Todos ya dimos por establecido que estar enlatado como un atún en un avión durante un vuelo transatlántico no es precisamente cómodo, hay algunas decisiones que pueden ayudarnos a mejorar el confort.

Cuando viajo en clase económica, hay 3 productos que llevo siempre conmigo para mejorar mi comodidad en la cabina. Incluso, alguno de estos puede que conviertan al asiento en un Premium Economy si no son muy altos.

Olvídate del sonido y disfruta el silencio espacial

Uno de los productos que nunca me faltan y me ayudan a aislar el sonido de la cabina y las turbinas es el par de auriculares Bose QuietComfort 25. Estos audífonos tienen aislación activa de sonido, por lo que anula la onda o frecuencia sonora que nos genera lo que llamamos el ruido. El resultado es un placentero silencio galáctico que nos ayudará a relajar. Amazon los tiene generalmente de oferta y el precio fluctúa, sin embargo, entre la batería que dura más de 35 horas, su liviandad, la comodidad del diseño y la calidad del sonido, no pueden nunca faltarme cuando tengo que volar.

bose quietcomfort 25

La solución a los pies y las piernas

Hace ya 3 años que vengo probando diferentes productos en la cabina económica. Un artículo que me ha cambiado la experiencia en el avión en vuelos al Pacífico por ejemplo es la almohada apoya pies que se inserta entre los asientos. He probado varios, y en general todos han presentado las mismas características. Algunos tienen un diseño más simple y menos opciones en cuanto a disposición y altura. Otros ofrecen más versatilidad, tal es el caso de Fly Pal, y por ende, podemos ajustarlo a nuestras necesidades dentro de las innumerables horas de avión. Cabe aclarar que rara vez podremos usar esto en la salida de emergencia por obvias razones. En ese caso deberán preguntarles a las azafatas.

Fly Pal confort para volar en economy

 Estas almohadas nos dan la opción de poner las piernas en alto y sentirnos como en un sillón. Para los más altos, tendremos que doblar las piernas o rodillas pero encontraremos un área llana donde poder acomodarnos para internar dormir. Es recomendable para utilizar contra la ventanilla para evitar problemas con los otros asientos, o bien si son dos personas, deberían utilizarlo en el medio y la ventanilla. Al ser inflables, son altamente móviles. Se guardan sin problemas en valijas de mano, mochilas y hasta se puede sostener en la mano misma al ingresar al avión.

TravelRest para el cuerpo

Así como Fly Pal o sus alternativas siempre tienen un lugar en mi valija de mano para ayudarme con la parte baja del cuerpo, mi cuello, espalda y cabeza me agradecen cuando inflo mi Travel Rest. Me lo ajusto en la mano con su banda por lo que no tengo que preocuparme de sostenerlo, lo ajusto alrededor de mi cuerpo dependiendo el lado donde tenga para apoyarme, me pongo la máscara para dormir, activo los Bose QuietComfort 25 y a dormir.

Este producto es incluso más portátil que el anterior, comprimido ocupa poco más de una mano. Si combinamos ambos productos y somos creativos, incluso gente como yo que le cuesta mucho encontrar una posición y dormir en los asientos pequeños del avión pueden llegar a viajar cómodos. Sin duda que encontrar un asiento con espacio adicional, volar con Fly Pal y agregarle Travel Rest para la parte superior del cuerpo puede incrementar sustancialmente el confort en un viaje largo.

Travelrest

Las cabinas vienen cada vez más angostas, no proveen de reclinación apropiada, cada vez más traen asientos finos y carentes de suficiente confort en la zona de la espalda y con gente que ya de por sí sube de mal humor. Por estas razones, cualquier accesorio que nos permite ganar confort y sueño tiene un valor incalculable. Estos productos son relativamente baratos, reusables y nos proveerán de valor. En mi valija no faltan nunca, si los pruebas, no te arrepentirás.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: