En nuestro viaje hacia el continente africano, pasamos por el Centurion Lounge de Houston en Texas. De alguna manera esta será nuestra última parada cómoda antes de adentrarnos en una aventura diferente en donde dormiremos en la savana del Serengeti por dos semanas.

Si me preguntan por qué mantengo mi membresía American Express Platinum, les puedo decir con toda seguridad que siempre me siento respaldada por el servicio al cliente de AMEX. No importa si es un sillón o un viaje, los beneficios intangibles de la membresía Platinum son superiores.

No solo eso, sino que las ofertas AMEX le agregan valor a su servicio. Pero probablemente lo que más utilizo son los créditos de Uber y con la aerolínea, y los accesos a salones VIP alrededor del mundo, incluyendo los Centurion Lounges.

El ingreso al Centurion Lounge de Houston

Ubicado en la terminal D, no muy lejos del área de Free Shop en donde nos bombardean con olores para que compremos algo antes de tomar nuestro vuelo, sin pasarse del área del elevador podremos encontrarnos con el área impoluta de ingreso al Centurion Lounge.

Centurion Lounge de Houston By AMEX.com
By AMEX Oficial

La única manera de ingresar como bien sabrán es a través de la membresía American Express Platinum, lo cual me permite ingresar con hasta 2 acompañantes. En este caso éramos tan solo 2.

Centurion Lounge de Houston By AMEX.com
Foto oficial AMEX

El área de relajación del Centurion Houston

A diferencia del Centurion Lounge de DFW, el de Houston es bastante más pequeño, pero esto no quiere decir que dejaron de lado la calidad del servicio o la presentación de su salón VIP.

Este sábado el lounge estaba bastante lleno, aunque a decir verdad con las nuevas políticas de reducción de horas para su utilización y el corte respecto de la habilidad de ingresar a los lounges en arribos ha demostrado ser efectivo a la hora de mejorar la disponibilidad de espacio.

Una de las características que más me gusta de los Centurion Lounges es la posibilidad de encontrar mesas amplias y sillones completos para compartir. Es muy común que los lounges tan solo ofrezcan sillas sin respaldo o suficientemente incómodas para evitar que nos acostemos.

Otra cuestión positiva en los Centurion Lounges también ilustrada en esta versión en Houston es que los espacios están realmente separados. Aquellos que han probado los ingresos con Priority Pass conocen bien que la calidad de los espacios puede variar drásticamente. Incluso muchas veces nos encontramos ante un cuadrado o rectángulo con sillas y un par de snacks.

Centurion Lounge Houston

El ambiente no es así en los Centurion. La separación de espacios colabora con la reducción de ruido en el ambiente y ayuda a la relajación, aún cuando hay una gran cantidad de personas.

El área comedor del Centurion Houston

Como no podía ser de otra manera, los Centurion Lounges ofrecen una sólida variedad de platos fríos y calientes. Esto nos dá la posibilidad de continuar viaje con el estómago feliz.

Si bien la sala comedor de Centurion Lounge de Houston es un tanto más ruidosa que el resto de espacio, no es suficientemente alto como para arruinar nuestra experiencia. Además, la gente de servicio está constantemente asegurándose de que el área esté impecable y que la comida esté disponible y fresca en todo momento.

Aquellos amantes del café podrán encontrar la típica y famosa máquina de café, mientras que aquellos que necesitan tomarse un trago o una bebida espirituosa en camino a su próximo destino tienen a su disposición barra libre en donde pueden encontrar un variedad importante de opciones.

Los otros espacios del Centurion

Al ser un lounge premium, el Centurion no podría dejar pasar dos cuestiones claves: un espacio dedicado a los viajeros con familia, osea un espacio para niños, y un área de relajación total en donde los pasajeros pueden tomarse una siesta.

Esto de agregar un área de relajación en donde los pasajeros pueden realmente tomar una siesta es un característica que empieza a expandirse en muchos salones VIP premium, entendiendo que el pasajero también necesita relajarse de manera total, y que el lounge debe ser ese espacio.

Conclusiones sobre mi vista al Centurion Lounge de Houston

Una vez más refuerzo la idea de que esta tarjeta de crédito, la AMEX Platinum, me dá lo que necesito. Mi experiencia personal en esta última visita al Centurion Lounge de Houston me permitió relajarme antes de un vuelo de casi 16 horas rumbo a Doha, seguido del destino final al Serengeti africano.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: