puntos, y la acumulación sea idéntica en todas las versiones, rebajarnos al mismo programa pero bajo una Visa Gold nos ahorrará mucho dinero anual en membresía y servicios que aparentemente no utilizamos.

mastercard dorada scotiabank costa rica cash back

La alternativa es solicitar al banco que nos bonique por este año la membresía a cambio de mantener la relación. Se sorprenderán al saber la cantidad de bancos que tienen dicha oferta a mano para evitar que un cliente cierre la relación. Al final de cuentas, un banco es un servicio más como cualquier otro y lo que no quieren es perder clientes y mantener la relación ya que mientras estemos dentro es más fácil movernos a otros productos.

Tenemos un buen ecosistema de tarjetas que coordinamos

Este año escribimos acerca del mejor poker de tarjetas de crédito del continente. Nos referíamos al ecosistema Chase Ultimate Rewards disponible en Estados Unidos y Puerto Rico (Ver enlace al artículo). Sin embargo, esto no quiere decir que siempre un ecosistema de tarjetas tiene que estar dado por el mismo banco.

Es posible combinar una tarjeta de crédito que ofrece más valor de lo que pagamos por ella a través de membresía Priority Pass ilimitada que utilizamos en cantidad todos los años, junto a nuestra tarjeta de crédito favorita de la aerolínea que más volamos y nos da categoría de élite, acumulación de millas y acceso VIP al lounge de nuestro país al salir.

Otros tienen la posibilidad de crear un ecosistema a través de la combinación de dos tarjetas idénticas pero diferentes, hablamos de la misma versión de tarjeta personal y de negocios. Esta separación de productos también genera ecosistemas de acumulación de puntos o beneficios.

En estos casos, puede que alguna tarjeta que tengamos por ahí haya quedado obsoleta o redundante en nuestro ecosistema de tarjeta y encima tenga un costo imposible de bonificar. En ese momento, cerrar la tarjeta puede ser acertado y necesario para ahorrar dinero todos los meses.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: