Combinar dos tarjetas de crédito de puntos o millas en vez de tener tan solo una

Combinar dos tarjetas de crédito que sumen puntos o millas en vez de tan solo tener una para todos nuestros gastos puede ser la mejor decisión a la hora de ahorrar en cada compra. No hace mucho tiempo atrás armamos un artículo mostrando el poker perfecto del banco americano Chase, en donde la combinación de estas 4 tarjetas (dos personales y dos de negocios) pueden depositarte en tu próximo destino de lujo 100% gratis.

Hoy vamos a evaluar por qué combinar dos tarjetas de crédito que sumen puntos o millas nos deja mucho mejor parados que tan solo tener una que se utilice para todo.

Como siempre aclaramos lo siguiente: el peligro más grave que tiene la tarjeta de crédito es el hecho de sobre gastar a cambio de recompensas, endeudarse por sobre nuestros medios o bien financiar gastos corrientes. En Puntos Globales queremos que nuestros lectores sean usuarios responsables y puedan obtener más beneficios en su día a día, es por eso que es necesario que la tarjeta de crédito se pague por completo a fin del cierre del mes.

Dos programas de recompensas versus tan solo uno

Poner todos los huevos en la misma canasta es una buena decisión en esto de los puntos y millas de los programas de recompensas. Si nos dividimos por demás, tendremos demasiados puntos distribuidos entre muchos programas y ninguno será suficiente como para obtener un beneficio substantial.

Dos programas de recompensa, un beneficio

Acumular en dos programas de recompensas puede ser desaconsejable en muchos casos, pero no en todos. Les puedo poner de ejemplo la tarjeta de crédito de Chase Sapphire Reserve en combinación con la American Express Blue Business. Una ofrecería 3 puntos en todas las categorías de viaje y la segunda 2 puntos Membership Rewards en los primeros USD 50.000 consumidos.

¿Pero como este ejemplo me explica que dos programas de recompensas diferentes pueden incluso ser útiles? Ambas tarjetas de crédito tienen la posibilidad de transferir sus puntos hacia algunas aerolíneas en común como Iberia, British Airways, Air France Flying Blue, entre otras.

Entonces puedo multiplicar mis puntos por 3 en el caso de los consumos en categoría de viaje y por 2 en todo lo demás. En el caso de utilizar únicamente una de las dos, estaría perdieron un punto en cada compra.

No importa si ustedes actualmente tienen acceso a estas dos tarjetas de crédito, el ejemplo es para ilustrar el tipo de estrategia que debemos adoptar al comenzar con programas de recompensas.

Un programa de recompensa, dos tarjetas de crédito

Esto no quiere decir que únicamente debamos tener una tarjeta de crédito, ya que podríamos tener dos tarjetas de crédito del mismo programa de beneficios y combinar sus categorías de acumulación extra.

Decenas de programas de recompensas a lo largo y ancho del continente americano ofrecen diferentes tarjetas de crédito que prometen devolvernos puntos o millas en consumo diferenciados. Esto sin contar los descuentos adicionales que nos propongan.

Entonces, en vez de tener tan solo una tarjeta de crédito y dejar puntos en el camino, si los costos nos permiten sacar un beneficio, podríamos combinar dos tarjetas de crédito del mismo banco y con el mismo programa de recompensas pero con diferente categorías de acumulación extra.

Es decir, obtener una que acumule 1 punto en todo, pero 2 puntos en gasolina y supermercados, y por otra parte agregar a nuestro bolsillo una segunda tarjeta que nos prometa 2 puntos en servicios y débitos automáticos, compras en electrónica o restaurantes por poner ejemplos.

Mientras ambas categorías tengan suficiente cantidad de consumo anual como para superar el costo de la anualidad de la tarjeta, estaremos obteniendo más valor de lo que obtendríamos con tan solo un punto en todas las compras sin bonus adicional.

Los bancos saben muy bien que de esta manera ganan ellos, pero con estrategia y organización, nosotros podemos obtener más valor de lo que pagamos por las tarjetas de crédito anualmente.

Tarjetas de crédito para los no viajeros o negocios

En líneas generales, aquellos que no viajan obtendrán el mejor beneficio de tan solo encontrarse una tarjeta de crédito que les ofrezca entre el 1.5 y 2 puntos/centavos de dólar de recompensa por cada 1 dólar gastado. Es decir 1.5 o 2% de cash back o reembolso.

¿Por qué digo esto? Simplemente porque las personas que no tienen interés, no les gusta o no desean recompensas de viaje, o aquellos negocios que buscan un descuento real en cada compra, podrán obtener un beneficio tangible cada vez que pasan la tarjeta de crédito.

En el caso de no haber ninguna oferta similar, tendremos que contentarnos con alguna oferta que nos permita obtener 1% de descuento/reembolso/cash back/crédito en cada compra, más los beneficios adicionales de la tarjeta de crédito.

Por otra parte, hay tarjetas de crédito de negocios con categorías de acumulación extra como publicidad, envíos, telefonía, compras de productos de oficina, etc. En donde el negocio puede obtener una ventaja es en la combinación de una tarjeta de crédito con categorías de puntos/reembolso adicional como en las mencionadas anteriormente, junto a una tarjeta de crédito de reembolso simple de 1, 1.5 o 2 centavos por dólar gastado.

Tarjetas de crédito para viajeros ¿Dos tarjetas o una?

Los viajeros tienen algunas opciones más, pueden elegir tarjetas de crédito de puntos flexibles, tarjetas de crédito de aerolíneas y otras de hoteles. ¿Pero por qué deberían tener más de una?

Por la misma razón que los negocios tienen que combinar tarjetas de crédito para sus compras regulares cuando existen categorías de puntos adicionales. Mientras una tarjeta de crédito puede ofrecernos una milla por dólar consumido en cualquier establecimiento, obtener una segunda que nos permita superar esa oferta de 1 milla/punto por dólar en otros consumos nos termina ofreciendo mucho más valor.

Aún cuando los puntos de ambas no puedan combinarse, el elegir estratégicamente que tarjeta utilizar para obtener el máximo resultado, no divide nuestro esfuerzo, sino que lo maximiza. Digamos que tenemos una tarjeta de crédito de aerolínea. Como mencionamos arriba, nos ofrecerá 1 milla por USD 1 gastado o su equivalente en moneda local.

Bien, esto nos permitirá obtener 10.000 millas por USD 10.000 consumido. Supongamos que USD 2.000 del monto anterior podría haberse consumido utilizando una tarjeta con beneficio adicional en supermercados. Lo cual nos daría un descuento efectivo de 2% sobre el total y en puntos flexibles o redimibles por dinero en nuestra cuenta bancaria.

Muchas aerolíneas en el continente ofrecen la opción millas + dinero. ¿ Nos convendrá canjear 10.000 millas o será mejor canjear 8.000 millas + USD 40 (obtenidos del 2% de reembolso) ?

El objetivo del artículo hoy

Fomentar la creatividad a la hora de utilizar las herramientas financieras para el consumo es el objetivo del artículo de hoy. Cada punto porcentual en nuestro bolsillo es una pequeña victoria para nuestro lado y no deberíamos desecharla por ser menor.

El ejemplo sigue siendo el mismo, 1% de $1.000 podrá sonar a nada, mientras que 1% de 1.000.000 cambiará nuestra manera de tener en cuenta ese mismo punto porcentual. Cada pequeño punto que ustedes obtienen de beneficio es una gota más que engorda su bolsillo y puede ser utilizado para algo más importante o reconfortante.

A lo largo del año iremos armando artículos específicos mostrando combinaciones específicas y cómo maximizarlas. Por el momento, vayan pensando en que dos tarjetas de crédito podrían beneficiarle si las juntaran en su portafolio de consumo. Para esto necesitarán establecer cuáles son sus patrones de consumo y aproximadamente cuánto gastan en cada categoría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.