¿Cómo rebajar los gastos en épocas de vacas flacas?

3 Respuestas

  1. Yo lo lamento un poco por las tarjetas Scotiabank AAdvantage. No las pudieron lanzar en un peor momento. en diciembre de 2019, con la pandemia siendo declara en marzo de 2020. Y si bien, para algunos, esta bien puede ser una temporada de preparación (ganando jugosos bonos de bienvenida, reuniendo millas), frente a un panorama incierto y una fecha inexistente de cuándo volveremos a poder viajar con tranquilidad, acumular millas parece… algo irrelevante.

    No me malentiendan: soy fan del juego de los puntos y millas bancarios o de aerolíneas, y gracias a los mismos he podido obtener experiencias muy positivas en vuelos en clase Business. Solo que frente al estado actual de las cosas, querer acumular millas cuando, quizá, hay otras situaciones más apremiantes (desempleo en millares o millones, recesión económica mundial, etc), este es un juego que ya no me parece tan atractivo – al menos por los próximos meses.

    Aunque ciertamente ambas tarjetas están dirigidas a un mercado premium, muy diferente al que tenía la antigua alianza Citibanamex-AA, quizá dentro de su mercado meta también exista gente (¿la mayoría?) a la que sencillamente no le parezca razonable acumular millas que quién sabe cuándo pueda usar, o contar con una membresía Priority Pass limitada… y cuyos pases bonificados solo estén acumulando polvo. Si tomamos en cuenta que la única otra tarjeta que tiene coemitida con una aerolínea, la Vivaaerobús, redujo sus beneficios drásticamente antes de siquiera cumplir el año, y tampoco olvidamos que los bonos de bienvenida son «promocionales» (con fecha de expiración del 31 de julio; se anuncia en el sitio de AA, no así en el del banco), probablemente el destino de estas tarjetas estuvo sellado desde antes de que vieran la luz pública.

    ¡Coincido! Si alguien, basándose en su situación personal, no ve por qué hacer grandos cambios, ¡maravilloso! Pero, si no es el caso – como seguramente la mayoría lo está viviendo -, ajustar la estrategia de la o las tarjetas de crédito puede ser una extraordinaria manera para ayudar, aunque sea un poco, en este tiempo de vacas flacas. «¿Quiero acumular puntos, millas o dinero en efectivo?» «¿Me quedo con mi misma tarjeta y sigo pagando la misma anualidad, o la reduzco de gama, la reemplazo por otra con beneficios distintos o directamente la cancelo?».

    Ciertamente, es el tiempo para considerarlo.

  2. Luis Butten dice:

    Una opción más es el cashback! Desde los puntos flexibles que se transforman en créditos a la tarjeta, hasta un porcentaje de cada compra que hacemos que se traduce en efectivo adicional. Así sea 0.50%, 1% o hasta 2%, todas las compran suman y, poco a poco, pueden ayudar a amortiguar – o incluso a compensar – un gasto mayor.

    Por ejemplo: ¿Cuánto cuesta una suscripción a Netflix, a Spotify, a YouTube al mes? Con una tarjeta con cashback, ¿cuánto deberíamos gastar para compensar esos gastos, en caso de que no queramos dejarlos? Lo mismo con una tarjeta de crédito premium: ¿cuándo deberíamos gastar al año para compensar total o parcialmente el costo de la anualidad?

    Yo ayer obtuve la tarjeta HSBC 2Now que me bonifica el 2% en todas mis compras precisamente por eso: en estos momentos no me interesa viajar, no se cuándo lo vaya a volver a hacer. Ese 2% es la tasa de reembolso en cashback más alta de todo el mercado mexicano. No quiero Puntos Premier, de Aeroméxico, ni los puntos flexibles de la Citibanamex Premier (que cuentan con un cashback de 0.56%). Pero tampoco quiero cancelar Netflix ni mi suscripción a YouTube. Y, aunque sé que esta situación no durará para siempre (o al menos eso espero), todavía no estoy listo para deshacerme de mi tarjeta Santander Aeroméxico Infinite.

    ¿La solución? Cambiar mi estrategia de tarjetas por una que me otorgue EL beneficio que en estos momentos es primordial: dinero en efectivo (por compras que de todas maneras tengo que hacer, seamos razonables). Afortunadamente, mi nivel de gastos es suficiente para compensar esas pequeñas suscripciones que, aunque innecesarias, ¡cómo alegran la vida! Y, en teoría, para compensar la anualidad de la Citibanamex Premier.

    ¿Quién cambiará de estrategia, aunque sea por solo este año?

    • Gastón dice:

      Estoy de acuerdo, me olvidé de agregar esa opción. Tarjetas de crédito con cash back y aquellas con descuentos especiales en compras básicas como supermercados. Claro que no todos necesitan recortar todos los gastos, pero aquellos que están sufriendo la emergencia al borde del abismo deberían revisar a dónde está yendo el dinero para asegurarse que se alinea a sus necesidades.

      Cambiar la estrategia con la tarjeta de crédito también es importante, mucha gente ya ni piensa en viajar por los siguientes años debido al impacto del virus, ¿para qué mantener un gasto en servicios que no utilizaremos? rebajar o cancelar la tarjeta de crédito o bien pasarse a una de cashback.

      Excelente comentario, Luis!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: