Calcular si la tarjeta de crédito de recompensas me sirve

Con todo el tiempo para pensar por las cuarentenas, cada vez más la gente analiza sus finanzas al detalle y pone el enfoque en lugares que anteriormente quizá pasaban desapercibidos. Entre estas características, el peso del costo anual de la tarjeta de crédito o el paquete bancario es el primer culpable a enjuiciar. Se sienta en el banquillo y comienza el debate de pros y contras para llegar a la conclusión de si tiene algún sentido mantenerla o no.

A menos que los bancos estén ofreciéndoles la bonificación completa o al menos les den un camino fácil para llegar a la misma, todo producto debe quedar bajo la lupa hoy en día. Sobre todo los plásticos que han obtenido tan solo por las recompensas o beneficios adicionales. Por eso el enfoque del artículo de hoy, corto, pero efectivo, será el de el cálculo de las recompensas vs la tarjeta de crédito. No solo en el costo, sino en cuánto valor obtenemos anualmente.

Hoy casi nadie viaja en el continente, apenas algunos países comienzan a ofrecer movimiento hacia afuera ya que hay estados que no permiten a sus nacionales volver siquiera. Con esta situación que ya se extendió desde marzo, muchos de los lectores están movilizándose dentro de sus hogares con una tarjeta que lleva un costo, trae beneficios y no pueden ser usados.

El culpable más evidente es el de Priority Pass, pero puede ser una AmEx Platinum con acceso a los Centurion Lounges, una tarjeta BBVA o LifeMiles con ingresos a los salones VIP o cualquiera de las tarjetas de Chile con accesos a las marcas domésticas de lounges. De nuevo, no es el objetivo de hoy, pero si poseen alguna tarjeta con estos beneficios, deberían comenzar a negociar con el banco respecto de su bonificación o quizá ¿cerrarla?

Tener una tarjeta de crédito no debería ser un gasto adicional, además de ser responsables en el uso lo importante es calcular el costo de la misma y cuánto puedo recibir potencialmente en beneficios, que en algunos casos, pueden superar el costo anual de la misma. Sin embargo muchas veces el brillo de la idea de viajar con millas o puntos flexibles opaca la cordura de la realidad que nos aqueja individualmente y ahí se torna en un ciclo de millas o puntos que terminan en decepción.

Calculando si me sirven las recompensas obtenidas

Un poco de historia de cómo llegamos esta situación

En su momento las millas se ganaban volando, eran un reflejo de la distancia volada y en algunos casos de la cabina pagada en programas más avanzados. Pero en pocas palabras 1000 millas voladas equivalían a 1000 millas en nuestra cuenta sin importar el valor del ticket.

La tecnología y otros cambios trajeron una modificación que llevó a que las millas ya no se acumulen por distancia sino basado en el valor del ticket y la categoría de élite como mínimo. Es decir, ya no se ganaban volando sino pagando.

Al mismo tiempo los bancos comenzaron a ver cómo podían atraer nuevos clientes con esto de acumular millas que unos pocos utilizaban estratégicamente para volar en las mejores cabinas alrededor del mundo, mientras la masa las gastaba en vuelos ordinarios.

Internet masificó el viaje aspiracional, las tarjetas de crédito comenzaron a florecer y ahora se acumulaba más por consumos con tarjetas de crédito que volando. Las aerolíneas encontraron una unidad de negocios altamente rentable, la de venderle millas a los bancos, y los bancos aprovechaban todo el juego.

Así también comenzaron las devaluaciones, los trucos para viajar en primera clase al otro lado del mundo salió a flote, los métodos de acumular millas de manera acelerada comenzaron a filtrarse y los bancos impusieron restricciones y algunos productos comenzaron a incrementar las recompensas por dólar, agregar servicios premium y lo demás es ya conocido.

La conclusión es la siguiente, mucha gente conoció lo que eran las millas pero en el momento en el cual ya habían dejado de ser lo que eran.

¿Entonces cómo calculo si me sirve acumular con la tarjeta?

Como base tenemos que establecer que usaremos la moneda dólar estadounidense como siempre para estandarizar de alguna manera respecto de las diferencias de cada país y su moneda, pero además porque todos los mercados imponen el valor de consumo de 1 dólar por cada unidad de puntos/millas adquirido por gastos.

La acumulación estándar es 1 milla por dólar. Históricamente este fue el método clásico de acumulación que de alguna u otra manera continúa al día de hoy. En Sudamérica no existen muchas tarjetas con acumulación acelerada de millas, aunque sí hay una gran cantidad en Centroamérica y Norteamérica.

Por eso uno tiene que hacerse la idea de que normalmente acumularán de a 1 milla por dólar. Esto no sería tanto problema si su poder adquisitivo en dólares fuera de $50.000 anuales, ya que podrían acumular una buena cantidad a través de consumo año tras año.

Con salarios típicos (ingreso per capita) de entre $500 y $1.000 por mes, uno podría ya comenzar a sacar cuentas de cuánto realmente uno tiene para ganar con la tarjeta de crédito y las millas. Por ende, si tiene sentido alguno o no.

Imaginemos que Liliana tiene un salario de $15.000 anuales y mágicamente consume hasta el último centavo, lo cual ya sería un problema. Esta persona no estaría en condiciones de sumar ni 1 milla más allá de las 15.000. ¿Qué haría una persona actualmente con esa cantidad de millas en condiciones normales? Poco. Claro que hoy hay vuelos en economy a Hawaii por 10.000 o 15.000 por tramo y todas estas ofertas locas, no es la normalidad.

En Colombia esta cantidad de millas podría equivaler a lo que LATAM ofrecía en vuelos hacia Miami, por ejemplo, con un valor de mercado de $500 en promedio. Quizá tendría cierto valor ya que equivaldría a un 3.33% de retorno sobre el dinero consumido en la tarjeta ($15.000).

Por el contrario en Chile o Argentina el mismo vuelo TENÍA, en pasado lo pongo, un valor en millas promocional de 30.000 o 35.000 en LATAM o Aerolíneas Argentinas, pero el valor de mercado de esos vuelos no se incrementaba de igual manera. El costo promedio rondaba los $650, quizá $700. Es decir, la persona en ambos países requería más del doble de millas para el mismo vuelo que apenas se incrementaba en $150 o $200. El retorno bajaba a 2.33% en el caso de los $700 en valor por gastar $30.000 que le ofrecería 30.000 millas.

Ninguno de los dos ejemplos incluye las tasas e impuestos por canjes de millas, algo que reducen significativamente el retorno.

Decidí arriesgar a decir que los canjes de 30k son algo del pasado simplemente por que hay evidencias de que esos valores no volverán, al menos no cuando la situación general vuelva a acomodarse.

Lo cierto es que cuanto más bajo el retorno, más valor comienza a tener una tarjeta de cash back (en caso de estar disponible).

Otro punto a tener en cuenta es el nivel de ingreso que propuse, $15.000 anuales. ¿Qué pasa si en cambio es $8.000? ¿$6.000? El ejemplo también asumía la irrisoria idea de que todo ese dinero se gastará y con la misma tarjeta, lo cual podría ser financieramente irresponsable o indica una situación un tanto precaria respecto de una de estas dos cuestiones: cómo están manejando las finanzas personales o la situación actual de su lugar de residencia.

Entonces, antes de lanzarse a una nueva tarjeta de crédito en estos meses pongan en el banquillo de los acusados a las que poseen actualmente para calcular si la tarjeta de crédito y sus recompensas valen la pena. Si les ocasiona un gasto que no les revierte beneficio que reduzca ese pago por adelantado, creo que la idea es clara.

Ejemplo: Si el plástico nos ofrece categoría de élite, 6 pases Priority Pass y acceso al salón internacional del aeropuerto de partida podríamos calcular un valor mínimo de esos beneficios de al menos $200 solo en accesos VIP. Claro que nadie TIENE que obtenerlos, pero si a uno le gusta viajar e ingresar a los lounges, uno termina ahorrando al poseer la tarjeta siempre y cuando el valor anual no supere los $199.

En los casos en los que la tarjeta que poseemos tan solo está para acumular millas o puntos, mi consejo es que se sinceren respecto de cuánto pueden acumular anualmente y lo comparen con el destino que quieren alcanzar mediante las millas y su valor de canje, más ¡las tasas e impuestos!

El caso de calcular los puntos flexibles

En la historia que conté más arriba falta una parte, los bancos con toda la big data que le regalaron las aerolíneas y lo que le ofrecemos los clientes a través de los consumos que realizamos comenzaron a desarrollar sus propios programas de recompensas con puntos flexibles.

Puntos que quizá se pueden canjear directamente por una reserva parcial o total, transferir a programas de millas y otros métodos de utilización.

Lo que encontrarán es que mientras que las millas acumuladas pueden resultar insuficientes, obligándolos a dejarlas abandonadas sin uso o bien a comprar millas (recomendación de la casa: EVITEN comprar, sobre todo ahora), los puntos flexibles son lo que la palabra dice, flexibles.

Uno puede hacer uso de los mismos desde una cantidad inferior, lo cual siempre representará un descuento efectivo y utilizable respecto de estar calculando cuántas millas necesito en mi programa de recompensas para volar, y por ende, cuánto debo gastar en la tarjeta o las que debo comprar para completar.

Muchos de estos programas llevan valuaciones por puntos que superan el de 1% o 1 centavo de dólar por punto, y hasta acumulan de a más de 1 por dólar al normalizar el consumo. Por último, las reservas se pueden hacer a través del portal que tiene entre el banco y la agencia de viajes, muchas veces ofreciendo vuelos que a la hora de la cotización benefician el uso de puntos.

Ejemplo imaginario 1: Juan acumula de a 6 puntos por dólar consumido, pero en la realidad cada punto tiene un valor de 0.28 centavos de dólar. Efectivamente acumula 1.68 centavos de dólar por dólar consumido o 1.68%. Si solo acumularía 7.000, en millas esto no tendría ningún sentido para viajar en muchos de los destinos, sin embargo, en la práctica incluso esta cantidad de puntos podría ser canjeada por un ahorro de $117.60 en su próximo vuelo que de lo contrario no tendría método efectivo de canje en una aerolínea debido a la baja cantidad.

Ejemplo imaginario 2: Patricia acumula en un programa que tiene transferencias 1 a 1 a varios programas. Es decir, acumula 1 punto por dólar en el programa imaginario y puedo canjear por vuelos a 1 centavo por unidad, o incluso más en algunos casos. Pero además tengo otras opciones, puedo transferir mis millas hacia la aerolínea A, la aerolínea B o la aerolínea C, abriéndole la puerta a elegir quién tiene la mejor oferta: el banco en su portal de reservas o alguna de las aerolíneas.

¿Cómo calcular el valor de los puntos flexibles cuando tienen un portal de viajes? Simple, búsquen la cantidad de puntos que uno obtiene por dólar. Coticen dos o tres vuelos con puntos utilizando el portal de viajes del banco o programa y dividan la cantidad de puntos por el valor de mercado del viaje en dólares. Eso les dará el valor por punto, luego multiplican el resultado por la cantidad de puntos por dólar que les da la tarjeta. Ahí ya tienen cuánto realmente les ofrece ese programa de recompensas. Usualmente cualquier número por arriba de 1 tiene valor.

6 Responses

  1. Gago dice:

    En verdad, muy bueno este blog… sigue adelante… los datos son justos y ayudan los análisis.

  2. Christian dice:

    Hola. Si, tengo cuenta con ellos. Iba a sacar la que tanto hablas de Chase, pero varias cuentas abiertas y con saldo para no pagar mantenimiento no me convence, pero en algun momento me gustaría tener la Chase Sapphire Reserve. Travel Rewards sirve porque no me cobra un extra por utilizarla en el exterior.

    Actualmente vivo en Londres, planeo mudarme a Sarasota (FL) el año entrante. Aquí solo tengo Monzo, que sirve de muy poco; planeo sacar la tarjeta de Coinbase Visa debito. También tengo en USA la tarjeta de Transferwise, Cash App, RobinHood y BofA Cash Rewards, que uso solo cuando estoy en Estados Unidos.
    La tarjeta del Visa del Hipotecario es una de las que mas uso, tengo muchisimas de Argentina, pero ultimamente uso mas la de BBVA Mastercard y Nativa Nacion porque tienen mejor cambio libra a dólar.

    Tu blog ha sido un descubrimiento muy grato. No entiendo como no es mainstream, deberia serlo. Y no peca de lo que otros adolecen, tentar con fruta podrida de promociones basura (compra de millas…) sin la debida aclaracion de que es un riesgo; entre otras cosas. Ese AMARILLISMO del la zanahoria podrida que solo los beneficia a esos blogueros.

    Soy muy fan de Puntos Globales. Me leo cada nota tuya. Gracias totales.

    • Gastón dice:

      Hola nuevamente, Christian. Desde ya muchísimas gracias por seguir el blog es realmente muy reconfortante leer tus palabras.

      En el balance de las características, la Chase Reserve es una de las mejores del mercado y prácticamente todos los de PG que la poseemos en USA la hemos mantenido desde su lanzamiento. Lo que la diferencia del resto es la simplicidad y el valor del programa Ultimate Rewards. La diferencia principal con AmEx es que todo conlleva trabajo con American Express, los créditos, el canje de puntos, etc. Siempre tienen un paso adicional. No es una mala idea apuntar a la Reserve, pero quizá no se el mejor momento para pedirla ya que están estrictos con las aprobaciones y muchos de los beneficios no podrás utilizarlos. Travel Rewards es una tarjeta simple que al menos no tiene costo anual por lo que te ayuda a mejorar tu scoring crediticio.

      La Cash Rewards renovada no está nada mal, pero es básicamente un producto de cash back por lo que si te interesa la acumulación para viajar termina en el cajón del mueble. Tengo material listo y otro que aún debo terminar, pero la pandemia, las cuarentenas y las fronteras cerradas no conllevan mucho sentido a publicar material que quizá no tenga valor hasta dentro de varios meses. Pero te prometo que voy a compilar algo relacionado con lo que has pedido.

      Nuevamente, la gratitud es mía por tener la oportunidad de leer comentarios como los tuyos respecto del valor que podemos ofrecer aquí.

  3. Christian dice:

    Hola, podrías hacer un desglose de ese tipo de tarjetas en Estados Unidos y Argentina; muchas gracias. Actualmente cuento con Bank of America Travel Rewards y Banco Hipotecario Black con 1,35 millas x dólar gastado. Saludos.

    • Gastón dice:

      Hola Christian, imagino que tienes la BoFa Travel Rewards porque tuviste en algún viaje de negocios o cuenta bancaria con ellos en USA pero vives en Argentina. ¿Es correcto?

      Es un trabajo importante pero es interesante. Me tardaría unos días en compilar la información usando lo que ya revisamos y las que tenemos sin terminar o publicar aun. Cuando te refieres a la Black del Hipotecario, ¿hablas del paquete emprendedor? 1.35 millas por dólar no es nada despreciable, aunque tendrías que poner los números enfrente tuyo para ver cuánto consumo pones en la tarjeta anualmente, por ende cuántas millas recibes. Luego esperar a que las fichas del puzzle se acomoden para ver si Ar Plus continúa teniendo sentido. Con la partida de LATAM, será difícil darle valor a otro programa de aerolíneas en Argentina.

      Voy a ver que podemos hacer respecto de tu pedido. ¡Un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.