Comprar millas o no comprar millas ¿Cuál es la elección?

A menudo nos preguntamos si comprar millas o no comprar millas ya que las promociones vuelan, literalmente, con aerolíneas como American Airlines, Alaska, Avianca, Delta, LATAM y United vendiendo millas en este momento. Unas nos hablan de 2×1, algunas propones un bono adicional escalonado de hasta el 10% + 100.000 millas adicionales; pero también podemos encontrar promociones que nos ofrezcan 125% de bono o más.

Todo esto sin contar que los hoteles están de oferta, en los últimos dos años salieron con todo a competir con las aerolíneas a captar el lucrativo mercado de la venta de millas y puntos, que de por si, en algunos casos son transferibles entre sí, aunque no precisamente en buenos términos.

En definitiva comprar millas… o no comprar millas no queda tan solo en una cuestión subjetiva. En este domingo vamos a revisar brevemente qué debemos mirar a la hora de ponernos frente a la decisión respecto de adquirir millas a cambio de dinero para nuestro próximo viaje.

Seguir los valores de las millas de Puntos Globales

Aunque parezca narcisista, si leen Puntos Globales deberían estar atentos al listado mensual que publicamos con el valor -relativamente subjetivo- que le asignamos a todos los puntos y millas del continente. Esto va desde aerolíneas y hoteles globales, hasta puntos de bancos pequeños, medianos y grandes.

Tener en cuenta el valor relativo de cada punto o milla, nos dá el primer parámetro para entender cuánto deberiamos pagar las millas para que valiera la pena la compra. Es decir, imagínense que por comer una manzana nos ofrecen $1, pero ustedes no tienen manzana alguna. ¿Ustedes comprarían una manzana por $1.20? No deberían, perderían $0.20.

Ahora bien, ¿Que pasaría si les digo que podrían comprarla por $0.80? En este caso estaría obteniendo una plusvalía de $0.20, convirtiendo a nuestra compra en algo rentable para nosotros…

Este ejemplo ayuda a comprender si vale la pena comprar las millas o no ya que lo que pagamos por ellas debería ser siempre menor a lo que vale el costo de volar a precio de mercado.

El precio de mercado de los vuelos vs. comprar millas

Debemos mirar el precio de mercado de los vuelos que deseamos tomar. Si pensamos viajar a Miami entre septiembre y diciembre, lo primero que tendríamos que poner en comparación es el valor o los valores de los vuelos desde nuestro origen hacia Miami.

Elijo este destino ya que es un ejemplo claro de cómo los precios de las cabinas económicas han caído a niveles ridículos, poniendo presión sobre las millas.

Hasta hace algunos meses atrás, conseguir un vuelo a Miami desde Latinoamérica arrojaba promociones de todos los colores con precios que comenzaban en los USD $500, e iban hasta los USD $800 en el caso de algunos países ubicados en el extremo sur del continente.

Ahora bien, volviendo al ejemplo de las manzanas, ustedes pueden comprar millas para volar esa misma ruta o una similar, pero con el mismo destino, y el punto de comprar millas es ahorrar ¿correcto? Entonces, más allá de la promoción, 2×1, 3×1, 175% de bono, y toda la parte del marketing, tenemos que saber cuánto estamos pagando cada milla.

Entonces, pongan sobre la mesa la cantidad de millas que requiere el vuelo y dividan el precio que pagaron por las mismas, por la cantidad de millas totales adquiridas. Digamos que pagamos USD $800 por 40.000 millas que nos depositarán en Miami, al dividir USD $800 por las 40.000 millas nos dará el precio que pagamos por cada una de las millas, en este caso 2 centavos de dólar por unidad.

No solo eso, debemos correr un experimento en el sitio de la aerolínea o llamarlos por teléfono y consultar además cuántos serán los impuestos y tasas que pagaremos adicionalmente a las millas. Supongamos que el total de tasas e impuestos sería de USD $50.

Con todos los números enfrente podemos decidir si comprar millas o no comprar millas es el camino a seguir. Poniendo como ejemplo el costo más alto del rango mencionado anteriormente, por un lado pagaremos ¿USD $800? por nuestro vuelo a precio de mercado que incluirá además millas que obtendremos y puntos para categoría de élite.

Por el otro lado tenemos el costo de 40.000 millas y los USD $50 de tasas e impuestos. Para estas millas gastamos exactamente USD $800 en comprarlas lo que nos dá un costo total de USD $850, o mejor dicho, perdemos dinero al utilizarlo. Esto sin tener en cuenta la cuestión de que las millas pueden ser devaluadas o que quizá no encontremos vuelos en el momento que lo deseamos. Por lo que el factor tiempo de compra, cuándo lo compramos, y flexibilidad, qué tanto podemos modificar nuestros planes, juegan papeles preponderantes.

Experiencias premium

En donde prácticamente siempre la experiencia de comprar millas tendrá sentido es al momento de decidir utilizarlas por experiencias premium. Esto se debe a que durante las promociones, los valores de adquisición de millas se mueven en el rango de USD 1.4 a USD 2.0 centavos por milla.

En las cabinas premium business y primera clase internacionales los costos de las mismas en el mercado llevan precios que pueden ir desde los USD $2.000 hasta los USD $25.000 sin ponerse colorados. Sin embargo es posible obtener un asiento disponible y experimentar dichas opciones a un precio bajísimo con la adquisición y utilización de millas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.