2021 explosión de vouchers, limitaciones y reservas con aerolíneas

¿Tienen vouchers de aerolíneas o de OTAs? 2021 verá una explosión de canje de vouchers que se cuentan por los miles de millones. En el día de ayer Armando, un lector muy frecuente y activo inició una idea interesante y llegó a una conclusión que considero lógica: no solo es posible que veamos un cuello de botella en el canje de millas, sino uno paralelo con la explosión de vouchers.

Es decir, la idea del cuello de botella para 2021 radica en menos aviones disponibles, necesidad de dinero fresco (venta de pasajes) y restricción de asientos en general para canjes de millas por un lado, y una enorme cantidad de gente con millas compradas o acumuladas por el otro. Esto lo expliqué una y otra vez.

Ahora bien, los vouchers quizá representen el lado B de la misma moneda pero con el tic toc de que a diferencia de las millas que pueden ser renovadas fácilmente y tienen amplitud de posibilidades, los vouchers en muchos casos están completamente atados a reglas intransigentes que no permiten un horizonte diferente a lo establecido desde el comienzo.

En teoría que en marzo nos hubieran ofrecido un voucher con un año de vencimiento podría haber sido suficiente… hasta que llegamos al día de hoy, ya septiembre, en donde vemos que el 2020 se nos escurre sin dejarnos un atisbo de esperanza de que el comienzo de 2021 nos encontrará con cierta normalidad. Elimine el 2020 de la historia, por favor.

volar con los voucher de los OTA o aerolíneas
Utilizar los voucher en el 2021 puede resultar cuanto menos engorroso

Los vouchers de las aerolíneas, patear el problema a 2021

Con esto dicho, el voucher pasa a tener con suerte una validez de meses o semanas para ser canjeado efectivamente. Ni hablar de aquellos viajeros que recibieron un voucher aún más corto, o con limitaciones que no se refieren a la fecha de validez, sino a que debe ser volado antes de 1 año calendario.

Por otra parte existen vouchers en aerolíneas que dejarán de volar rutas, países o regiones que al momento de comenzar la pandemia eran parte de su cronograma. Y qué decir de aquellos voucher ultra restrictivos que nos limitan cómo y con quién podemos utilizarlos, me refiero a los emitidos por los OTA, los agentes de viajes o intermediarios y de ahí una idea que repito a menudo y que nuestro lector, Armando, expresó en su ya frustrada visión de lo que tendrá que ver en 2021, los vuelos mejor obtenerlos con las aerolíneas. Ya volveré a este punto más adelante.

Lo cierto es que una vez más nos encontraremos siendo la hamburguesa en medio de dos panes, la exprimidora de los que canjearán sus millas desesperadamente y aquellos que necesitan utilizar sus voucher para no perder los cientos o miles de dólares de sus vuelos originales nos dejarán en una posición cuanto menos incómoda.

Se han visto algunos esfuerzos de ciertas aerolíneas de mostrar flexibilidad, pero ante una posible avalancha de personas que verán el tiempo pasar y su voucher o certificado de crédito con la aerolínea expirar ¿Estarán listas para una avalancha de problemas con millones de individuos?

Claro que si el voucher es con una aerolínea, en algunos casos existen estrategias que pueden ayudar a reiniciar el tiempo de validez del voucher. Un ejemplo es el de emitir un vuelo con el voucher y cancelarlo dentro de las 24 horas. Esto es usualmente útil con las estadounidenses o cuando uno emite desde el sitio del país norteamericano ya que uno tiene el derecho a recibir el reembolso de su compra siempre y cuando cancele durante las primera 24 horas.

¿Pero funcionará con los voucher? Aún está por verse si tendrá valor el método. En el pasado hemos tenido experiencias positivas con esta estrategia, pero NO está garantizado que funcione el 100% de los casos. Puede suceder que al retornar el crédito o voucher, este mantenga su vigencia.

La alternativa es siempre comunicarse con la aerolínea directamente, llamar, enviar un mensaje o a través del chat. De todas maneras, aún se sabe poco sobre cual será la posición que tomarán, si ayudarán a los clientes a renovar la expiración por un año adicional o si se pondrán inflexibles a cambio de enojar a mucha gente por un tiempo.

OTA, voucher y las restricciones ¿Dejar que expiren?

Al mirar el costado de los intermediarios u OTAs, aquellos sitios que venden vuelos y ganan comisión por hacerlo es en donde las nubes se posan grises por encima de los millones de vouchers emitidos. Las restricciones de algunos de esos vouchers pueden ser leoninos, restrictivos y hasta rayar lo imposible. Y un aviso con tiempo, si sus tickets eran no reembolsables como seguramente lo son, el nivel de apalancamiento que tienen los OTA sobre sus vuelos es aún mayor.

Siendo que los voucher no son con las aerolíneas, el cliente termina enojado con ambos, pero no es la aerolínea la responsable de ayudarlos sino quien se lo vendió. Este punto es siempre confuso, pero es así. En esta ensalada de restricciones existen:

  • Limitación en cuantos pasajeros podrán volar con el crédito electrónico al momento de emitir (Sí, aunque no lo crean)
  • Imposición de qué aerolínea debe utilizarse
  • Requerimiento de volar al menos un tramo con cierta aerolínea
  • Vouchers partidos entre diferentes tramos debido a que el vuelo original era un multi ticket puesto a disposición por el OTA en donde el cliente debe si o si utilizar diferentes aerolíneas
  • Restricción respecto de la utilización del voucher en una ruta específica
  • Limitación geográfica respecto del aeropuerto de origen o destino con flexibilidad en el medio
  • Fecha de expiración del voucher de tan solo un año sin posibilidad de extensión
  • Vencimiento del crédito o voucher basado en la fecha en que se debe volar en vez de canjear.
  • Existen vouchers con cláusulas positivas con un porcentaje de valor adicional (con el potencial problema de que al momento del canje el adicional sea parte del nuevo precio de mercado)
  • Limitación del tipo de tarifa para el canje
  • Nueva fecha de vuelo establecida con un límite (agosto 2021, diciembre 2021, etc)
  • Restricción sobre el nivel de la temporada: si el vuelo era en temporada alta, deberá ser usado en temporada alta y viceversa (ridículo, esto viene de una aerolínea del continente)
  • Imposición de modificación del vuelo original tan solo en una oportunidad
  • Ofrecimiento de evitar el voucher pero recibir el reembolso dentro de 12 meses
  • Ciertos vouchers como Icelandair pueden llegar a tener 3 años de validez

Si bien hay más, esta es una lista de las restricciones sobre las que tengo conocimiento al día de hoy, y por lo tanto volvemos el cuello de botella. Sin una extensión y flexibilización de estos vouchers por parte de los OTA y las aerolíneas, pareciera que estamos mirando hacia otro punto de disputa masiva y como siempre, hay que mirar este desafío como algo global. No son solo los colombianos los que han quedado atrapados, ni tampoco los chilenos, los puertorriqueños o los argentinos.

Cuando el tic toc de las expiraciones se haga efectivo, serán los chinos, los italianos, los eslovenos, los australianos y los tailandeses los que querrán hacer uso de los mismos, o necesitarán soporte de las aerolíneas y OTAs para extender o flexibilizarlo. ¿Volveremos al mismo taponamiento de servicio al cliente que existió entre marzo y junio? Al final de cuentas, la mayoría de las compañías despidieron una gran cantidad de empleados, aquellos que debían ayudarnos a resolver el problema.

Ahi viene este bendito cuello de botella 2.0 en donde todos querrán utilizar su voucher que se ha convertido en una papa caliente debido a su expiración, pero en un ambiente generalizado de menos vuelos, menos asientos, ¿precios más elevados?, y otras condiciones que pueden afectar el lado de la oferta. Nos empujan con la emisión con millas por un lado, nos empujan con la millonada de vouchers por el otro…

Los vuelos, con las aerolíneas. Los voucher ¿También?

Los vuelos deberían ser obtenidos con las aerolíneas, la resolución de problemas es directa y con más amplitud de discrecionalidad al momento de encontrar una solución. Cambios, movimiento de rutas, cancelaciones y problemas de demoras pueden ser resueltos de manera más eficiente sin que nos indiquen que nuestro ticket fue comprado con un intermediario y debe ser resuelto con ellos.

Al final de cuentas, comprar con un OTA es comprarle a un revendedor, un intermediario. Ponemos de manera innecesaria nuestra compra en manos de una compañía con millones de otros clientes y que al momento de resolver un problema quedaremos a merced de la calidad del agente de servicio al cliente y su experiencia. Podría tocarnos Juan que recién comienza y es su primer trabajo, o Juana que tiene ya muchos años de experiencia en el sector turístico y conoce a quién llamar y cuándo para resolvernos el problema con la aerolínea.

Se lo que van a decir, las cuotas, la financiación. Lamentablemente ese continúa siendo el anzuelo de las OTA, extiendo el costo a lo largo de los meses pero viajo ya. Veremos cual será su nueva tolerancia al riesgo al momento de volver a viajar y tener que obtener un ticket. En parte la decisión estará atada a su buena o mala experiencia con el o los OTA.

Mi recomendación continúa siendo la misma, la mejor opción es siempre hacer la reserva con la aerolínea.

2 Responses

  1. Armando dice:

    La hamburguesa entre 2 panes… SIN PANCETA, TOMATE, QUESO ni nada… aprendizaje total el no comprar nunca un vuelo con una agencia… DIRECTO con aerolinea (y nunca ahora… hasta que pase toda esta pandemia y ya se pueda volar normalmente… por muy jugosa oferta que presenten)….

    Esto será todo un problema x los miles de vouchers que hay… quien pueda canjear será un afortunado…y bueno, por el contrario, lo peor que puede pasar es dar por «perdido» los vuelos… como si se hubieran volado…

    Mi teoría es que todas las aerolineas/agencias imponen tantas restricciones para forzar el no-canje… y que los clientes pagemos sus ingresos de 2020, y los de 2021 con nuevos vuelos, porque será imposible canjear todas las millas, vouchers al mismo tiempo con menores aviones, pilotos, rutas, etc…. frustrante? si… son unos hijos de puta? si… pero la venganza es un plato que se come frio…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.