Puntos Globales pasó por American Express Centurion Lounge, Sydney. A decir verdad, AMEX nos sorprendió con el salón VIP siendo que acostumbrados a salas llenas o cerca de estarlo, nos encontramos con un espacio super relajado y ameno.

Los Centurion Lounges son accesibles con tan solo un puñado de tarjetas de crédito, American Express Platinum y American Express Centurion. Las restricciones nuevas para el ingreso a los centurion son claras, no más de 3 horas previas al vuelo de partida, no más ingresos en arribos y límites a la cantidad de gente que podemos ingresar (2 personas adicionales).

A diferencia de depender de Priority Pass, con AMEX Centurion estamos seguros de lo que obtendremos, comida caliente, duchas, un ambiente relajado y un espacio de calidad con barra completa. No quiero decir que esto justifica pagar la enormidad del costo de la tarjeta, pero es posible que obtenerla sea una buena idea si viajamos suficiente y en muchos de los aeropuertos que tocamos tenemos salones provistos por American Express.

En este caso, el Centurion Lounge de Sydney simplemente satisfizo nuestras expectativas debido a que encontramos un lugar relajado, comida disponible, una atención amable y espacio completo para relajarnos previo a un vuelo de 15 horas. A decir verdad, si no hubíeramos comido en el Centurion, probablemente no lo hubiésemos hecho de ninguna manera en el vuelo. Claro que teníamos Priority Pass ilimitado y acceso OneWorld Sapphire, pero los lounges de Qantas en dicho aeropuerto no estaban precisamente como nos gustan.

El ingreso al Centurion Lounge de Sydney

El inconveniente que encontramos fue el hecho de llegar a la otra punta del aeropuerto tan solo para ingresar al Centurion. Nos habíamos bajado de un vuelo de Qantas, y estábamos a tan solo metros del business class lounge de la aerolínea, sin embargo, al ingresar me encontré con una imagen que no esperaba, y por lo tanto decidimos encarar hacia el salón de AMEX.

American Express Centurion Lounge Sydney
American Express Centurion Lounge Sydney

Literalmente nos cruzamos el aeropuerto, pero valió la pena… Al ingresar, nos dimos cuenta instantáneamente que estábamos ante otro Centurion Lounge, verde en las paredes, madera injertada y la blancura de la marca.

Ingreso American Express Centurion Lounge Sydney

Tras entregar los boarding passes y las tarjetas AMEX Platinum, logramos ingresar y sin más nos dirigimos al área gastronómica.

El salón VIP de American Express por dentro

Este salón VIP de AMEX tiene una forma de L, y está dividido por sectores más por el mobiliario y decoración que por paredes y separaciones visuales. La barra está justo en el centro, trás la entrada.

Bebidas alcoholicas American Express Centurion Lounge Sydney

Tras ingresar, al girar a la izquiera encontraremos todo el sector comedor en donde una amplia cocina, que pareciera estar desaprovechada, ofrece además los platos de comida disponibles a los miembros AMEX. El área de asientos es confortable y no me arrepentí ni por un segundo de haber utilizado los servicios.

American Express Centurion Lounge Sydney

Algo que propongo como negativo es que la variedad de comidas era limitada. Arroz, pasta, sopas, tres ensaladas y una tabla de quesos. ¿Era esto una decepción? Para nada, pero esperábamos más.

El sector de bebidas tiene como era de esperarse un bartender siempre disponible y una gran cantidad de cervezas de tirada, además de servicio completo de bebidas alcohólicas y no alcohólicas.

A lo largo de la sección de trabajo compartido y de conversación casual encontrábamos una máquina de tirada de bebidas azucaradas, té, agua, jugos, golosinas, cereales y algo de frutas. A decir verdad, el espacio estaba muy bien utilizado para ser un rectángulo que en tiempos de alta demanda el usuario utiliza para ir y venir.

Sinceramente, los sillones disponibles eran cómodos y ayudaban a mejorar la experiencia entre vuelos. Hacia el otro extremo del salón VIP Centurion podemos encontrar el área más casual en donde los sillones individuales de respaldo alto son amos y señores.

En pocas palabras, el Centurion Lounge de Sydney está bien equipado, es cómodo y tiene todo lo que necesitamos. Donde se queda un poco corto es en el menú ofrecido. Los baños y las duchas están disponible sin costo adicional y en todo momento encontramos un espacio completamente limpio y ordenado.

Conclusiones

Poseer ingresos a los Centurion Lounges de American Express eleva nuestra experiencia. Lamentablemente, el ingreso a estos salones requiere la membresía de tarjetas ultra premium, lo cual limita la posibilidad de mucha gente de experimentarlo.

Centurion Lounge sabemos que ofrece cierto nivel de estandarización, comida caliente, espacio cómodo y ordenado, servicio de bartender y duchas disponibles. Esto no fallará, no encontraremos sorpresas en comparación a lo que podemos llegar a experimentar al utilizar Priority Pass.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: