Aruba Marriott Resort parte 2: El Club Tradewinds ¿Vale la pena el upgrade? ¡Sí!

Nada de spoilers, el upgrade al Club Tradewinds en Aruba Marriott Resorts vale la pena. ¿Pero qué es el Tradewinds Club?

El resort de Marriott es un hotel categoría 7 que está localizado al final de Palm Beach, justo al lado del Ritz Carlton. No es un hotel all inclusive y los precios son generalmente elevados, como lo son en en prácticamente toda la isla. Al final de cuentas es una isla, una que tiene una enorme cantidad de público estadounidense, y que pertenece a Holanda.

Dentro del mismo hotel existe un club especial, una suerte de servicio all inclusive reducido aunque ellos de ninguna manera van a aceptar que uno le diga all inclusive. Claro, no lo es. Este servicio adicional se llama Tradewinds Club. Es un upgrade dentro del servicio regular de Marriott Aruba Resort.

El precio va desde $200 a $250 por día durante el tiempo de la estadía, es decir que si dos personas están compartiendo la misma habitación el costo se reduce a $100/$125 por individuo. Esto se paga para toda la estadía y no es posible elegir los días. ¿Es la habitación especial? No, simplemente es un upgrade hacia el piso 8 y realmente todas las habitaciones en el resort tienen vista al mar.

¿Qué es el Club Tradewinds de Marriott Aruba?

Tradewinds Club es un paquete adicional que incluye una buena cantidad de comidas light, bebidas ilimitadas, un espacio exclusivo para los que hacen el upgrade que está abierto hasta las 9 de la noche, accesos sin cargo a las piscinas de adultos y reservaciones sin costo para las palapas en la playa. ¿Es un all inclusive? NO, pero se le parece…

Para comenzar, uno es recibido al estilo concierge apenas ingresa. ¿Club Tradewinds? Sí… acompáñeme por aquí por favor. Después de meses sin viajar, comenzar así la recepción me lleva a la relajación. Pequeños placeres. De hecho, al hacer el upgrade uno posee un concierge dedicado a uno mismo, y claro, a todos los que hacen uso de la opción.

Otros de los servicios adicionales complementarios incluyen parking sin cargo por la estadía, tintorería complementaria, un miembro de Marriott puede desempacar y empacar nuestras pertenencias complementariamente (ni siquiera se me ocurrió utilizarlo), y pequeños detalles como puede ser productos para el baño e infusiones premium sin costo para la habitación.

El servicio de comidas y bebidas de Tradewinds

El club incluye el desayuno incluído, lo cual ya entretiene no menos de $30 en la propiedad. Claro que hay opciones más accesibles por fuera del resort, pero el promedio con propinas ronda los $20 por persona. El desayuno estaba disponible hasta las 12 del mediodia, algo extraño, pero claramente orientado a tener la menor cantidad de gente por el COVID.

Usualmente el horario es de 7 a 10 durante la semana y se extiende una hora los fines de semana.

Al mediodía comienza a verse el valor de poseer el upgrade del Club Tradewinds. Uno puede estar en la playa y acercarse para buscar un almuerzo ligero. Tengo claro que en momentos normales, uno podía simplemente agarrar lo que deseara y llevarlo. Con el COVID solamente se podía comer en el cuarto dedicado para Tradewinds. Este almuerzo liviano va de las 12 a las 2 de la tarde y hasta donde se, no tiene un límite en caso de querer repetir alguna parte o todo el almuerzo.

Entre las 3 de la tarde, y hasta las 5, mientras uno está disfrutando el agua del caribe, Tradewinds ofrece la hora del té. En general ofrece snacks livianos y algunos dulces para disfrutar entre comidas. Nada wow, quizá en otro momento más normal el servicio incluía mejores beneficios a esta hora.

A las seis de la tarde es cuando se pone interesante: por un lado comienza la hora llamada «Discovery hour» o «Hors d’oeuvre» ¿Elegante, no? Este momento es en donde uno puede agarrar una cena liviana con platos calientes y fríos y muy sabrosos. No he notado ningún atisbo de vagancia o de comida de mala gana. El almuerzo y la cena, aún livianas, eran sabrosas y con cierto nivel de elaboración.

Adicionalmente a la misma hora, y hasta las nueve de la noche comienza la hora de las bebidas premium. Un open bar que dura tres horas e incluye desde Champagne hasta tragos elaborados sin cargo.

A las ocho de la noche, y aún durante esta hora de open bar podemos disfrutar de una tabla de quesos y embutidos que finaliza esta idea de comidas livianas.

Durante todo el día, es decir de 7 am a 9 pm uno puede ir a buscar bebidas sin alcohol incluyendo aguas y bebidas gasificadas, además de cervezas. Teniendo en cuenta el costo de las mismas en un hotel o en cualquier lugar en los alrededores, uno se ahorra una buena cantidad de dinero teniendo esto disponible.

¿Vale la pena pagar por Tradewinds Club?

Respecto de las comidas livianas, jamás sentí la necesidad de salir a comer algo por tener hambre. No solo hemos podido repetir, sino que muchas veces pedimos repetir alguna porción especial como por ejemplo las arepitas o las ensaladas de cangrejo. Tuvimos la oportunidad de variar la comida sin necesidad de caer en la elección personal y no nos arrepentimos. El Club Tradewinds realmente excedió las expectativas.

Al hacer la reservación, bajamos las expectativas asumiendo que íbamos a encontrar sandwiches armados de mala gana todo el día, fue un poco un riesgo calculado. Sin embargo encontrábamos una enorme cantidad de buenas experiencias online, lo cual nos dió esperanzas. Lo cierto es que valió la pena.

Un aspecto que ahorra dinero es el alquiler de la palapa, la sombrilla hecha de madera que está emplazada en la playa de Marriott. El costo es de $35 por día en caso de hacer una reserva, y aparentemente en tiempos normales a las 7 de la mañana ya es imposible conseguir una. Al hacer el upgrade, esta palapa puede ser reservada día tras días en un sector solo para adultos. Complementariamente uno recibe flotadores para acostarse en el hermoso mar y disfrutar. El servicio incluye dos reposeras y toallas.

Gastar $100 por persona, por día no es una misión heroica cuando hablamos de Aruba y un espacio relativamente elevado como es Marriott Aruba Resort. Aquellos que toman alcohol podrán encontrarse fácilmente gastando $50 con apenas un puñado de bebidas, y tan solo un desayuno y una pizza probablemente los ponga al norte de los $50.

Salimos a comer dos o tres veces, una cuando nos alojamos en el hotel Courtyard de Aruba, y otras dos noches que consideramos buscar algo diferente, Aruba no tendrá una cena para dos por $50, difícilmente uno encuentre algo así. Esto pone el valor de Tradewinds por encima de lo normal en términos de costo/beneficio.

Si volviera al mismo hotel, no dudaría en hacer el upgrade. Mi experiencia fue de relajación no solo por la actitud de disfrute, sino porque no tuve que pensar en ningún momento si algún consumo en la propiedad terminaría volviéndose una bola de nieve al final de la estadía. Las comidas, por más livianas y de muestreo que fueran le permitían a uno probar diferentes sabores, pero sobre todo repetir lo que uno quisiera en caso de querer reiterar el sabor de algo delicioso.

Conclusiones

La atención del personal de Tradewinds fue superlativo y eso hace la diferencia. Siempre una sonrisa, siempre buena disposición y una actitud de colaborar con el relajamiento por parte del visitante. En esto Marriott y este hotel hicieron un hoyo en uno.

Tradewinds Club es para quienes van a disfrutar de la rejalación que ofrece el resort, quieren ahorrar y no tienen problemas en dejar al azar de la propiedad los sabores culinarios del día. También es una opción viable para quienes desean tener controlados los gastos y los servicios complementarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.